Presentan 'Bestiario II”, fotografía social de Marco Antonio Cruz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Para Marco Antonio Cruz la fotografía tiene una importancia social y un compromiso persistente en dar voz a quienes carecen de ella. Al presentar su nuevo libro Bestiario II, Marco Cruz afirmó que ese ha sido su compromiso a lo largo de tres décadas de trayectoria. Coordinador del área de fotografía de Proceso, el autor expuso diferentes conceptos que han orientado su quehacer fotográfico, donde admitió las influencias de grandes fotógrafos como Mariana Yampolsky, Nacho López y Héctor García, entre otros. En el Centro de la Imagen, el Bestiario II fue presentado por la directora de dicha institución, Itala Schmelz; la periodista María Luisa López; Willebaldo Herrera, del Instituto Tlaxcalteca de Cultura, y el autor. En su presentación, María Luisa López enfatizó precisamente la fotografía social de Marco Antonio, a quien consideró uno de los grandes fotógrafos documentales de este tiempo. La periodista abordó la temática del libro, centrada en imágenes de animales reales, fantásticos y artificiales, al llamar la atención sobre la reflexión a la que llama la obra. Añadió que este segundo proyecto de Marco Antonio Cruz en torno al tema, aparece en un momento oportuno, pues hasta hace unos años debatir sobre maltrato animal o en una vida digna para los animales era impensable, mientras que ahora está en la palestra pública. Además, la presentadora llamó la atención sobre la composición de diferentes imágenes que muestran de manera descarnada la realidad de este país: de animales famélicos, de espacios de pobreza, de la compañía... También recordó que para el autor se trata de un homenaje a los animales y consideró que en estos tiempos de bombardeo de imágenes digitales, ver el Bestiario II es un ejercicio necesario con la infancia, ya que en general “permite ver la otredad, enseña a ver en nuestro punto ciego”. Por su parte, Willebaldo Herrera abordó una serie de reflexiones a partir del libro y las consideraciones de diferentes escuelas filosóficas, entre otras, la de Frankfurt, que razonó sobre la falta de respeto de la humanidad al mundo animal. Y es que, según Herrera –cuyo instituto publicó el título bajo su sello editorial– el trabajo de Marco Cruz permite reflexionar sobre la necesidad de ese respeto y evidencia el instinto de supervivencia de los animales en el entorno adverso. A lo largo de la presentación hubo frecuentes alusiones a los trabajos previos del autor, como el libro Cafetaleros, centrado en imágenes de los trabajadores del café en Chiapas; Habitar la oscuridad, que María Luisa López calificó como uno de los trabajos más importantes de fotografía documental en estos tiempos, y Bestiario, antecedente del que se presentó esta noche. En su perspectiva, López expuso que uno de los aspectos que hacen de Marco Antonio Cruz un fotógrafo excepcional es que siempre está en continuo cuestionamiento de su trabajo y, aunque se detiene y acepta el halago, jamás deja de cuestionar y revisar su obra, por lo que advirtió que su trabajo está a la altura de Héctor García, Graciela Iturbide y otros de los grandes fotógrafos documentales que él reconoce como sus maestros.

Comentarios