Se propone Solalinde como mediador entre el gobierno y Sección 22

El sacerdote Alejandro Solalinde. Foto: Octavio Gómez El sacerdote Alejandro Solalinde. Foto: Octavio Gómez

OAXACA, Oax. (apro).- El sacerdote Alejandro Solalinde se pronunció por la conformación de una comisión de intermediación entre la Sección 22 y los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Gabino Cué, con el fin de que no gane la aplicación de la fuerza pública, pues “Oaxaca no merece más violencia”.

Luego de lamentar que Gabino Cué se haya aliado con el gobierno de Peña Nieto para militarizar la entidad, en lugar de optar por el diálogo, Solalinde se propuso como mediador, debido a que “estoy seguro de que es el momento de evitar que se busque la violencia, pues el estado de Oaxaca no merece más violencia”.

“Es lamentable que una persona como Gabino, que fue apoyado por las organizaciones y la Sección 22, de repente, en lugar del diálogo, tenga una coalición con la Federación para agravar la situación que de por sí tenemos en el estado. Entonces, es lamentable que haya ponderado la fuerza en lugar del diálogo”, agregó.

Luego consideró que cuando hay miedo se recurre a la fuerza pública, sin embargo, “se tiene que dialogar porque de ninguna manera se justifica el que se haya aliado a la Federación, cuando la Federación lo único que tiene para dar es la fuerza, pues el diálogo no lo ha tenido”.

El fundador del albergue de migrantes “Hermanos en el Camino” descartó una revuelta o la insurrección en la entidad, sin embargo, se percibe una “suma de los hartazgos y, cuando no queda otro camino, se llega a eso”.

Solalinde aclaró que “tengo derecho a luchar por Oaxaca porque tengo ya 33 años viviendo aquí, amo al estado y no estoy de acuerdo que se agrave más la situación en la entidad”.

“Y si es necesaria una intermediación de personas con autoridad moral, un colegio o comisión de mediación, lo haremos, yo ofrezco a la sección 22 y al gobierno mi mediación para que no gane la fuerza”, finalizó.

A petición de Cué Monteagudo, el gobierno federal envió 7 mil efectivos al estado de Oaxaca para “contener” los disturbios del magisterio tras la recuperación gubernamental de la rectoría del Instituto Estatal de Educación Pública (IEEPO), y ahora los uniformados se han “atrincherado” en los espacios educativos con el pretexto de la “remodelación” de las escuelas.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso