Academia e Imcine: El acceso al cine nacional

sábado, 7 de diciembre de 2019
La nueva directora de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, Mónica Lozano, y parte de su equipo, exponen en entrevista la preocupación de que el cine nacional tenga la difusión adecuada. A su vez, a un año de haber asumido la dirección de Imcine, la cineasta María Novaro enfatiza que el presupuesto para 2020 no se bajó, y el T-MEC, que acaba de ratificarse en nuestro Senado, es “una piedra en el zapato”. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Formación de audiencias, mayor acceso a toda la sociedad nacional e internacional al cine y los audiovisuales del país y luchar por reglas definidas y claras para un trato justo al séptimo arte de México. Además, investigar cómo preservar las películas actuales, revisar la clasificación y la autorización de los filmes en salas y plataformas con la Secretaría de Gobernación y regular la presencia de sitios digitales de paga en el territorio nacional… Esos son algunos de los retos de la productora Mónica Lozano Serrano, la nueva presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (Amacc) –para el periodo 2019 al 2021–, y de su comité coordinador, integrado por: la guionista Marina Stavenhagen como vicepresidenta; el escritor y director Flavio González Mello, secretario; el productor Rodrigo Herranz, tesorero. Así como Nerio Barberis (sonidista), Ernesto Contreras (director), Lucía Gajá (directora) y Everardo González (director), los vocales. Y Guadalupe Ferrer (académica), Leticia Huijara (actriz) y Jorge Michel Grau (director), quienes conforman el área de Fiscalización y Vigilancia. “Hace veinte años la pelea era mejorar las condiciones para producir, eso lo hemos conquistado. Ahora hay que reflexionar: ¿Qué estamos realizando?, ¿para qué? y ¿cómo? Pero sobre todo es lograr que la mayoría de la población de México tenga acceso al cine, dada su importancia como vehículo de comunicación, educación, formación de identidad y promoción de nuestro imaginario en el mundo”, enfatiza a Proceso. Enseguida aclara la responsable del rodaje de más de 60 largometrajes: “Todo eso tiene que ver con la política pública, las leyes, la voluntad y el trabajo con el Congreso y las instituciones, mientras que la Amacc visibiliza con sustento, debate, investigación, reflexión e intercambio la situación, y con esos elementos contribuir a la modificación a las leyes lo más transversal posible, porque el cine es un aspecto económico y de cultura, diversidad y pluralidad, preservación y divulgación. En la Academia se entiende que el cine y el audiovisual son muchas cosas y debemos estar a la altura de lo que hoy acontece en el mundo.” Stavenhagen interviene: “Se requiere que cerremos filas, que estemos todos juntos y que hagamos las alianzas necesarias para lograrlo.” En la charla en la sede de la Amacc, antes la casa de Luis Buñuel, a Ferrer le parece un buen panorama que la Academia ponga el foco en la defensa del derecho de la audiencia: “Podría pensarse que la gente escoge lo que desea ver. El asunto es si las personas saben que hay mucho más donde podrían escoger y que realmente no se le brinda acceso a eso. La Academia se plantea, no sólo ahora sino desde hace tiempo, cómo demostrar que el derecho a las audiencias no se está cumpliendo por la falta de equidad, por las viejas prácticas que se siguen llevando a cabo, el manipuleo de los horarios en las salas de cine, la discriminación de las películas nacionales sobre los grandes blockbusters.” La exdirectora de TV UNAM y la Filmoteca de la UNAM expone: “Si se efectuara una revisión de las películas mexicanas premiadas, se apreciaría que se encuentran a la altura de las mejores del mundo, y no es una exageración. La producción nacional es súper interesante e importante, y la Amacc va a luchar porque ésta realmente sea valorada.” Se les recuerda que la Amacc no fue integrada en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019, y ahora todavía no se publica el presupuesto desglosado y aprobado del 2020. ¿Qué pasará si vuelve a estar fuera? Lozano Serrano despliega: “Otro reto es la autosuficiencia de la Academia. Es por supuesto buscar la ayuda pública, pero igual que exista la colaboración de toda la comunidad: que nosotros mismos participemos con cuotas.”

La Ley Federal de Cine

  El pasado 3 de abril, la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados inició el análisis de la Ley Federal de Cine para actualizarla con asistencia de creadores del séptimo arte. Al respecto Lozano Serrano enfatiza: “A partir de la revisión de todos los capítulos de la Ley, donde hemos participado ciertos sectores, se han ofrecido todos los puntos de vista. Han estado la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica, los distribuidores, los exhibidores, productores y actores, en fin, y ha intervenido la Academia y diferentes instituciones del sector social, como el Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (Moccam), en fin, y todos hemos podido expresar y recomendar los cambios a esta nueva legislación. Las modificaciones estarán a cargo de los diputados, los senadores y el ejecutivo federal. “Lo único que queremos es equidad, acceso, no discriminación, trato justo, y no nos estamos inventando nada nuevo, sino reglas bien definidas, claras, que nos permitan concursar de manera correcta.” La Amacc, con el Consejo de Diplomacia Cultura de la Secretaría de Relaciones Exteriores y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), pretende fortalecer la presencia del cine nacional en el mercado de festivales internacionales. “Revisar los que hemos realizado y lo que efectúa el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) e integrar a todos los sectores, los productores, los distribuidores, para que haya en este paraguas de Cinema México una representación a la altura de nuestra cinematografía. Pronto iniciaremos las conversaciones”, señala la creadora de Alebrije, Cine y Video. Mientras, Stavenhagen, quien este 2019 fue invitada a formar parte de la Academia de Hollywood, acentúa: “Una de nuestras preocupaciones ha sido el tema del cine y la educación, lo cual se trata de cómo se plantea la formación cinematográfica, no sólo en los centros especializados, sino desde la enseñanza básica en México. Cómo se alfabetiza audiovisualmente a los públicos que queremos que luego sean audiencias críticas y receptivas del cine nacional. “Hemos emprendido una reflexión ya desde hace varios meses sobre la relación entre el cine y educación, y avanzamos a pasos muy interesantes y sólidos con las instituciones que se ocupan de la educación en México para proponerles una agenda de formación, educación en cine.” Sigue la extitular del Imcine: “Otro punto importante es el tópico de la perspectiva de género en los contenidos cinematográficos, con la violencia de género. Preguntándonos qué papel juegan los contenidos audiovisuales en la construcción de contenidos que a veces favorecen la violencia. Otro tema que nos inquieta es, ante el cambio constante de la tecnología, cómo se preserva hoy en día el cine, cómo se promueve y cómo se forman las audiencias.” Tercia Lozano Serrano: “En los últimos ocho o diez años estamos poniendo en peligro el acervo cinematográfico porque no está bien preservado, y el día de mañana nos vamos a encontrar con que esas películas no existen, y sería una afectación grave a nuestro patrimonio. “Y obviamente con Gobernación se debe revisar la clasificación y autorización no nada más para las pantallas de cine, igual para las plataformas. Resaltar en la Secretaría de Economía la contribución del cine y el audiovisual al Producto Interno Bruto (PIB). Con turismo, que el mayor embajador de México en el mundo es su cine, etcétera.” En torno a regular las plataformas, Lozano Serrano comenta: “Conocemos algunas iniciativas en el Senado respecto a legislar la presencia de las plataformas en México, que contribuyan en términos de pago de impuestos. En el mundo se discute qué regulación y condiciones deben asignarse a esas empresas, lo debemos trabajar con el Instituto Federal de Telecomunicaciones, donde habrá cambios importantes el próximo enero.”

El balance de María Novaro

  La directora María Novaro, al ofrecer su primer informe de un año en Imcine, aclara “que en este año no hubo reducción al presupuesto para los apoyos en la producción (Eficine, Foprocine y Fidecine), y todo el 2019 estuve desmintiendo esa información”. Con respecto a la revisión de la Ley Federal de Cine, relata en entrevista: “Nos hallamos en diálogo todas las partes e Imcine ha asistido siempre: Hay puntos en los que no hay acuerdos, obvio, y hay tópicos que se están redactando bien, pero la gran piedra en el zapato es el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, T-MEC, firmado un día antes que terminó del gobierno anterior, el 30 de noviembre del 2018”. Cabe resaltar que el pasado 18 de junio, el Senado de la República ratificó el T-MEC. Entonces, varios miembros de la Asociación Nacional de Actores (ANDA) y el Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica (STPC) entregó a esa Cámara la petición de “la no ratificación del T-MEC por la vía del fast track porque se supondría aceptar el Tratado en los términos negociados por el equipo del ex presidente Enrique Peña Nieto, quienes pasaron por alto las demandas y peticiones de la comunidad artística”. Y resaltaron: “Es adverso a las industrias culturales y la cinematografía nacional.” En el documento para este parlamento, entregado a este medio, se lee: “Se exige a este nuevo gobierno (la 4T) no acelerar la aprobación del Tratado y en cambio propiciar un debate abierto sobre las desventajas y consecuencias que éste traería a la industria cultural, cinematográfica y audiovisual, precisamente, con la comunidad afectada y en cumplimiento con la ley sobre la celebración de tratados y el reglamento interno del Senado.” Mas no les hicieron caso. Novaro expresa en la charla que ahora buscan mecanismos “para encontrar salidas a un vigoroso cine mexicano, somos uno de los ocho países en el mundo que más filmes produce, y ese cine no se encuentra en las pantallas, no lo están viendo los propios mexicanos. Ese es el telón de Aquiles de la industria cinematográfica, por lo cual debemos encontrar en la nueva Ley Federal de Cine elementos que vayan revistiendo estos mecanismos perversos, pero no es tan fácil, el T-MEC, repito, es una piedra en el zapato”. Al Imcine, los diputados aprobaron 237 782 516.00 para el 2020, y fueron 231  243 096.00 para el 2019.  En total para cultura designan 13 367 480 531.00 para el 2020, y en 2019 fueron 12 894 090 259.00. Aún falta la anuencia de los senadores. –¿Qué retos implica ese nuevo presupuesto a Imcine para el 2020? –se le pregunta a la realizadora de Danzón, Las buenas hierbas y Tesoros. –Estoy confiada con que los ajustes que elaboramos en los fondos de apoyo a la producción, que repito dieron muy buen resultado este año, serán mejores para el que entra. No hay reducción de presupuesto, como no la hubo este año. En 2020, con las medidas que estamos tomando de crear mejores equilibrios, no sólo habrá más dinero sino que se realizará más cine. “Yo que más quisiera que hubiera unos presupuestos espectaculares para impulsar salas en toda la República para todos los mexicanos con pantallas dignas para que vean las cintas del país. Ahí es donde haría falta un presupuesto. Hemos logrado algo a cuenta gotas, con poquitas salas nuevas, y reequipando los espacios que ya existen, además, dándoles buena programación, pero creo que en algún momento sería necesario un gesto mayor para garantizar el derecho de todos los mexicanos a ver cine mexicano en todo el país, como lo fue antes del Tratado del Libre Comercio (TLC).” En su informe subrayó la labor de descentralización del Imcine: Se creó la Dirección de Vinculación Regional y Comunitaria en Hermosillo, Sonora, y el Centro de Postproducción para Cine Indígena y Regional en La Albarrada, San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Aparte labora fuera de la Ciudad de México en la difusión de los fondos de apoyo, para que concursen más cineasta de otros estados. Novaro comunica que de enero a noviembre de este año, se estrenaron 67 películas mexicanas, las cuales convocaron a 24, 197, 520 asistentes. Encima, se presentaron un total de 2 mil 66 filmes mexicanos en 54 naciones. Y llama la atención que no anuncia los largometrajes de ficción y documental rodados en lo que va del 2019. Este reportaje se publicó el 1 de diciembre de 2019 en la edición 2248 de la revista Proceso

Comentarios