Cae alcalde bajo presiones oficiales y balas de sicarios

jueves, 14 de agosto de 2014

El asesinato del presidente municipal de Ayutla, el panista Manuel Gómez Torres, de 74 años, la noche del domingo 3, sacó a relucir las contradicciones entre alcaldes panistas y el gobernador priista Aristóteles Sandoval Díaz por la forma de operar y de financiar a la recién creada Fuerza Única Regional (FUR).

Esa noche un grupo de sujetos armados entró al rancho La Mesa, propiedad del alcalde de Ayutla, y lo asesinó junto con su caballerango, José de Jesús Hernández, cuando ambos estaban en una camioneta Chevrolet de color arena.

Los hechos se registraron a las ocho de la noche, a menos de un kilómetro de la carretera que une a Cuautla y Ayutla, informó la Fiscalía General del Estado (FGE). Versiones periodísticas detallan que el funcionario y su trabajador trataron de refugiarse en una casa de La Mesa, pero ahí fueron alcanzados por los disparos de sus victimarios, quienes utilizaron armas de grueso calibre.

Gómez Torres quedó cerca de su vehículo, mientras que Hernández fue baleado adentro del auto. De los agresores no se supo más. Después del atentado, algunas personas escucharon un vehículo que se fue de la escena del crimen a gran velocidad. La FGE reconoce que casi todos los pobladores prefieren no hablar de los hechos.

Antes, dos empleadas del ayuntamiento cuyos nombres no fueron difundidos fueron privadas de su libertad en forma ilegal, presuntamente por una célula del CJNG. Sin embargo, tras varias horas las mujeres fueron liberadas y acudieron al Ministerio Público, pero cuando la autoridad las buscó para ratificar la denuncia ya no las pudo localizar.

El pasado 26 de junio, Juan Ramón Ramírez, subdirector de la Dirección de Seguridad Pública, fue acribillado por sicarios y el crimen no ha sido aclarado.

Tras estos crímenes, el PAN estatal exigió la inmediata destitución del fiscal general, Luis Carlos Nájera, por lo que considera nulos resultados en el combate a la delincuencia. Eso llamó la atención porque Nájera es el único funcionario de primer nivel de la administración priista que proviene del gabinete del panista Emilio González Márquez y contó con el apoyo del blanquiazul para integrarse al equipo de Sandoval Díaz.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1971 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios