Juez halla culpables a cuatro menores que torturaron y mataron a niño de seis años en Chihuahua

Cristopher Márquez Mora, de seis años de edad. Foto: Especial Cristopher Márquez Mora, de seis años de edad. Foto: Especial

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Francisco de León Merino, juez especializado en adolescentes, encontró culpables a cuatro de los cinco adolescentes acusados del asesinato de Cristopher Márquez Mora, de seis años de edad, ocurrido en mayo de 2015.

Luego de una audiencia de juicio abreviado que se extendió ayer por 17 horas y se celebró a puerta cerrada en la sala número 17 de Juicios Orales, localizada dentro de las instalaciones del Centro de Rehabilitación Social (Cereso) número 1 en Aquiles Serdán, el juez dictó sentencia de nueve años y seis meses de prisión para Jesús David, de 15 años.

A los otros menores, Irving, de 12 años; Alma Leticia, de 13, y Valeria Janeth, de 12, se les aplicó una pena de tres años y seis meses de libertad asistida. Los tres permanecerán a disposición del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

El quinto adolescente involucrado en los hechos: Jorge Eduardo, de 15 años de edad, fue declarado inimputable.

Los cuatro acusados deberán pagar 336 mil 634 por reparación del daño a Tania Concepción Mora Alvarado, la madre de Cristopher Márquez Mora, asesinado en mayo pasado en el fraccionamiento Laderas de San Guillermo, municipio de Aquiles Serdán, Chihuahua, luego de que los victimarios supuestamente lo invitaron a jugar al secuestro.

Christopher fue atado de pies y manos, golpeado con piedras y un palo espinoso, y luego estrangulado. Cuando los adolescentes creyeron muerto al pequeño, cavaron un hoyo para enterrarlo boca abajo y posteriormente una de las jóvenes lo apuñaló por la espalda.

Para ocultarlo, sepultaron completamente el cuerpo, taparon el lugar con maleza y colocaron un animal muerto sobre la superficie para no llamar la atención.

El juicio contra Jorge Eduardo

Cuando Jorge Eduardo fue declarado inimputable, el 25 de noviembre pasado, se abrió un juicio especial porque los especialistas le encontraron un retraso mental moderado y una edad mental de entre cinco y ocho años.

De acuerdo con la especialista en neruopediatría Jazmín Ivette Olivas Padilla, ese retraso mental moderado le impide captar la realidad y los actos o consecuencias de ésta.

El adolescente de 1.43 metros presenta ansiedad, obedece órdenes, no conoce los colores, tiene el juicio alterado por probable discapacidad intelectual. El diagnóstico fue retraso mental moderado y deterioro del comportamiento de grado no especificado.

El 6 de noviembre pasado se dio a conocer a la unidad de ejecución de penas especializada en adolescentes infractores que la psicóloga Norma Olivia Orozco, adscrita al Centro de Reinserción Social estatal número 1, y la neuróloga Jazmín Ivett Olivas, realizaron los exámenes correspondientes a Jorge Eduardo, así como el estudio paidopsiquiátrico.

En ese informe indican que el adolescente presenta características especiales que hicieron difícil su valoración, debido a su nivel de comprensión y discernimiento, ya que sólo responde con monosílabos.

Este viernes se realizará otra audiencia en la que el juez del Tribunal Especializado en Menores Infractores determinará otras medidas cautelares para cerrar finalmente el caso.

La penalidad máxima, de acuerdo con lo que establece el artículo 102 de la Ley de Justicia para Adolescentes Infractores del Estado de Chihuahua, dentro del capítulo “Medidas Sancionadoras Privativas de Libertad”, señala hasta 15 años de cárcel cuando tengan entre 16 cumplidos y menos de dieciocho. Los asesinos de Christopher eran menores de 15 años.

Comentarios

Load More