GDF devuelve a su dueño el predio de Regina 97

MÉXICO, D.F. (apro).- Casi cuatro años tuvieron que pasar para que el ingeniero Emiliano Reyes recuperara el predio que le expropió el gobierno capitalino en Regina 97, en el Centro Histórico, el cual albergaba un inmueble histórico del siglo XVIII, demolido en 2007 para reubicar a los vendedores ambulantes.
Fue un atentado contra el patrimonio nacional que, de no haberse restituido, habría colocado en desacato al jefe de gobierno Macelo Ebrard.
Finalmente, el ingeniero Reyes tomó hoy posesión del lugar.
“Que esto quede como antecedente para cualquiera que posee un predio en el territorio mexicano, que ninguna autoridad puede abusar de su mando y menos para destruir monumentos históricos”, dijo el propietario.
La revista Proceso dedicó cinco reportajes sobre Regina 97, que albergaba la Casa de Calderas (números 1624-1628) y, luego de una serie de litigios, fue restituido un por fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
Antes hubo dos órdenes de entrega que no se realizaron, una del 11 y otra del 17 de noviembre de 2010.
“Finalmente, después de casi cuatro años, recibí el inmueble, tomé posesión, me lo entregaron vacío, la pura plancha, y también me amenazaron, no sé su nombre pero era una mujer de la organización de los comerciantes, creo yo de gente de Miguel Ángel Huerta, quien amenazó con volver a entrar al lugar, así que ahora tengo que buscar seguridad privada para que resguarden el lugar.”
Reyes cuenta que ayer todavía había comerciantes en Regina 97, y que al parecer hubo trato entre éstos y el gobierno para que desalojaran.
“Llegué y estaba un representante del Juzgado XIII de Distrito en Materia Administrativa, que me entregó la posesión cuando firmé, sin darme el uso de palabra, aunque lo pedí. Fue muy rápido todo.
“Tuve que medir el predio porque en la parte de atrás está libre y podían haber tomado terreno, y ahora la plancha tiene un armazón que sostiene lámina y acrílico, pero se va a quitar.”
Lo que procede en adelante es presentar papeles de inconformidad para que no retiren el caso del pleno de la SCJN para litigar por el inmueble y pedir que lo restituyan con materiales y características similares al del original, o bien que indemnicen al propietario conforme el avalúo del predio (del cual tiene documentos realizados por especialistas), que asciende a unos 4 millones 953 mil 911 pesos con 92 centavos.
Como se informó en Proceso 1663, desde 2008 se hizo pública la devolución del predio mediante un amparo contra actos del jefe de Gobierno, secretario de Gobierno, secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, y directora general jurídica y de Estudios Legislativos, para “el uso, goce, disfrute y posesión del inmueble expropiado”, pero regresarlo sin el inmueble histórico colocó al gobierno capitalino en una situación difícil.
Como se informó en Proceso 1778, la Casa de Calderas perteneció al acaudalado español Manuel de Calderas, quien vivió ahí con su familia.
La reportera Judith Amador Tello consignó:
“Según la joven historiadora Mónica Verdugo, había registros del lugar en los censos de Cabildo desde 1692, cuando De Calderas reedificó dos casas que adquirió de Phelipe de Santiago.
“Al momento de la demolición, ella realizaba su tesis de maestría sobre
la historia del inmueble, y tras confesar que sintió que le arrancaban las ‘páginas del libro de historia que estudiaba’ –pues un monumento es también un testimonio–, explicó en diciembre de 2007 que la casona formó parte también del antiguo Convento de los Padres Camilos, llegados a la
Nueva España hacia 1755.
“El ingeniero Reyes Martínez tenía un proyecto de restauración para el edificio construido en el siglo XVIII, y aunque no lo había presentado formalmente ante las autoridades correspondientes, recibía ya asesoría tanto de especialistas del INAH como del arquitecto Javier Villalobos, entonces presidente del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS, por sus siglas en inglés) México.”

Comentarios

Load More