Cifras letales en medio año de pandemia

martes, 1 de septiembre de 2020 · 19:10
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- A seis meses de haberse registrado el primer caso positivo de coronavirus en México, y en vísperas de que el presidente Andrés Manuel López Obrador rinda su segundo informe de gobierno, la pandemia del covid-19 ha representado para el actual gobierno una inesperada batalla, la cual ha dejado un saldo desfavorable para el país, pues lo coloca en los primeros lugares en cuanto a número de fallecidos, en una lista de 185 naciones. En este comparativo internacional México registró –según el corte estadístico del martes 25– 61 mil 450 decesos, lo cual lo coloca en el tercer lugar en cuanto a números absolutos de muertes, sólo por debajo de Estados Unidos (con 182 mil 404) y de Brasil (116 mil 666). Y en cuanto a número de fallecidos por millón de habitantes México está en décimo lugar, con 487. En estas cifras sólo es precedido por Bélgica (875.1), Perú (869.4), Reino Unido (623.4), España (619), Italia (586.5), Chile (585.1), Suecia (570.9), Estados Unidos (557.5) y Brasil (557). México es también uno de los países punteros en cuanto a tasas de letalidad en el mundo, pues ocupa el sexto lugar, con 10.81%. Esto significa que de las 568 mil 621 personas que dieron positivo a la prueba de covid, fallecieron 61 mil 450, lo que representa ese 10.81%. En este rubro a México sólo le llevan la delantera los siguientes cinco países: Italia (con 13.57% de tasa de letalidad), Reino Unido (12.64%), Francia (12.31%), Bélgica (12.18%) y Hungría (11.77%) . Si se compara solamente con los países de América Latina –con los que comparte condiciones más semejantes en materia económica, cultural y de salud–, México es también una de las naciones con mayor número de muertos por millón de habitantes, pues con sus 487 casos aquí ocupa el cuarto lugar. Sólo lo aventajan Perú (con 869.4), Chile (585.1) y Brasil (557). En América Latina, México es el país que tiene la tasa de letalidad más alta, ya que su 10.81% representa casi el doble del país latinoamericano situado en segundo lugar, que es Ecuador, cuya tasa de letalidad es de 5.84%. En contraste, México es de los países que menos pruebas ha hecho para detectar el covid: ocupa el lugar 18 de 20 naciones de la región, apenas por arriba de Haití y Nicaragua.  Y a escala interna, los sistemas hospitalarios de México, manejados por distintas instituciones de salud, también arrojan cifras muy distintas entre sí en cuanto a número de fallecidos y porcentajes de mortalidad. En este rubro, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene el porcentaje de mortalidad más alto, ya que fallecieron 19.1% de pacientes que dieron positivo e ingresaron a sus hospitales. En segundo lugar están los manejados por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), cuyo porcentaje de mortalidad es de 16.9%. En tercer lugar aparecen los hospitales de Pemex, con 14.9 de porcentaje de mortalidad. Como se observa en la Tabla, más de la mitad de las personas fallecidas por covid-19 (56.4%) lo hicieron en un hospital del IMSS, y únicamente 1.2% falleció en un nosocomio privado. Con respecto a los fallecimientos desa­gregados por criterios de comorbilidad, se encontró que de las 61 mil 450 personas fallecidas por covid-19, 72.9% presentó al menos una enfermedad crónica adicional. No obstante, también se registra que 3 mil 902 personas murieron con resultado negativo de covid-19, sin mostrar ninguna enfermedad comórbida. Por otro lado, es mucho mayor el porcentaje de muertes de los pacientes covid que hablan una lengua indígena y son hospitalizados en comparación con los que no hablan ninguna. Aquellos tienen 17.3 de porcentaje de mortalidad, mientras que estos últimos alcanzan 10.8%. Para abundar sobre las tendencias anteriores, a continuación se muestran las siguientes estadísticas y tablas gráficas elaboradas por Proceso, con base en datos oficiales de la Secretaría de Salud, la Universidad Johns Hopkins, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, Our World in Data, la Organización Mundial de la Salud, Real Clear Politics y el Banco Mundial.