La agonía del Tiburón

domingo, 3 de noviembre de 2019
Las malas gestiones y los adeudos consumen a los Tiburones Rojos de Veracruz a tal grado de que en la jornada 14 de la Liga MX los jugadores pararon durante cuatro minutos en la cancha en pleno juego, porque llevan meses sin cobrar. La crisis del ahora famélico escualo tiene su origen en las administraciones de los exgobernadores Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, con el desaparecido empresario Mohamed Morales hasta Fidel Kuri Grajales. Aquí el recuento: CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En menos de una semana, el futbol mexicano fue sacudido por tres hechos que pusieron en entredicho su imagen –otra vez– a nivel internacional: el jueves 17, el torneo Ascenso MX suspendió actividades por la violencia y el terror desatados por el Cártel de Sinaloa, agresiones armadas que terminaron con un saldo de al menos 13 muertos y la liberación de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, encarcelado en Estados Unidos. El viernes 18 en la Liga MX, los jugadores de los Tiburones Rojos de Veracruz pararon durante cuatro minutos sobre el terreno de juego ante los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León. El conjunto universitario ganó 3-1 el partido. Sin embargo, resultó duramente cuestionado por el medio futbolístico mexicano por su nula solidaridad con su rival, equipo que protestó contra el dueño, el exdiputado federal priista Fidel Kuri Grajales, porque les adeuda meses de salario. Tigres aprovechó la manifestación y anotó dos goles. Y el domingo 20 una batalla campal en el estadio Alfonso Lastras Ramírez manchó de nuevo el deporte más popular en México. La bronca en las gradas entre los seguidores del Club Atlético de San Luis (local) y de los Gallos de Querétaro dejaron un saldo de al menos 33 heridos y la suspensión del partido a nueve minutos de que éste concluyera. El marcador quedó 0-2 en favor del conjunto visitante. Pese a la magnitud de la violencia en el estadio, la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) determinó un veto de sólo dos juegos a la sede de la franquicia del Atlético de Madrid y la orden de que no se les den boletos a los grupos violentos de animación por lo que resta de los torneos Liga y Copa MX. Tiburón amargo El Veracruz es un dolor de cabeza para la Femexfut y la Liga MX desde al menos dos torneos por agresiones y adeudos que mantiene Kuri Grajales. El viernes 18, los jugadores del primer equipo se negaron a jugar porque la directiva no les ha pagado desde hace meses. La situación llegó al extremo de que algunos futbolistas adeudan las rentas de sus viviendas, otros han desalojado las habitaciones de hotel en el que se hospedaban y unos más han dejado de pagar la colegiatura de sus hijos, reveló el responsable de la Asociación Mexicana de Futbolistas (AMFpro), el exfutbolista Álvaro Ortiz. Sin embargo, la situación económica del club es tan grave como su parte administrativa y deportiva, cuyos escándalos salpican por igual a la Femexfut y la Liga, presididas por Yon de Luisa y Enrique Bonilla, respectivamente. Ambas entidades, contraviniendo sus propios reglamentos, han consentido prácticas que dañan al futbol mexicano, como los cuestionados “dobles contratos”, generalmente utilizados para evadir impuestos, y la participación de los equipos pese a que aún adeudan pagos. En el caso del Veracruz, la Femexfut le aceptó un pago de 120 millones de pesos más IVA para que pudiera mantenerse en la Primera División. En la historia negra de los escualos se alojan las conocidas alianzas entre el entonces gobernador de Veracruz Fidel Herrera Beltrán y su entonces secretario particular y después de Finanzas Javier Duarte de Ochoa, preso por lavado de dinero y asociación delictuosa cuando gobernó el estado. Ambos plantearon la idea de arrebatarle la franquicia al empresario Mohamed Morales porque éste se negaba a devolver el equipo a su verdadero dueño: el gobierno estatal. Mohamed Morales y los Tiburones Rojos de Veracruz fueron desafiliados por la Femexfut en junio de 2011. ¿La razón? Por incumplir con sus obligaciones económicas ante la Liga y sus afiliados. Morales fue supuestamente arrestado el 9 de diciembre de 2015 en la colonia Polanco, Ciudad de México. Cuatro meses después el exdueño de los Tiburones fue declarado desaparecido. Desde entonces nada se sabe de él. Entre las deudas de anteriores directivas y la actual, los pendientes por cubrir de los Tiburones Rojos sobrepasan los 5 millones de dólares, según versiones al interior del club. Tan permisiva como la Femexfut, que pudo pero no quiso limpiar la resurgida franquicia, es el gobierno de Veracruz que tampoco actuó para modificar las condiciones del comodato que Kuri firmó en diciembre de 2015 con el entonces gobernador Javier Duarte, autorizado por el Congreso estatal y publicado el 24 de diciembre de ese año en la Gaceta Oficial del Estado. El acuerdo indica que el club, marca comercial, nombre del equipo, sus instalaciones y el estadio Luis Pirata Fuente regresarán a manos del gobierno estatal en cuanto descienda de categoría. Según Fidel Kuri, en los documentos que firmó con Javier Duarte el 6 de junio de 2013 se estipuló que el nuevo dueño “no se hace responsable ante la Femexfut, ni ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés), ni ante ninguna autoridad administrativa jurisdiccional de México o el extranjero, por adeudos y obligaciones de cualquier naturaleza, sean civiles, laborales, fiscales o penales, emanadas de procesos arbitrales o jurisdiccionales que se hayan generado antes de junio de 2013”. El gobierno estatal, además, se comprometió a pagar todas las deudas anteriores a 2013. El inusual acuerdo destaca porque de haber respetado las cláusulas, el gobierno veracruzano tendría que cubrir la indemnización por incumplimiento de contrato en favor de Gustavo Ariel Parente Sánchez, quien fuera vicepresidente de los Tiburones Rojos durante la gestión del empresario taurino Rafael Herrerías, cuando Fidel Herrera fue gobernador de Veracruz. En agosto de 2014, el TAS resolvió en favor de Parente, quien deberá recibir del club jarocho una suma que apenas supera los 19 millones 393 mil pesos. También ordenó que el club le debe pagar 5% anual a partir de 2005 hasta el día que se cubra la indemnización, más 80% del coste del juicio. Al cierre de esta edición, la deuda ya supera los 41 millones de pesos. “Tengo los documentos que me dan la razón. Fidel Kuri está jugando gratis, por no aplicarse el reglamento”, asegura Gustavo Parente, mexicano de origen argentino. En entrevista, Parente recurre al reglamento de competencia y al estatuto de la Femexfut para sustentar sus argumentos. En específico, el Reglamento de Afiliación, Nombre y Sede, que en su artículo 10.11 establece que el equipo debe cumplir las resoluciones que emitan los órganos jurisdiccionales de la Femexfut, la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), el TAS o las Confederaciones. El reglamento también explica que un equipo y sus dueños pierden la afiliación si incumplen con sus obligaciones financieras, viola grave o reiteradamente el Estatuto Social, el Código de Ética, los Reglamentos, las directrices o las decisiones de FIFA y la propia federación. El exdirectivo alega que la Liga MX debió exigirle a Kuri que pagara sus adeudos, cuando éste cubrió la multa para permanecer en la Primera División, debido a que las autoridades del futbol mexicano ya conocían desde 2014 la resolución del TAS. En abril de 2015, el dueño del Veracruz dijo que pagaría la multa para mantenerse en la máxima categoría, pero advirtió que no desembolsará dinero para cubrir adeudos que otras administraciones tienen con futbolistas, directivos y clubes. En un oficio fechado el 12 de junio de 2018, después de cuatro años sin que Kuri Grajales acatara la resolución del TAS, la FIFA dejó en el terreno de la Femexfut encontrar una solución a la demanda. En agosto de ese año, Parente acusó a Fidel Kuri de generar terror en su familia a raíz de la querella que le interpuso al club. “Me amenazó y (exigió) que me fuera del país. (Kuri) me lo mandó a decir con otra persona porque amaga con meterme preso”, reveló a este semanario en 2018. “Tengo 31 años viviendo en este país y soy mexicano desde hace 20 años. Mis hijos son mexicanos. Si él cree que soy un mexicano de segunda, que lo diga. Tengo familia y él amenazaba a mi familia, y es verdad: creó temor en mi familia porque el señor es tan mentiroso que parece que dice la verdad; es un artista, pero nunca muestra un solo papel. “Que me paguen y punto. Si es la federación o el gobierno del estado, que me paguen, pero lo que me corresponde. Y si no, debo de tener los mecanismos de presión para que me cumpla, porque él está levantando el avispero. ¿Usted cree que no hubiera tenido un final esta demanda con el gobierno de Javier Duarte atrás? Me hubieran tirado a un pozo y me estuvieran comiendo los gusanos. Lo que pasa es que yo intuí y me tuve que ir tres años del país.” El regalo Otro problema para los escualos ocurrió el martes 8: la FIFA le prohibió fichar a jugadores nacionales y extranjeros durante los próximos seis meses por una deuda de millón y medio de dólares que mantiene con el jugador argentino Matías Cahais. Además, la máxima autoridad del futbol mundial ordenó a la Liga MX que se le descuenten seis puntos de no cumplir con la resolución, mismo puntaje que lo eliminó en el torneo anterior por la deuda con Matías Santos, por un equivalente a 244 mil dólares. Proceso tiene una copia de la Primera Sesión Ordinaria del Comité Técnico del Fideicomiso F/31358-5, denominado “Club Deportivo Tiburones Rojos de Veracruz”, del 28 de febrero de 2005, en el que se realiza el nombramiento de los nuevos integrantes de dicho comité y en el que Rafael Herrerías cede “voluntariamente” y de manera gratuita sus derechos de fideicomisario B del equipo al gobierno de Veracruz. En el acta se establece que, en virtud de la cesión de derechos al gobierno del estado, éste otorga a la empresa de Herrerías, Promotores Integrales Mexicanos, SA de CV, “el más amplio finiquito que en derecho proceda, no reservándose acción ni derecho alguno en su contra”. A cambio, el empresario se quedó con los derechos económicos de siete jugadores que permanecieron hasta el final del torneo Clausura 2005 para después ser negociados: Kléber Boas, Leandro Romagnoli, Pablo Quatrocchi, Lucas Ayala, Jorge Bernal, Walter Jiménez y Ángel “Matute” Morales. El acuerdo, que está depositado en la Femexfut, fue firmado por Javier Duarte en su carácter de subsecretario de Finanzas y Administración del estado. En ninguna parte del documento se especifica que Rafael Herrerías se hará cargo de las deudas emanadas en algún cargo. “Entonces, ¿a quién le tiene que reclamar Fidel Kuri? O se está haciendo pato o no le dieron los documentos exactos, o tiene ganas de echarle la culpa a otros”, sostiene Gustavo Parente, quien estuvo presente en la transacción en la que, asegura, también asistió el entonces gobernador Fidel Herrera. Luego, Parente fue invitado personalmente por Herrera Beltrán para continuar en el equipo. El directivo aceptó seguir en las mismas condiciones laborales. Pero el acuerdo no fue respetado por la directiva encabezada por Gerardo Gallegos. Gustavo inició los reclamos ante la Femexfut sin una respuesta favorable, así que se dispuso a interponer la demanda por la falta de pago y despido injustificado. Caso que sigue hasta ahora. Tiburones Rojos de Veracruz fue fundado el 9 de abril de 1943. En 76 años de vigencia ganó dos títulos de Liga (temporadas 1945-1946 y 1949-1950). Con cinco descensos, es el equipo mexicano que más ha perdido la categoría y el que más rápido bajó a segunda en el torneo anterior. Actualmente el panorama de los Tiburones Rojos luce peor: hasta la jornada 14 del torneo Clausura 2019 sumaba 40 partidos sin ganar. Otra vez está sentenciado a descender. La atención de la afición y de la prensa deportiva se centra en si los escualos podrán ganar un juego antes que concluya el año. El Veracruz dejó atrás la marca del extinto Indios de Ciudad Juárez, conjunto que acumuló 27 partidos sin conocer la victoria en 2010. En el plano internacional también superó a otro equipo perdedor: el Tasmania de Berlín, de Alemania, que en 1965 acumuló 31 juegos sin conocer la victoria, y al portugués Feirense, que completó 31 juegos sin ganar en la temporada 2018-2019. El único récord que le queda al Tiburón por superar le pertenece al extinto FC Chernomorets Burgas, de Bulgaria, con 43 partidos consecutivos sin triunfo. Por ironía del destino, este club también tenía un tiburón en su escudo. Reclamos Carlos Salcido, mundialista mexicano y capitán del Veracruz, tomó la voz la medianoche del viernes 18 para recriminar las condiciones paupérrimas en las que se encuentra el equipo femenil y las ligas inferiores de los Tiburones Rojos (Sub-20 y Sub-17). El veterano futbolista (ya a punto del retiro) reveló que estos equipos llevan más de medio año sin cobrar, sin atención médica y sin insumos para la práctica profesional del deporte. Además, denunció, realizan viajes de hasta 15 horas para cumplir con los juegos de visitante. Tienen prohibido transportarse en avión. Contrario al sentir de los actuales tiburones jarochos, Manuel López Mondragón, de 36 años, quien jugó durante siete años para el Veracruz (2002-2008 y 2010-2012), señala que la falta de pagos no tendría por qué mermar el rendimiento deportivo. “Hay algo que se llama amor al futbol y a tu trabajo”. Incluso, dice que si un jugador quisiera salir del club, debería dar su mejor esfuerzo para ser visto por otros equipos. Recuerda que Mohamed Morales se atrasó hasta tres meses para cubrirle su sueldo, de tal forma que cuando López Mondragón fichó con el Querétaro “donó” una quincena al Veracruz. “Nos las aplicaron, había problemas económicos y a todos nos quedaron a deber… imposible pensar en una comisión por la transferencia”. “Veracruz siempre ha sido una plaza fuerte, los Tiburones Rojos siempre han sido jalador de masas, y tiene identidad: cuando el equipo va bien, el estadio es un carnaval y eso se le utilizó políticamente. Lamentablemente se abusó. “Ahora que no hay nada qué presumir se le abandona (en referencia al gobernador Cuitláhuac García). No hay patrocinio institucional, ni siquiera de apoyo al jugador”, se queja. Este reportaje se publicó el 27 de octubre de 2019 en la edición 2243 de la revista Proceso  

Comentarios