María Espinoza despide a su entrenador y se suma a Federación de Taekwondo

MÉXICO, D.F. (apro).- El entrenador de origen cubano, Pedro Gato, confirmó que desde ayer dejó de ser el instructor de la doble medallista olímpica, María Espinoza, luego de que la atleta, de forma unilateral, pactó con el presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo que regresaría a entrenar con la selección nacional.

En conferencia, Gato aseguró que esta situación atenta contra su dignidad. Precisó que Espinoza no le preguntó su opinión antes de negociar con el presidente de la Federación, Juan Manuel López Delgado, que él pasaría a ser uno más de los entrenadores con los que la taekwondista trabajaría en su proyecto rumbo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

“Cuando María me avisó de esa decisión, decidí no aceptarla por dos razones técnicas y, lo más importante, por respeto a mi persona, dignidad y trabajo. Yo nunca me he faltado al respeto, no puedo permitir que nadie me falte al respeto. Mi dignidad va por delante de todo. Tengo que ser congruente y respetar mis ideales y valores”, dijo.

Y es que, según el dicho del entrenador, la propuesta que le hizo la atleta –y no formalmente López Delgado– es que él sólo se encargaría de “pulir” ciertos detalles, lo cual no es posible pues el estilo de trabajar en la selección nacional, encabezada por el coreano Young In Bang, es completamente diferente al suyo.

En mayo de 2011, María Espinoza renunció a la selección nacional y pidió al entonces director de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), Bernardo de la Garza, que la apoyara para entrenar por separado y con la ayuda de Pedro Gato.

Bajo ese esquema, la atleta obtuvo una medalla de bronce en Londres 2012, su segunda presea olímpica. El oro que obtuvo en Beijing 2008 fue gracias al equipo que la ayudó que estaba compuesto por José Luis Onofre y Pedro Gato como entrenadores.

A partir del presente ciclo olímpico, Espinoza se reintegró a la selección nacional y comenzó a entrenar con el femenil que dirigió Gato hasta que la atleta se rehusó a viajar a Canadá para participar en un torneo en mayo de 2013 en solidaridad con su entrenador porque la Federación no le tramitó a tiempo su visa.

Después de que en el Mundial de Puebla (julio-agosto 2013) María Espinoza fue eliminada en su primer combate ante una rival de poca calidad, López Delgado intentó por todos los medios destituir a Gato, pero no lo consiguió debido a que Briseida Acosta sí obtuvo una medalla de plata y, con ello se cumplió en 50% el objetivo que se había trazado el entrenador.

A partir de entonces, Espinoza volvió a separarse de la selección, sin el respaldo de la Conade. Durante todos estos meses, a la atleta se le dificultó conseguir con quién entrenar y también sparrings puesto que López Delgado amenazaba con desafiliar de la federación a todos aquellos atletas que la ayudaran.

De forma sorpresiva, el viernes pasado Espinoza informó a Gato de la decisión que tomó junto con el presidente de la Federación y comenzó la separación.

“Me tomó por sorpresa la decisión de María, pero respeto su decisión. Así como ella en 2011 le pidió a Bernardo de la Garza que yo fuera su entrenador, que yo la guiara a Londres; hoy ella determinó esto. Desde entonces hasta ahora, ella siempre fue fiel a nuestro proyecto. Me respetó y trabajamos de la mano. Tuvimos resultados satisfactorios para México, para ella y para mí”, dijo.

El entrenador agradeció a Espinoza la oportunidad que le dio de trabajar con ella. Dijo que su talento le alcanzará para llegar a Río de Janeiro en busca de la tercera medalla olímpica y que en México hay muchos entrenadores igual de talentosos que la ayudarán a conseguir ese objetivo.

En conferencia de prensa, Pedro Gato fue cuestionado sobre si la influencia de la también taekwondista Janeth Alegría contribuyó en la decisión que tomó Espinoza, pues es sabido que ambas deportistas tienen una relación muy estrecha.

El cubano no quiso hacer señalamientos en ese sentido, pero insistió en que María no se separó de él porque no tuviera buenos resultados ni porque haya fallado como entrenador.

“Me queda claro que esto no es por un factor de rendimiento, sino por algo externo. Los proyectos y las personas cambian y ese es su derecho y el mío es respetar mis ideales y dignidad”, zanjó.

Hasta ahora, Pedo Gato cobraba una beca en el fideicomiso CIMA. Sin embargo, anunció que ayer mismo se presentó en la Conade para avisar de la separación de la atleta.

Por su parte, María Espinoza señaló que “las presiones” administrativas fueron las que la orillaron a tomar la decisión y que no es que ella haya dejado al garete a su entrenador, sino que simplemente él no se quiso integrar al nuevo proyecto.

La medallista olímpica precisó que ya estaba cansada de tener que cumplir con trámites administrativos –comprobación de gastos, trámite de viáticos, etcétera– y que ahora su único trabajo será ser atleta.

Su objetivo, aclaró, es ganar otra medalla en Río de Janeiro para lo cual ya hizo una tregua con el presidente de la Federación para que éste le allane el camino.

Espinoza viajó este martes rumbo a Holanda para participar en el primer torneo, que otorga puntos para el ranking mundial y, por ende, para obtener el boleto a Juegos Olímpicos. Será la primera vez en casi tres años que no será coucheada por Pedro Gato.

 

Comentarios

Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras y Literatura Hispánica en la UNAM. Fue reportera de información general en los noticieros Monitor de InfoRed. Desde 2000 ha sido reportera y conductora de deportes en distintos medios radiofónicos y televisivos. Estudió la Maestría en Periodismo y Asuntos Públicos en el CIDE.

Load More