Matrimonios gay: iniciativa oportunista e insuficiente

La comunidad lésbico, gay, bisexual, travesti, transgénero, transexual e intersexual, se mostró sorprendida porque el martes 17 –Día Nacional de Lucha contra la Homofobia– el presidente Enrique Peña Nieto hizo pronunciamientos que avalan sus derechos. Lo desconcertante de los dichos y hechos presidenciales es que los hizo de manera sorpresiva, a poco más de dos semanas de las elecciones intermedias del 5 de junio y poco después de que cundieran las críticas mundiales contra su gobierno –en materia de derechos humanos–, a raíz del trato que se le dio al GIEI. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Hasta el martes 17 nunca hubo un gesto, mención o anuncio del presidente Enrique Peña Nieto respecto a los derechos y problemas de la población lésbico, gay, bisexual, travesti, transgénero, transexual e intersexual (LGBTTTI); tampoco incluyó a ese amplio sector poblacional en el Plan Nacional de Desarrollo. Para decirlo en el lenguaje de los activistas, proclives a los anglicismos, el mandatario nunca se caracterizó por ser un gayfriendly, pues sólo había abordado el tema de manera tangencial. Y lo hizo el 7 de septiembre de 2010, cuando era gobernador en el Estado de México, ante el conductor del Noticiero de Televisa Joaquín López Dóriga, quien le preguntó: –Dígame, gobernador Peña Nieto, ¿tiene usted alguna postura sobre la legalización de los matrimonios entre personas de un mismo sexo y su derecho a adoptar? –Mira, Joaquín, estoy a favor de respetar la preferencia sexual de cada quien. En lo personal, no comparto esta idea de que quienes se unen –dos personas de un mismo sexo– tengan derecho a adoptar. Porque aquí, yo creo, hay que valorar no sólo el derecho de quienes adoptan, sino también de quien es adoptado. “Sin embargo, a partir de la definición última que tuvo la Suprema Corte sobre este tema, no queda más que acatar puntualmente esta definición y es justamente la definición que tengo políticamente.” Agosto de aquel año fue histórico para el movimiento LGBTTTI, pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró la constitucionalidad del matrimonio entre personas de un mismo sexo, un reconocimiento que días después se amplió a la adopción. A eso se refería el entonces gobernador mexiquense. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2064, ya en circulación

Comentarios