El miedo cimbra al PRI y al PAN en Nuevo León

sábado, 30 de mayo de 2015
Por primera vez en la historia nacional, un candidato que no representa a ningún partido, El Bronco, se muestra con posibilidades de ganar la gubernatura de Nuevo León. El profundo descontento social, las acusaciones de corrupción contra el actual gobernador y el carisma de ese aspirante abonan la posibilidad. Pero las campañas han sido banales, los aparatos partidistas incurren en los vicios de siempre y hay serias dudas de que la jornada se desarrolle limpia y tranquila. El Bronco y el panista Felipe de Jesús Cantú accedieron a dar sus puntos de vista a Proceso, pero la priista Ivonne Álvarez prefirió ocultarse. MONTERREY, NL. (Proceso).- Si bien para las elecciones de gobernador en Nuevo León no existe un claro favorito entre los tres punteros –el panista Felipe de Jesús Cantú; Ivonne Álvarez, del PRI, y el independiente Jaime Rodríguez, El Bronco– este último sigue despertando expectativas debido a su carisma y su deslinde de los partidos, con posibilidades de dar una batalla peligrosa a sus contendientes. Las campañas han sido intensas. Pobres en propuestas, todos los aspirantes se han enfrascado en acusaciones personales y denigrantes. Como sea, si Rodríguez vence, habrá demostrado que para convencer al electorado no es necesario un costoso aparato partidista. En este 2015, los 12 partidos políticos estatales se repartirán una bolsa de 171 millones 355 mil pesos para gastos de operación, más otra cantidad equivalente al 50% de esa partida por ser año electoral. Al candidato independiente sólo se le entregaron 383 mil pesos para su proselitismo y se le pagaron ocho spots de televisión, los cuales tuvo que repartir a lo largo de los 90 días de campaña, que se inició el 6 de marzo. Así, Rodríguez se concentró en difundir su proyecto en redes sociales. El tope de gastos de campaña establecido para los aspirantes partidistas a la gubernatura fue de 49.9 millones de pesos. Pero la Comisión Estatal Electoral de Nuevo León (CEE) no tenía claro cuánto podía erogar el independiente, y cuando faltaban 11 días para los comicios y ocho para finalizar las campañas, aclaró que El Bronco podría allegarse de recursos adicionales a los oficiales hasta alcanzar la misma cifra que sus competidores. “Es mala leche. La CEE no quiere que llegue un independiente”, dice Rodríguez. “A los partidos yo no los estoy amenazando. En verdad les estoy diciendo que se tienen que ir seis años de vacaciones. Lo creo firmemente, para que se renueven, se reformen, agarren gas. La democracia debe tener partidos. El panista Felipe de Jesús Cantú expresa: “Él (Jaime) no arriesga el sistema de partidos. Es un caso específico que ha jugado de manera inteligente sus cartas. Pero de hecho los partidos aprobamos la reforma para que ingresaran los candidatos independientes, pensando que le da un espíritu más competitivo a la contienda”. (Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2013, ya en circulación)

Comentarios