Y en Cuernavaca se manifiestan contra ‘violencia machista’

CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- En Cuernavaca, la movilización contra las violencias machistas #VivasNosQueremos se convirtió en un foro para denunciar la “normalización del acoso sexual contra las mujeres”, además de un deslinde y condena a los partidos políticos y gobiernos que quisieron “colgarse” de la protesta.

Con una concentración en la calle Guerrero, en pleno centro de la capital del estado, la presentación de un performance para denunciar los feminicidios y la instalación de mamparas para colocar las denuncias de acoso y abuso sexual, un grupo de mujeres integrantes de organizaciones defensoras de los derechos humanos y feministas, se unieron a la marcha nacional contra las violencias machistas.

Luego de que Graco Ramírez decidiera publicar en sus redes sociales un video para “colgarse” de la manifestación, las participantes se deslindaron de partidos políticos en general y de los gobiernos a quienes exigieron que lleven a cabo las acciones e iniciativas necesarias para erradicar la violencia. Condenaron a los gobiernos que en lugar de asumir su responsabilidad, “como el de Graco”, intenten utilizar iniciativas ciudadanas “legítimas”. A los medios de comunicación pidieron acabar con el sexismo a la hora de reportar las noticias.

“Esta tarde ha salido a las calles del país una gran marea morada, estamos hartas de que en este país no podamos caminar sin que nos sintamos agredidas. Estamos hartas de cuidar nuestra vestimenta para evitar que nos agredan, que abusen de nosotras, nos acosen o nos violen”, dijo al micrófono una de las participantes.

“Estamos hartas de que la educación de los niños y las niñas recaiga en nosotras. Estamos hartas de que el trabajo doméstico no sea reconocido por no ser remunerado, y que sea tarea exclusiva de las mujeres. La violencia machista no tiene límites y está en ascenso. Todos los días se muestran en las redes sociales denuncias de acoso sexual en las calles, sin contar las que no llegan a ser denunciadas en estos medios, pues la sociedad ha normalizado el acoso sexual contra las mujeres”, reprochó otra.

De acuerdo con las participantes, en Morelos nueve de cada 10 mujeres han sido víctimas de las violencias machistas en las calles, escuelas y domicilios. Y no sólo las mayores, la mayoría de estas mujeres han sido acosadas y violentadas desde los 9 años, y algunas antes de esa edad.

Denunciaron que Graco debería estar poniendo en prácticas políticas, programas y acciones para evitar que esta violencia continúe, porque desde que inició su administración, el 1º de octubre de 2012, se han cometido 185 feminicidios, explicó Xóchitl Guzmán, una de las organizadoras.

Sin embargo, desde el año 2000 el número de feminicidios ya rebasa los 600 casos, mismos que han sido documentados por organizaciones civiles en la entidad. Esto dio pie a que el 10 de agosto pasado, el gobierno federal decidió declarar Alerta de Violencia de Género en ocho municipios de Morelos, sin embargo, ni el gobierno estatal ni los municipios han implementado acciones, programas y políticas públicas que reduzcan la violencia contra las mujeres.

Comentarios