Cliente de Mossack Fonseca, premiado por Peña Nieto

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El 2 de octubre del año pasado en Puerto Vallarta, Jalisco, el Grupo Collado recibió del presidente Enrique Peña Nieto el Premio Nacional de Exportación, junto a otras compañías del sector acerero.

A decir del mandatario, ese reconocimiento significa que dichas empresas “proyectan lo mejor de México”. Los aplausos fueron tibios cuando el director general de Collado, Bernardo Vogel Fernández de Castro, recibió el galardón ante la cúpula empresarial, el gabinete presidencial y el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval.

El Grupo Collado, presidido por el padre de Bernardo Vogel, Guillermo Francisco Vogel Hinojosa, se encuentra bien posicionado en la industria offshore a través de la firma panameña Mossack Fonseca.

Así lo revelan algunos de los 11.5 millones de documentos de la firma panameña, difundidos el pasado 3 de abril. La información masiva fue entregada al periódico alemán Süddeutsche Zeitung (https://www.sueddeutsche.de/) y al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés, https://www.icij.org/), además de otros 109 medios en el mundo, entre ellos Proceso.

Dedicado a la compra, venta, transformación, maquila y distribución de productos de acero, Collado es cliente del despacho centroamericano desde 2012. Llegó ahí a través de la firma Doporto & Asociados.

Como informó este semanario en el reportaje “Mediante ‘offshore’ jugaron con la salud de los mexicanos”, en diciembre de 2012 Doporto & Abogados facilitó un préstamo por 4 millones 600 mil dólares a The Dutch Latem Royalty Company B. V., una empresa incorporada en Holanda por Infintax (Proceso 2058).

El préstamo provenía de la empresa Leyco Industries Corp., domiciliada en las Islas Vírgenes Británicas. Ésta recibió fondos de un fideicomiso de Nueva Zelanda y dos empresas domiciliadas en Singapur, detrás de los cuales se encontraban Guillermo Francisco Vogel Hinojosa, Guillermo Waisburd Kretinger y Ángel Servando Sosa Hurtado, tres directivos de alto nivel del Grupo Collado.

Pasaron dos años para que los ejecutivos solicitaran de nuevo los servicios de Mossack Fonseca. A finales de 2014 le pidieron al despacho Doporto & Asociados crear otras cuatro estructuras offshore en Panamá. Doporto & Asociados apresuró a Mossack Fonseca a crear estas estructuras y recordó que dos de esos clientes ya estaban registrados con la empresa centroamericana. No se estableció para qué se usarían esos nuevos esquemas, sólo están los nombres de los dueños y las empresas de cada estructura.

La primera es Acadius Holding Structure, cuyo beneficiario es Ángel Servando Sosa Hurtado, quien además de participar en el Grupo Collado es directivo de Octapharma y participa en la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica. En esa estructura, una empresa de nombre White Dime Holding Ltd. con sede en Malta, posee todas las acciones de Pertama Development S. A., establecida en Panamá.

Otro directivo de la acerera que está involucrado en la industria farmacéutica es Guillermo Waisburd Kretinger. Según el servicio informativo Reuters, el empresario tiene más de 30 años de experiencia en la formación, adquisición y fusión de grandes empresas. Por ejemplo, fue partícipe en la adquisición de Pfizer por parte de la trasnacional Johnson & Johnson en 2006.

En el segundo caso, Waisburd Kretinger encabeza Galoubet Holding Structure, cuya finalidad fue crear en Panamá una empresa llamada Retco Assets Inc., en la que Crystal Edge Ltd., también de Malta, tiene la totalidad de las acciones.

La tercera estructura constituida fue Cohete Holding Structure, que dio como resultado la apertura de la empresa Sandycombe Holdings Inc., en Panamá. La accionaria única de Sandycombe es otra compañía de Malta llamada Royal Ex Ltd.

Detrás de ese esquema se encuentra Mita Aparicio Castiglioni Grasso, quien forma parte del consejo de administración del Grupo Collado y anteriormente pertenecía a la compañía Ferrioni, dedicada a la fabricación y comercialización de prendas de vestir para toda la familia.

Y la cereza del pastel es Guillermo Vogel Hinojosa, que aparece en la estructura Conquestor Holding. Ésta se utilizó para crear la empresa Bordage Commercial Inc. en Panamá, cuyas acciones están en poder de Millertown Ltd., otra offshore maltesa.

Vogel Hinojosa es presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) y pertenece a diferentes consejos de administración que van desde Grupo Alfa hasta HSBC México.

Es también vicepresidente de Tenaris-Tubos de Acero de México, S. A., que de acuerdo con la revista Forbes lo posicionó como uno de los principales beneficiarios de la reforma energética, vigente desde principios de 2014.

Calificación a la baja

La carta fuerte de Guillermo Francisco Vogel es el Grupo Collado, que opera a través de sus subsidiarias: Inmobiliaria Grupo Collado, Fondo Inmobiliario San Nicolás y Madisa Cancún, dedicadas al arrendamiento de inmuebles; Aceros Guanajuato; y Fletes Transco, que distribuye y entrega los productos que comercializa del grupo.

Además, cuenta con Collado Industries, un centro de servicio y procesamientos de placa de acero; Grupo Servicon, dedicada a la manufactura y techado de naves industriales, así como la construcción de obras públicas y privadas; mientras que Fabservmex presta servicios administrativos al Grupo Collado. Sin embargo, 99.99% de las acciones de esta empresa es de Coryer, perteneciente al mismo grupo, de acuerdo con el último reporte trimestral de 2015 entregado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Una subsidiaria singular del Grupo Collado es Quell & Well, establecida en Panamá, donde creó otra empresa offshore. Según reportó a la BMV, el único activo de esa compañía es la inversión en acciones de Aceros Guanajuato.

Vogel participa asimismo en la empresa Estilo y Vanidad, presidida por Guillermo Waisburd y donde se fabrican y comercializan la pomada de La Campana, el champú Vanart y la crema humectante Therapy, entre otros conocidos productos.

Para redondear, Vogel Hinojosa es presidente de Exportaciones IM Promoción, que de acuerdo al Sistema de Información Empresarial Mexicano se dedica al comercio al por menor de artículos de papelería.

En los archivos de Mossack Fonseca, el presidente de Canacero aparece en otra estructura global llamada Saraito. Es uno de los poseedores de ese esquema junto con Luis Doporto Alejandre y el español Silver Dueñas. Ellos crearon tres fidecomisos y cinco compañías, pero todas derivan en Tempest Point Holding Ltd., también con sede en Malta, de las cual surgen Saraito Americas Holding ETVE, Saraito España SL, Saraito Rumania SRL y Saraito Trademarks Ltd., en Malta.

La habilidad empresarial del presidente de la Canacero le alcanza para hacer negocios con el gobierno. Según el Portal de Obligaciones de Transparencia, el Grupo Collado obtuvo una franquicia de Pemex Refinación que tiene vigencia hasta el 21 de diciembre de 2025. Además ha sido abastecedor de estructuras de acero de la Secretaría de la Defensa Nacional en el gobierno de Peña Nieto.

Pese a la habilidad de Guillermo Vogel para hacer negocios, el Grupo Collado ha sido golpeado por la volatilidad de los precios del acero, que en el primer trimestre del año se recuperó 7.9% pero al cierre de 2015 acumuló una caída de 32.4%; además fue afectado por el recorte del gasto en infraestructura del gobierno federal.

Las ventas netas acumuladas de la compañía al cierre de marzo del 2016 ascendieron a mil 405.7 millones de pesos, es decir, cayeron 1.1% respecto de los primeros tres meses de 2015.

Las calificaciones crediticias de Collado han ido bajando, ya que en 2008 la calificadora Fitch Ratings le dio una nota “A con perspectiva estable”, es decir que era capaz de pagar sus obligaciones pese al entorno del precio del acero; pero el año pasado le asignó “CCC con perspectiva negativa”, lo que significa que la empresa difícilmente cumplirá con sus obligaciones en un contexto desfavorable.

Vogel Hinojosa se reunió el pasado 17 de abril con autoridades del Servicio de Administración Tributaria. Según el comunicado de la Canacero, no platicaron sobre su relación con Mossack Fonseca, sino de fijar reglas claras en el comercio exterior.

Vogel Hinojosa, Castiglioni, Sosa Hurtado y Waisburd fueron requeridos por este semanario para entrevistarlos pero al cierre de la edición no se habían reportado.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios