Nada segura transita la marcha mexicana…

domingo, 24 de febrero de 2019
El presidente Andrés Manuel López Obrador tropieza con la misma piedra. Cuando fue jefe de Gobierno del Distrito Federal destituyó a Bernardo Segura del Instituto del Deporte por tráfico de influencias. Ahora que encabeza el gobierno federal lo designa para manejar 75 millones de pesos con el fin de potenciar la marcha mexicana. Sin embargo, en la Conade aún no conocen su proyecto y entrenadores sostienen que opera en beneficio de sus familiares.   CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Sin un proyecto de trabajo y sin definir cómo se ejercerá el dinero público, el presidente Andrés Manuel López Obrador destinará 75 millones de pesos al Programa de Promoción y Difusión de Marcha, que encabezará Bernardo Segura, cesado de la Dirección del Instituto del Deporte del Distrito Federal en 2003, por órdenes del propio tabasqueño, por tráfico de influencias. Un año después, la Contraloría local inhabilitó al exandarín.  Pese a que dejó un historial de nepotismo y malversación de fondos en el deporte local, Segura ocupará un lugar especial en el actual gobierno que el político tabasqueño llama austero y de cero tolerancia a la corrupción: coordinará uno de los tres programas de deportes (beisbol, marcha y boxeo) que tendrán recursos adicionales al presupuesto de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).  Desde su nuevo puesto, el también diputado local del Estado de México ya comenzó el reclutamiento de familiares y amigos que serán beneficiados en el programa que encabezará.  El exmarchista pretende becas para sus hijos –un par de andarines de 23 y 21 años que nunca han ganado medalla en la Olimpiada Nacional–; para su padre, Ángel Segura, quien forma parte de su equipo, y una más para su primo Omar Segura, como entrenador.  Pese a que desde noviembre último supo por López Obrador que estaría al frente del programa para reconstruir el deporte que le ha dado 10 medallas olímpicas a México, el exatleta no ha presentado por escrito su proyecto, pero ya imagina cómo repartirá el dinero. El 18 de enero último se reunió en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano (COM) con un grupo de entrenadores y exmarchistas que se apuntaron para entrenar a algún atleta.  Segura les expuso de manera verbal su plan: asignará becas de entre 10 mil y 30 mil pesos para los deportistas, compensaciones de entre 20 mil y 60 mil pesos para los entrenadores y para quienes ocupen cargos administrativos, como Alfredo Carmona, Sergio Velasco y el exdirector de Alto Rendimiento de la Conade, Vladimir Ortiz. En la charla también habló sobre el mayor de sus hijos, Brandon, quien participa en la prueba de los 20 kilómetros, pero nunca ha estado en el padrón de becas que otorga la Conade vía el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar).  El mejor tiempo del joven es de 1 hora 25 minutos, muy lejos de las marcas que se registraron en el Campeonato Mundial de Marcha 2018 (1:21.13 y 1:21.33).  Sin embargo, Segura se quejó ante los presentes, como lo ha hecho desde 2016, por “la falta de apoyo” para su hijo, a quien –anunció– le asignará 20 mil pesos mensuales, 5 mil pesos más de lo que la beca del Fodepar le da a José Leyver Ojeda, el mejor marchista de México en 2018 (ocupa el lugar 31 del mundo en los 50 kilómetros y el sitio 44 en los 20 kilómetros), con un tiempo de 1 hora 21 minutos 30 segundos.  Respecto de los 75 millones de pesos que tendrá la marcha, tres veces más de lo que en otros años se ha destinado para todas las disciplinas del atletismo, Bernardo Segura dijo que los repartirá de la siguiente manera: 10 millones para becar a los atletas, 10 millones para pagar a sus entrenadores y equipos multidisciplinarios, 10 millones para realizar campamentos, 10 millones para cubrir viajes al extranjero, 10 millones para realizar eventos nacionales y 5 millones para adquirir equipamiento deportivo; no dio detalles sobre el destino que tendrán los 20 millones restantes. Recluta a su padrino de bodas Entre las competencias que Segura realizará destaca el Circuito Nacional de Marcha porque pagará premios de entre 80 y 100 mil pesos por carrera. En total, el serial repartirá entre 400 mil y 500 mil pesos a los ganadores.  El coordinador del circuito será Raúl Cruz Conde, padrino de bodas de Bernardo Segura, quien organiza anualmente una competencia similar en Coatzacoalcos, Veracruz.  El coordinador de todo el proyecto del exmarchista será Alberto Cruz, entrenador del andarín Isaac Palma Olivares, ubicado en el sitio 63 del ranking mundial en la prueba de 20 kilómetros.  Cruz carece de algún tipo de preparación académica en ciencias del deporte o del ejercicio, así como de metodología, para encabezar el trabajo técnico-deportivo.  En teoría, el proyecto incluye la implementación de escuelas de marcha, pero al mismo tiempo atenderán a los atletas de élite, como la medallista olímpica Guadalupe González y la campeona mundial juvenil Alegna González. De acuerdo con los testimonios de algunos asistentes a la reunión de Bernardo Segura en el COM, quienes solicitaron que se reservara su identidad, entre los presentes destacaban Esteban Santos, entrenador de Guadalupe González, Omar Zepeda y Cristian Berdeja; Juan Hernández, entrenador de José Leyver Ojeda y Luis Bustamante; Ignacio Zamudio, de Alegna González, Valeria Ortuño, César Córdoba y Sofía Ramos; Graciela Terán, entrenadora de Eder Sánchez; Juan José Sánchez, de Noel Chama y José Luis Doctor, y Germán Sánchez, de Tadeo Vega, quien lleva años fuera del ranking mundial. Al encuentro también acudieron personajes que no entrenan a ningún atleta, como Graciela Mendoza y Rogelio y Rosario Sánchez, hermanos del medallista olímpico Joel Sánchez; Nicolás Martínez, esposo de Rosario y entrenador de atletismo de la Universidad Anáhuac, y los hermanos Eloy y Benjamín Peña, exalumnos de Juan Hernández. De acuerdo con los relatos, Segura les ofreció sueldos de 20 mil pesos para los principiantes y 40 mil para quienes entrenen a atletas de élite, sin importar los resultados. En la Conade, les recordó, se reducen los montos de las becas si no se cumplen los objetivos planteados.  Sin embargo, los entrenadores Santos, Hernández y Zamudio no estuvieron de acuerdo con lo planteado por Bernardo Segura y determinaron no formar parte del proyecto para, en cambio, seguir trabajando directamente con la Conade.  Panorama complicado La intención del presidente López Obrador es que la marcha mexicana vuelva a brillar en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, pero el panorama luce oscuro.  La única atleta con posibilidades de subir al podio es la mexiquense Guadalupe González, quien ganó plata en Río 2016, pero que ahora está lidiando con una probable sanción por haber dado positivo a la sustancia trembolona, en un control antidopaje de 2018. Las marcas del resto de los andarines mexicanos en ambas ramas indican que luce complicada hasta la calificación: marchistas juveniles, como Alegna González o César Córdoba, tendrán sus mejores resultados en el ciclo olímpico rumbo a París 2024.  Por si fuera poco, los ajustes que entrarán en vigor a partir de 2021 dejarán fuera de la jugada a los marchistas mexicanos. La Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF) determinó desaparecer las pruebas de 20 y 50 kilómetros de marcha y reemplazarlas por las de 10 y 30, tanto en la rama femenil como en la varonil.  El ajuste afectará a la subcampeona olímpica Guadalupe González, quien para esas fechas contará con 33 años y tendrá sus mejores posibilidades de seguir en esta disciplina deportiva si se especializa en la prueba de los 30 kilómetros.  El proyecto federal para impulsar la marcha fue ideado tan al vapor que no hay claridad respecto de si los 75 millones se asignarán durante los seis años de la administración lopezobradorista o si este recurso se reducirá o aumentará cada año.  La directora de la Conade, Ana Gabriela Guevara, explicó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público entregará el dinero a la dependencia que encabeza y que se ejercerá como lo marca la Ley General de Cultura Física y Deporte, es decir, mediante una federación deportiva (en este caso la de atletismo) y no vía un fideicomiso.  “No es a discreción ni son libres de aplicarlo a criterio personal. Hay que cumplir con los protocolos técnicos y normativos.  No sabemos si este dinero va a ser anual o si después se le dará más o menos. El talento que tenemos en la caminata es acotado, está muy limitado, y con el recurso bien aplicado podemos gastar menos de lo que se etiquetó para el ejercicio fiscal 2019”, agregó Guevara.  Advierten veto a Segura En entrevista con Proceso, el subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade, Israel Benítez, explica que será hasta que Bernardo Segura presente su proyecto cuando se determine en qué subdirección Hacienda depositará los recursos para la marcha. Agrega que hasta el momento desconocen si será un planteamiento de iniciación deportiva o de alto rendimiento.    Explica que el ejercicio de los 75 millones de pesos estará sujeto a la aplicación de las reglas de operación de cada una de las subdirecciones, como Calidad para el Deporte, Cultura Física o Deporte, y que deberá cumplir con criterios administrativos y técnico-deportivos.  “No hemos visto el proyecto y no sé si quiere asignar becas y salarios a entrenadores, pero si quiere darlos de alta, hay criterios para hacerlo. Si su proyecto es una escuela de iniciación, estará en Cultura Física; si es una academia, entonces estará en Deporte.   “Si el proyecto se justifica técnica y administrativamente, se les va a dar todo. Lo que no sea así lo vamos a vetar. Si vamos a entrar a la dinámica de la trasparencia de los recursos, será apegado a las reglas. No podemos inventar otra manera”, advierte Benítez.  –¿Bernardo Segura puede otorgar becas a sus familiares o contratarlos si considera que es adecuado? –No sé cómo será su plan para meter entrenadores, técnicos o atletas. Yo veré que se respete que el entrenador o atleta tenga los resultados, ya sea un prospecto olímpico o medallista olímpico. Si nos vamos a las reglas de operación y su pariente es campeón olímpico o si tiene un sustento técnico y demuestra que puede ingresar, no hay problema. Lo mismo si es un entrenador.  “Si no hay soporte técnico o no tiene prospectos o medallistas olímpicos o mundiales, pues no podrá. Es muy claro que debemos apegarnos a las reglas de operación. No podemos pasar por encima de ellas.”  –¿Este proyecto no duplica las funciones? Si ya hay atención para los atletas de élite mediante el Fodepar, ¿por qué entrarán en un proyecto nuevo? –Entiendo que van a trabajar en la promoción y difusión de la marcha. Nosotros (la Conade) ya atendemos a Lupita (González), a José Leyver y a quienes irán a los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y son prospectos de medalla para Tokyo 2020. No debe chocar, hay que respetar lo que ya apoya el Fodepar.  “Si presenta escuelas y hace promoción y difusión de la marcha, está justificado que realice su proyecto”, agrega Benítez. Este semanario buscó la posición de Bernardo Segura, pero el legislador mexiquense no respondió.    Este reportaje se publicó el 17 de febrero de 2019 en la edición 2207 de la revista Proceso.

Comentarios