“Arderán en el infierno”, advierten católicos tras aval a bodas gay en Campeche

Una mujer celebra la decisión en Campeche. Foto: Especial Una mujer celebra la decisión en Campeche. Foto: Especial

CAMPECHE, Cam. (apro).- Entre protestas de un grupo de católicos y sólo con un voto contra, el de una diputada de Morena, el Congreso local aprobó hoy la iniciativa del gobernador Alejandro Moreno Cárdenas para permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo.

También se aprobó la prohibición al matrimonio a menores de edad.

Si bien la iniciativa para dar luz verde a la legalización de las uniones entre personas del mismo sexo se la atribuyó el mandatario, en realidad la misma responde a un mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que, en agosto pasado, declaró inconstitucional la ley de sociedades de convivencia que aprobó la pasada legislatura, y también ordenó armonizar la legislación local con la federal en esa materia.

Dicha ley, además de que impedía a este tipo de parejas adoptar hijos, sólo les permitía legalizar sus uniones, que no eran reconocidas como matrimonios sino como asociaciones, ante el Registro Público de la Propiedad y el Comercio.

Hasta ahora sólo una pareja de mujeres ha logrado casarse ante el Registro Civil en la entidad. Ellas contrajeron matrimonio en 2014 gracias a un amparo que les concedió la justicia federal.

A la sesión de hoy, en la que se aprobó el dictamen correspondiente a la cuestionada ley, acudieron representantes de la diversidad sexual a defender la iniciativa como feligreses católicos que se oponen a la nueva ley para tratar de impedir que ésta fuera aprobada.

Un grupo de los aproximadamente 150 católicos que protestaron a las puertas del Congreso ingresó al recinto legislativo durante la lectura de la iniciativa y, al momento de ser aprobada, interrumpieron la sesión para ser escuchados y reclamar que se no se tomó en cuenta la ‘contra iniciativa’ que presentaron ayer.

No obstante el presidente en turno, el panista Eliseo Fernández Montúfar, les dijo que serían atendidos por una comisión de legisladores al término de la sesión.

En ese marco, y con el voto el contra de la diputada calkiniense Adriana Avilés, del partido Morena, se aprobó la nueva ley.

Inconformes, los católicos esperaron a los legisladores a la salida del Congreso para acusarlos, uno a uno, de “vendidos” y “corruptos”, y advertirles que “se quemarán en el infierno”.

“¡Se vendieron panistas! ¡¿Por cuánto vendieron su voto?!!”, les gritaban a la cara.

El enojo aumentó cuando, en actitud retadora, Alejandra Ruiz, transexual proclamada líder de la comunidad lésbico gay, se retiró del recinto ondeando por toda la escalinata y frente a los manifestantes una bandera arco iris con la que después se envolvió.

La peor parte la llevaron después la priista Laura Baqueiro, prima política de Moreno Cárdenas y presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales y Gobernación, a quien los manifestantes le cerraron el paso, y el panista Fernández Montúfar.

Este último fue rodeado por los enojados manifestantes. El panista trató durante 20 minutos de explicarles que esa ley se aprobó por un mandato de la SCJN, pero los católicos no entendieron razones. El legislador se abrió paso y se retiró entre mentadas de madre.

Minutos después, salieron los representantes que habían sido atendidos por la comisión legislativa. Al no haber encontrado respuesta favorable, acordaron organizar una “mega, pero mega, mega marcha” de protesta para revertir la ley.

Comentarios

Load More