Dios, la violencia, la literatura… poeta Francisco Hernández se prepara para homenaje

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ha publicado cerca de 20 libros y ha recibido al menos seis premios de poesía y literatura y con su nuevo libro Odioso caballo, Francisco Hernández se siente “satisfecho”, aunque aún le es difícil definir a este género literario “que siempre ha existido y existirá, para nuestra tranquilidad”. Galardonado con los premios de Poesía Aguascalientes 1982, Xavier Villaurrutia 1994, Internacional de Jaime Sabines 2005, Iberoamericano Ramón López Velarde 2008, Mazatlán de Literatura 2010 y el Nacional de Ciencias y Artes 2012, el autor se prepara para recibir el reconocimiento de la editorial Almadía, –el próximo sábado 21– en la librería del Fondo de Cultura Económica (FCE) “Rosario Castellanos”. En el acto participarán el Instituto Veracruzano de Cultura, los poetas Eduardo Lizalde y Vicente Quirarte, además del autor. Y habrá son jarocho en vivo. A cuatro días de su homenaje, Francisco Hernández habla del reciente volumen de 200 páginas y se refiere a Dios, la violencia, la muerte, la pintura y la literatura. –¿Qué reflexiona al ver que han publicado varias de sus composiciones? –El primer sorprendido soy yo. Aún pienso: ‘¿No estarán equivocados al publicarme?’ Y me pregunto: ¿Yo realicé esto?, ¿Lo que escribí les parece publicable?, ¿Reunir toda mi poesía en otra editorial? o ¿Por qué recibir un homenaje?... Pero que haya dos o tres lectores, como decía Jorge Luis Borges, ya es bastante. Para ser honesto, con eso es suficiente. –¿Qué sensación le causa que se publique toda su obra? –Incluye hasta este libro Odioso caballo. Es una satisfacción porque ahí queda. Se reúne todo lo que he escrito, incluso poemas inéditos, tanto de coplas y poemas aparecidos en revistas. –¿Todo esto lo motiva a escribir más? –No lo sé. Ojalá y pueda escribir más. Tengo ya tres capítulos para tres pintores: Mario Palacios, Paul Neville y el Guti, que puede ser un libro. “Me alimentan mucho las artes plásticas y la fotografía, puedo estar mucho tiempo al frente de las obras, me producen algo más directamente. La música, el cine es más difícil. Me hubiera gustado también ser pintor. Siempre hago monitos en las libretas y ya. “Odioso caballo” El autor de PerpetradosTextos criminalesSoledad al cuboLa isla de las breves ausencias y Mal de graves, entre otros libros, describe a Odioso caballo: “Es un hombre que se acaba de divorciar. Es una crónica de cómo huye esa persona de esa realidad. Entonces, se lleva unos cuantos libros y una laptop a un lugar llamado Paterson (porque hay un volumen que así se llama de William Carlos Williams), y desea ver cómo le va allí, donde hay muchos peruanos. Pero a final de cuentas es la historia de una huida. Lo mismo que a veces queremos hacer todos”, dice. Por ejemplo, dice, “por la situación en México queremos mudarnos a otro lado, pero cómo ir a otro lado, sin llevarme a mí mismo. No puede ser. Sin olvidarnos de todo lo que está pasando acá y esta persona de alguna manera se entera”. Aquí una parte del capítulo II de Odioso caballo, “Paterson la horrible”: El promedio de asesinatos en mi país, Debido al crimen organizado, es de treinta y cinco      Personas cada día. El crimen organizado está compuesto por los      Narcotraficantes, El gobierno, el ejército, la marina, la policía, el clero, la suprema corte de justicia, los paramilitares, Los encargados de las prisiones, los guardaespaldas, la cámara de senadores, la cámara de diputados, los integrantes de partidos políticos y algunos dueños de casinos, hoteles, playas y basureros. El promedio de asesinatos aumenta cada día, aunque otra parte fundamental de esta organización, las televisoras y la prensa, digan lo contrario. –En el libro se habla de descabezados, la posibilidad de que la humanidad se quede sin agua, que hay incendios… –Si hay una gran violencia en todos lados, para lo que basta prender la televisión o abrir un periódico y, ¿quién se salva de eso?, ¿cuándo me toca a mí?, la otra posibilidad es ya no salir… Yo casi no salgo, y me digo: ‘¿no será por miedo?’, y no será que el miedo es tan natural como la respiración… –Ya está inmersos los mexicanos en la cultura del miedo –Sí, es muy posible… –Esa huida puede ser incluso mental, ¿quizá por eso ya los mexicanos son tan apolíticos? –Sí, para mí es sorprendente, haber escrito esto, pero además publicarlo, generalmente voy por otro carril de la poesía y esta vez es porque una persona está sola en otro país y siente ese dolor y esa tristeza de lo que está pasando aquí en México, que no hace falta irnos para saberlo o darnos cuenta en lo que se ha convertido está nación que no era tan así. La idea de Dios –El caballo, Dios, esto lo asocié justo con el Caballo de Troya, ¿cómo le fue dando forma a estas composiciones, a estos textos? –Ahora que menciona el Caballo de Troya, uno de los textos que saqué de este libro se llamaba La yegua de Troya, una hembra del Caballo de Troya a final de cuentas no me convenció y no lo puse. “¿De dónde sale la idea de ese caballo? Y ¿esa idea de Dios?, por lo indomable por el reclamo a una fuerza superior, y lo del caballo es algo que tiene que ver  mucho con la infancia, es decir, siempre quise tener un caballo, nunca pude, y se convirtió en un animal odioso al no poderlo capturar. Ahora es eso, un ser más poderoso que yo y al que no le quería decir abiertamente Dios, simplemente quería representarlo, ¿con qué?, quizá Dios me iluminó y me puso un caballo como ejemplo”. –¿Cree en Dios? –A veces sí y a veces no. Por eso es el juego con esta divinidad, porque ¿dónde estás porque queremos saber de ti?, ¿por qué no nos ayudas si eres todo poderoso? Ven, ¿qué no te das cuenta de todo lo que está pasando? Y para una beca había que someter tres ideas para tres años y pensé que uno de los temas sería el caballo como un ser ingobernable, un caballo como dios, y empecé a comprar libros sobre caballos, en fin. –También está la situación de la mujer, en un poema sobre Clotilde Porras, que adora a Vargas Llosa y trabaja como cajera en un negocio de pollos rostizados, quien fue violada… –No sé de dónde sale el nombre y que fue violada por tres dominicanos y tiene un hijo sordomudo… y si es un reflejo de la situación de la mujer. Pero también habla en el libro de otros autores y la cultura. –¿Qué mensaje le da al mexicano en este momento? –¡Qué difícil me la pone! La poesía está ahí. La poesía es hacer qué suceda algo extraordinario. Ojalá y exista cada vez más seres que la produzcan y más seres que la lean, que la absorban, que la hagan parte de su vida, para tener una vida más rica.

Comentarios