Denuncia Amnistía impunidad a cinco años de la masacre de San Fernando

MÉXICO, D.F. (apro).- La falta de investigación sobre la matanza de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, hace cinco años, “da luz verde a grupos criminales que aterrorizan y asesinan a quienes cruzan el país en busca de seguridad y una mejor vida”, advirtió Amnistía Internacional (AI).

Amnistía recordó que el 22 de agosto de 2010 cerca de 58 hombres y 14 mujeres de Centro y Sudamérica fueron asesinados en un rancho en San Fernando.

Desde entonces, señaló, las autoridades han arrestado a algunos individuos, pero no han publicado información sobre si alguien ha sido sentenciado.

Por eso está latente la sospecha, abundó, de que los responsables son miembros de bandas criminales y que muchos de ellos trabajaban en colusión con agentes de seguridad locales.

Luego insistió en que las investigaciones sobre la masacre han sido insuficientes y denunció que las autoridades locales y federales no han coordinado esfuerzos o informado de progresos a los familiares de las víctimas.

También lamentó las demoras extremas en la identificación de las víctimas y denunció que algunos de los restos fueron enviados a los familiares equivocados.

Asimismo, acusó que las autoridades también han fallado en proveer a las familias de las víctimas de protección ante las amenazas que muchos han recibido por reclamar justicia.

Amnistía Internacional puntualizó que, desde la masacre de San Fernando, cientos de otros hombres, mujeres y niños que intentaban llegar a Estados Unidos vía México han sido hostigados, desaparecidos, secuestrados, violados, forzados a ejercer trabajo sexual o masacrados.

Por último, destacó que, en 2011, autoridades mexicanas descubrieron 193 cuerpos en 47 fosas comunes en San Fernando y, en 2012, los torsos de 49 personas fueron encontrados en Cadereyta, Nuevo León, hechos que aún no han sido efectivamente esclarecidos.

Comentarios