PAN vs. GDF: el pleito de los zapatos

México, DF (apro) – El 10 de octubre del año pasado, los dueños del Grupo Industrial Pachuca, principal proveedor de zapatos del Gobierno del Distrito Federal, interpusieron una denuncia ante la Contraloría del Distrito Federal, en la que acusaron al oficial mayor de la administración capitalina, Octavio Romero Oropeza, de perjudicarlos al haber otorgado una adjudicación directa “sin tener atribuciones para ello”

La decisión de Romero Oropeza terminó con un negocio de casi 10 años, que dejó jugosos dividendos al Grupo Industrial Pachuca al vender al gobierno capitalino calzado especial, destinado a los trabajadores, por encima de su precio real de mercado y, peor aún, sin cumplir siquiera con las especificaciones mínimas de seguridad y calidad, convenidas en los contratos

A partir de esa fecha, la molestia de los empresarios Guillermo Márquez Ramírez y Gerardo Márquez Camacho, padre e hijo, respectivamente, derivó en una disputa que tiene tintes políticos

El asunto no pasaría de ser un escándalo más, de no ser porque los mismos que acusan al oficial mayor de no tener facultades para hacer adjudicaciones directas y de nepotismo, entre otras, son los “gestores legales” del Grupo Industrial Pachuca: Salvador Abascal Carranza, presidente de la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa (ALDF); Federico Döring, presidente de la Comisión de Administración Pública Local; Federico Mora, y José Luis Moyá, asesor de la Comisión de Hacienda

Los nombres de los tres legisladores locales panistas y del asesor aparecen en documentos oficiales del gobierno capitalino registrados como una especie de “gestores legales” de la compañía privada

Mientras, la bancada panista en la Asamblea Legislativa ha arremetido –desde que tomó posesión Andrés Manuel López Obrador– contra el gobierno perredista con gran ferocidad El último capítulo de esta historia de embates fue la acusación de nepotismo que hicieron contra Romero Oropeza

La Oficialía Mayor del GDF descubrió el negocio de Grupo Industrial Pachuca cuando entabló pláticas con directivos de la Cámara Nacional de la Industria del Calzado (Canaical), en un intento de conseguir mejor precio y calidad En esa ocasión, los empresarios zapateros le hicieron notar a Romero Oropeza que el Grupo Industrial Pachuca era el proveedor del GDF desde 1992, lo cual dejaba sin oportunidad a otras empresas

Extrañado por el hecho, el oficial mayor envió al laboratorio los zapatos para verificar si reunían las condiciones de seguridad y calidad predeterminadas y los resultados arrojaron más sospechas sobre la empresa proveedora

Por ejemplo, quedó claro que las adquisiciones del vestuario y calzado se realizaban con base en especificaciones, características y cantidades fijadas por el Sindicato Unico de Trabajadores del Gobierno del Distrito Federal (SUTGDF), y que los zapatos suministrados por el Grupo Industrial Pachuca desde 1992 no cumplían con las normas mínimas de calidad

La Canaical encontró, así mismo, que en las fichas técnicas existía una serie de requisitos que limitaba la participación de la mayor parte de los fabricantes del ramo y que las especificaciones de los zapatos contenían requisitos fuera de los estándares convencionales, lo cual favorecía a Grupo Industrial Pachuca

Más: El grupo de Guillermo Márquez participó en los últimos concursos de zapatos de seguridad con tres empresas distintas de su propiedad Gracias a esa estrategia, en el 2000 las empresas Grupo Industrial Pachuca SA de CV, Tenería de Pachuca SA de CV (Ten-Pac) y Calzado Gigante SA de CV, vendieron al GDF 80 mil pares de zapatos

De acuerdo con datos obtenidos por la Oficialía Mayor, el consorcio zapatero utilizaba también distribuidores para colocar sus productos en diferentes áreas del GDF, con sobreprecios Aparentemente, pues, había varios proveedores, pero en realidad el que fabricaba todo era el grupo Pachuca

Es el caso de Grupo Industrial Vismar, empresa que sin tener la maquinaria para hacer zapatos pudo venderle al Gobierno de la ciudad calzado para los trabajadores de la Dirección General de Construcción y Operación Hidráulica (DGCOH) Los zapatos fueron, obviamente, encargados al Grupo Industrial Pachuca

A la fecha, la DGCOH tiene en su almacén, ubicado en la colonia Doctores, seis mil pares de zapatos que Vismar le vendió en 260 pesos, los cuales no tienen forro Las plantillas son de hule y los casquillos no cumplen con las especificaciones de resistencia

Este año, el Grupo Industrial Pachuca quiso volver a concursar, pero esta vez no corrió con la misma suerte El GDF decidió firmar un convenio con la Canaical, gracias al cual pudo conseguir los zapatos a un precio de 220 pesos y con la garantía de seguridad y calidad El mismo calzado, el consorcio propiedad de Márquez lo quería colocar en 316, es decir, 96 pesos más por cada par

Al quedar fuera, el pasado 10 de octubre Gerardo Márquez Camacho presentó una denuncia ante la Contraloría General, con el argumento de que la Oficialía Mayor había transgredido la Ley de Adquisiciones al adjudicar directamente la licitación de los zapatos

El GDF se ampara en que dicha normatividad otorga esa facultad a la autoridad cuando se obtienen mejores condiciones de precio y calidad De hecho, ya son varios los casos en que el gobierno local decide comprar sin previa licitación a alguna empresa en particular, al encontrar mejores condiciones Tal fue el caso de las despensas encargadas a la empresa Wal Mart

Para hacer la adjudicación directa a la Canaical, la Oficialía Mayor se amparó en el artículo 54 fracción dos de la Ley de Adquisiciones del Distrito Federal que a la letra dice:

Las dependencias, Organos Desconcentrados y Entidades, bajo su responsabilidad, podrán contratar adquisiciones, arrendamiento y prestación de servicios a través de un procedimiento de invitación a cuando menos tres proveedores por adjudicación directa cuando:

II?Peligre o se altere el orden social, la economía, los servicios públicos, la salubridad, la seguridad o el ambiente de alguna zona o región del Distrito Federal, como consecuencia de desastres producidos, por casos fortuitos o de fuerza mayor, o existan circunstancias que puedan provocar pérdidas o costos adicionales importantes

El enunciado remarcado es el sustento legal en el que se respalda la Oficialía Mayor

Yo no fui, fue

Pese a que en los expedientes aparece -junto con Salvador Abascal, Federico Mora y Jose Luis Moyá– como representante para consultar documentos y coadyuvar en el proceso administrativo, Federico Döring Casar niega tener relación alguna con el Grupo Industrial Pachuca, y menos fungir como representante legal del mismo “Es una mentira falaz, el nombre que aparece en ese documento no es el mío”, sostiene, y alega que el hecho de que aparezca su nombre en el expediente “no tiene ninguna validez jurídica”

–¿Dice entonces que no representa ni jurídica ni políticamente a Grupo Industrial Pachuca?

–No lo represento por varias razones No soy abogado, entonces no podría representar legalmente a alguien como lo que no soy, y en el aspecto político, siempre he dicho que no se honra una estupidez con una respuesta, y esas imputaciones no deben ser honradas con una respuesta

Según Döring Casar, Luis Moya fue quien, sin autorización, utilizó su nombre y el de los otros dos diputados panistas en el acta administrativa contra la Oficialía Mayor

Aun así, el diputado panista sostiene que sí hubo irregularidades en la adjudicación que hizo la Oficialía Mayor a la Canaical

Desde su punto de vista no importa si los zapatos se obtuvieron a menor precio o si son de mejor calidad, lo que importa, dice, es que la Ley de Adquisiciones no contempla en ningún artículo que a través de un convenio suscrito con una Cámara, ésta designe quién es el proveedor al que se le adjudique la venta

“Lo que no está a discusión es que los montos que establece el decreto del presupuesto de egresos en función del artículo correlativo a la Ley de Adquisiciones no dependen de la calidad de los insumos, este es el asunto jurídico”, sostiene

Döring añade que el oficial mayor expuso los mismos fundamentos que la exjefa de Gobierno, Rosario Robles, para no licitar los contratos de publicidad “La Contraloría ya determinó que esos contratos eran ilegales y que había responsabilidad administrativa, y estoy convencido de que la compra de los zapatos fue ilegal”, concluye

Cierto o no, el Grupo Industrial Pachuca acabó vendiéndole los zapatos el año pasado a la delegación Miguel Hidalgo, la cual es gobernada por otro panista, Arne Aus Den Ruthen Hagg, a un precio de 270 pesos, 50 pesos más caros de lo que los consiguió el GDF

Reviven acusaciones

Apenas pasados un par de meses, revivieron las acusaciones contra el oficial mayor, esta vez por supuesto nepotismo en la dependencia a su cargo

Según el diario Crónica, Romero Oropeza tiene 37 familiares consanguíneos y por afinidad en distintos cargos en el gobierno capitalino, en especial en la Oficialía Mayor

El funcionario capitalino, de origen tabasqueño, negó las imputaciones hechas por el diario y responsabilizó a diputados panistas de orquestar una campaña en su contra para desacreditarlo y a los mismos empresarios del Grupo Industrial Pachuca y Vismar, que estaban acostumbrados a hacer jugosos negocios con el dinero de la ciudad “Hacían trampas, se robaban el dinero”, sostuvo en una conferencia de prensa realizada el martes 22 de noviembre

Esos empresarios, insistió, tienen el apoyo de diputados panistas que ofrecen información a medios “poco serios y que no son profesionales” Y a los panistas les advirtió que por el lado de acusar al gobierno por corrupción, “no la van a hacer; entre más se vayan por ahí, más les vamos a dar”

Según información recabada y corroborada con distintas fuentes, fue Luis Moya, el asesor de los diputados panistas involucrados en el asunto del Grupo Industrial Pachuca, quien filtró la información publicada por Crónica

Para despejar cualquier duda sobre el supuesto nepotismo, que es un delito castigado por la ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, el oficial mayor ofreció, incluso, presentar los documentos y a los 37 funcionarios involucrados en el supuesto nepotismo para que se verifique que no son sus parientes

Comentarios