El "Vasco" Aguirre, cercado

domingo, 1 de febrero de 2015

Un caso de corrupción en la liga española de futbol implica directamente al entrenador Javier Aguirre. Según una denuncia, en 2011 el Zaragoza –equipo que dirigía el mexicano– sobornó a todos los jugadores del Levante para que se dejaran ganar y le permitieran a su rival permanecer en la Primera División. El otrora director técnico de la selección mexicana fue uno de quienes aceptaron distribuir el dinero, según la acusación. Este febrero podría arrancar el juicio.

MADRID (Proceso).- Cada pieza encaja en la querella que la Fiscalía Anticorrupción presentó contra exdirectivos y jugadores del Real Zaragoza y del Levante Unión Deportiva por amañar el partido que ambas escuadras disputaron en mayo de 2011. En la indagatoria está implicado el entonces entrenador del equipo zaragozano, el mexicano Javier El Vasco Aguirre.

El juzgado número 8 de Valencia aceptó esta denuncia al encontrar elementos del engaño que sirvió para evitar que el Zaragoza descendiera a la Segunda División del futbol español.

La querella –copia de la cual tiene este semanario– detalla las transferencias bancarias y los retiros por 965 mil euros (casi 16 millones de pesos) que sirvieron para sobornar a los jugadores del Levante a fin de que se dejaran ganar.

El jefe de la Fiscalía Anticorrupción, Alejandro Luzón, fue quien presentó la querella ante el juzgado decano de Valencia, quien lo turnó al juzgado 8.

Se calcula que el Zaragoza habría perdido hasta 75% de sus ingresos en caso de haber descendido a Segunda División, debido a la caída en la venta de entradas, derechos de transmisión televisiva de los partidos, publicidad, patrocinios y mercancías.

Fuentes judiciales aseguraron que el Real Zaragoza, como persona jurídica, y 41 exjugadores y directivos de ambas escuadras irán a juicio este febrero.

En la prensa especializada se advirtió que este proceso puede provocar problemas en ligas de otros países, pues muchos de los jugadores implicados, obligados a comparecer ante la justicia española, hoy se desempeñan en clubes de otras naciones, como sucede con el uruguayo Paulo César da Silva, exzaragozano quien jugó en el Pachuca y hoy milita en el Toluca.

Es el mismo caso de Javier Aguirre, entrenador de la selección de Japón, quien el viernes 23 fue ratificado en ese cargo pese a que la escuadra nipona fue eliminada en la segunda ronda de la Copa Asiática, a la que llegó como campeona defensora.

En diciembre pasado El Vasco se defendió del señalamiento de corrupción. De acuerdo con un cable de la agencia AP, Aguirre dijo en Tokio: “Tengo 39 años en el futbol profesional, he trabajado en México, España, Estados Unidos y Japón. Y no tengo una sola mancha en mi carrera”.

Aguirre añadió que cree “en la limpieza y la honestidad del futbol español”, pues en 12 años en esa liga “nunca supe de nada que contraviniera los intereses de la ética y el profesionalismo”.

Sin embargo, quien fuera timonel del Zaragoza del 18 de noviembre de 2010 a diciembre de 2011 –un mes después del presunto “arreglo” del partido –, ha guardado silencio desde que se conoció que la querella fue aceptada a trámite.

Aparte del entrenador mexicano, los principales señalados son el presidente del Real Zaragoza en 2011, Agapito Carmelo Iglesias García; los consejeros Francisco José Checa González, Antonio Prieto Martínez y Francisco Javier Porquera Pérez, éste último, además, director financiero del club; 18 jugadores de ese equipo y 18 más del Levante.

Desde 2010 el Código Penal español califica como delito los sobornos o fraudes en el futbol. Su artículo 286 bis prevé hasta cuatro años de cárcel y seis de inhabilitación, además de multas, a quienes actúen con el fin de “predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva profesional”.

Los clubes también pueden ser sancionados con pérdida de puntos, descenso e incluso con la exclusión de la competencia por un tiempo determinado.

Aguirre en la trama

Las pesquisas de la Fiscalía Anticorrupción española pusieron al descubierto una serie de transferencias realizadas desde una cuenta bancaria del club Zaragoza que supuestamente sirvieron para sobornar a los jugadores del Levante, operación que se cerró antes de la celebración del juego.

Los movimientos tuvieron lugar el 17 y el 19 de mayo de 2011, poco antes del encuentro celebrado el 21 de mayo.

Porquera Pérez ordenó transferir 965 mil euros de la cuenta del club 0128-5532-16-0100000063 –radicada en una sucursal madrileña de Bankiter– a las cuentas de Antonio Prieto Martínez, Javier Aguirre y nueve jugadores, a fin de que éstos, a su vez, hicieran llegar el dinero a los jugadores del Levante.

Los futbolistas zaragozanos son Maurizio Lanzaro, Antonio Baltasar Doblas Santana, Paulo César da Silva, Jorge López Montaña, Ander Herrera Agüera, Braulio Nóbrega Rodríguez, Leonardo Daniel Ponzio, el capitán Gabriel Luis Fernández Arenas Gabi y Carlos Andrés Diogo.

El ministerio fiscal incluyó en la acusación a otros jugadores zaragozanos, como Ivan Obradovic, Ikechukwu Uche, Adam Jozsef Pinter, Javier Paredes Arango, Leonardo Neoren Franco y Jiri Jarosik por haber tenido algún tipo de participación en la trama.

La indagatoria descubrió que se hicieron 11 transferencias los días 17 y 19 de mayo a diversas cuentas de los bancos Santander, Ibercaja, CaixaBank, Caja Rural de Aragón, Caja de Ahorros de Salamanca y Soria y al Banco Español de Crédito. En el caso de Aguirre le depositaron 50 mil y 35 mil euros en las fechas referidas.

De acuerdo con la tesis de la fiscalía, todos los zaragozanos que recibieron dinero –excepto Antonio Prieto– lo retiraron de sus cuentas los días 19 y 20 de mayo, con el fin de hacerlo llegar a los jugadores rivales que se corromperían.

Así, el 19 de noviembre de 2011 el técnico mexicano sacó 50 mil euros de su cuenta 3021-0152-00-2507450316 de Caja Rural de Aragón. Y un día después hizo otra disposición de la misma cuenta por 35 mil euros: los mismos montos que le fueron depositados.

Otro caso, por ejemplo, es el del actual jugador del Toluca Paulo César da Silva, que entonces militaba en el Zaragoza. Los días 19 y 20 de mayo de 2011 el uruguayo sacó 50 mil y 40 mil euros, respectivamente, de su cuenta bancaria 3021-0179-72-2519850719, también de la Caja Rural de Aragón.

Del mismo modo, el capitán del Zaragoza, Gabi –quien hoy es el capitán del Atlético de Madrid– retiró 50 mil y 35 mil euros.

Los jugadores del Levante beneficiarios del soborno son Miguel Pallardo González, Gustavo Adolfo Munúa, Héctor Rodas Ramírez, Rafael Jordá Ruiz de Assin, Rubén Suárez Estrada, Xavier Torres Buigues, Christian Ricardo Stuani, We­llington Alves da Silva, Jefferson Antonio Montero, Miguel Robusté Colomer, Javier Rodríguez Venta, Manuel Reina Rodríguez, Felipe Salvador Caicedo Corozco, Vicente Iborra de la Fuente, Francisco Muñoz Llompart Xisco, Sergio Martínez Ballesteros, Juan Francisco García Juanfra y David Cerrajería Rubio Cerra.

El partido

El sábado 21 de mayo de 2011 se disputó la jornada 38 y última de la Liga en el estadio de Valencia.

“Como se había convenido, el Real Zaragoza ganó el partido, siendo el resultado del encuentro de 2 goles a 1. Gabriel Fernández Gabi marcó los dos goles para el Real Zaragoza en los minutos 38 y 73 y Christian Stuani anotó por el Levante en el minuto 80. Arbitró el encuentro David Fernández Borbalán, quien no consta (que) tuviera conocimiento del acuerdo entre los dos equipos”, se asienta en el expediente.

“Como consecuencia del resultado acordado, el Zaragoza eludió el descenso de categoría y propició que descendiera a Segunda División el Deportivo La Coruña, que con los insuficientes 43 puntos conseguidos durante la temporada acompañó en el descenso a la Unión Deportiva Almería (30 puntos) y al Hércules de Alicante Club de Futbol (35 puntos), ya matemáticamente descendidos antes de la disputa de la jornada 38.”

De acuerdo con las pesquisas del ministerio fiscal, el Real Zaragoza estaba en el puesto 18, con 42 puntos, y debía ganar los tres últimos puntos en juego para evitar el descenso.

Por ello, “el presidente del Consejo de Administración del Real Zaragoza S.A.D., Agapito Carmelo Iglesias García, y los consejeros Francisco Javier Porquera Pérez y Francisco José Checa González acordaron con el director deportivo del club, Antonio Prieto Martínez, el entrenador Javier Aguirre Onaindía y los capitanes Gabriel Fernández Arenas, Leonardo Daniel Ponzio y Jorge López Montaña, en representación y con la anuencia del resto de los jugadores, amañar este último partido”.

Fuentes judiciales aseguran que las primeras quejas surgieron de las casas de apuestas, las cuales dieron la voz de alerta.

En las primeras pesquisas de la fiscalía se descubrió que estas transferencias fueron reflejadas en los libros de cuentas del Zaragoza como “primas”.

Sin embargo, el capitán Gabi –ya como capitán del Atlético de Madrid– rechazó en su declaración la existencia de un amaño y, si bien admitió el depósito, dijo que una vez que sacó el dinero se lo devolvió al club.

“Hice lo que me pidió Agapito. No sé para qué se utilizó luego ese dinero. Pensé que como el club iba a entrar en concurso de acreedores, sería para eso”, argumentó.

Ahora que viene el proceso judicial, los jugadores que estaban en el Levante tendrán que venir de sus respectivos equipos a comparecer: Gustavo Munúa está en el Nacional; Javi Venta, en el Brentford de Inglaterra; Cerra, en el Platanias de la liga griega, al igual que Rafa Jordá, que está en el Dínamo; Xavi Torres hoy compite en el Betis; y Jefferson Montero, que pasó por México en el Monarcas de Morelia, en la actual campaña se encuentra en el Swansea City de la liga inglesa, entre otros.

También hay jugadores o exjugadores del Zaragoza que deberán declarar, como Carlos Diogo, quien se marchó a Bélgica aunque regresó a Zaragoza; Ponzio se encuentra en el River Plate; Jorge López Montaña fichó por Creta, en Grecia, luego por el Gante, y hoy juega en el Cádiz de Segunda División; el holandés Boutahar, que está en el club qatarí Al-Wakrah; Ander Herrera, quien hoy juega en el Manchester United; Lanzaro, quien pasó al Juve Stabia de la liga italiana; el argentino Bertolo, quien pasó al Cruz Azul de México, ahora juega en el Banfield de su país; Obradovic ahora defiende los colores del Malinas belga; Toni Doblas juega en Helsinki; y Pinter compite por el Tom Tomsk de Rusia, entre otros.

Y por supuesto El Vasco Aguirre tendrá que dejar momentáneamente el timón de la selección nipona para presentarse ante el juez. Este texto se publicó en la edición 1995 de la revista Proceso.