Confirman sentencia de 60 años a Cassez

MÉXICO DF, 10 de febrero (apro).- Los jueces del Séptimo Tribunal Colegiado estimaron que los conceptos de violación de derechos formulados por la defensa de Florence Cassez son “infundados” e “inoperantes”. En  consecuencia, la francesa, quien había solicitado un amparo contra su condena a 60 años de cárcel, permanecerá tras las rejas.
El abogado mexicano de Cassez, Agustín Acosta, se dijo “extremadamente decepcionado” luego de enterarse de la decisión de los jueces. “Aunque confío en el sistema judicial mexicano, no comparto los argumentos del Tribunal, que no examinó de manera seria los agravios a Florence Cassez”, expresó.
“La justicia de la Unión no ampara ni protege a Florence Cassez”, declararon los tres jueces del Séptimo tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito.
En un comunicado difundido el jueves 10, los magistrados Carlos Hugo Luna Ramos y Ricardo Ojeda Bohórquez detallaron los motivos por los cuales negaron la petición de amparo de la ciudadana francesa, condenada a 60 años de prisión por secuestros y portación de armas.
“Este tribunal estimó que es inexacto que Florence Cassez haya sido detenida en forma ilegal (…), en caso de flagrancia, cualquier persona puede detener al indiciado (…), flagrancia que se actualizó en el presente caso”.
En el expediente de amparo, los abogados de la francesa esgrimieron también el argumento de que la recreación televisiva de la detención de Florence Cassez constituía una violación de sus derechos.
“El magistrado del tribunal no tomó en cuenta el contenido de los videos que fueron transmitidos en los programas de televisión de noticias (…)”, contestaron los magistrados del Séptimo Tribunal. “Se estimó que no le causa agravio el que haya salido en las cámaras de televisión”.
El abogado defensor de Cassez declaró a Apro que el hecho de que “la justicia cierre los ojos sobre el montaje significa que le da carta blanca a la policía para seguir haciendo montajes”.
En su respuesta a la petición de amparo de la ciudadana francesa, los jueces dictaminaron también sobre el fondo del caso. Reiteraron que hay pruebas acusatorias contra Cassez:
“Se advierte que las víctimas nunca vieron el rostro de la quejosa (Florence Cassez), pero proporcionaron algunas características que coinciden con las de la peticionaria de garantías, como son la textura y color de la piel de sus manos, el color del cabello, su voz y su acento extranjero”.
Así, los magistrados ratificaron el juicio de apelación de marzo de 2009, al cabo del cual Florence Cassez fue condenada a 60 años de cárcel por el secuestro de tres personas y portación ilegal de armas.
“Este asunto habría podido constituir una jurisprudencia para poner fin a los abusos de la policía”, subrayó Agustín Acosta, quien también denunció las “presiones de las ONG sobre los magistrados”.
Por ello, no descarta presentar una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
“Ahora cuando me preguntan quién es Florence Cassez, contesto: ‘Florence Cassez, soy yo’. Es decir que ella es como todos los mexicanos, quienes podemos padecer los abusos que tuvo que sufrir”, concluyó Acosta aludiendo al escritor francés Gustave Flaubert.
La francesa de 36 años está presa en el penal femenil de Tepepan en la Ciudad de México desde 2005. No ha dejado de clamar su inocencia y solicitó, con el apoyo del presidente francés Nicolas Sarkozy, ser repatriada a su país en virtud de un acuerdo entre ambas naciones.
Las autoridades mexicanas le negaron esta repatriación argumentando que no había garantías de que Cassez cumpliera su condena en Francia.
    Con el fallo del Tribunal Colegiado se agotaron las instancias de la justicia mexicana a las que podía recurrir Cassez para revocar su sentencia.

 

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso