PRD también ganó Oaxaca y Tlaxcala pero el PRI se las quiere quitar “a la mala”: Basave

El presidente nacional del PRD, Agustín Basave. Foto: Yahir Ceballos El presidente nacional del PRD, Agustín Basave. Foto: Yahir Ceballos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El saldo de la elección del pasado domingo 5, en la que el PRD no obtuvo triunfos por sí solo, sino en alianza con Acción Nacional (PAN), “es positivo para un partido que hace siete meses estaba atravesando la peor crisis de su historia”, aseguró el presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática, Agustín Basave.

Se trató de un proceso “de luces y sombras” para el partido, por lo que deberán evaluarse los aciertos y errores para “corregir lo que haya que corregir y enmendar los errores que cometimos”, dijo.

Según Basave, además de Veracruz, Quintana Roo y Durango, también ganaron Oaxaca y Tlaxcala, pero el PRI se las quiere quitar “a la mala”, por lo que impugnarán la elección en esas entidades

Sobre la derrota del PRD en la Ciudad de México, insistió que “ya sumando” los resultados de los diputados constituyentes que eligió la ciudadanía el domingo y los pactados con el gobierno federal y local, “hay un empate técnico” con Morena.

“Morena no es como se decía, que se iba a convertir en un partido hegemónico en la Ciudad de México. No fue así, de manera que yo creo que en general el PRD, para las circunstancias en las que estaba hace siete meses, rinde buenas cuentas”, indicó.

No obstante, agregó, debe seguir “el renacimiento del PRD”, pero por lo pronto están contentos por los tres triunfos aliancistas.

Y minimizó el pasado priista de los candidatos que ganaron las gubernaturas al ser postulados por la alianza PAN-PRD, pues Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, subrayó, también lo fueron.

En las elecciones intermedias de 2015 el PRD tocó fondo, luego de la debacle electoral que inició en 2007, cuando aprobaron aliarse con priistas y panistas. Después sólo lo hicieron con estos últimos.

La consecuencia del declive en las preferencias electorales el año pasado, principalmente en la Ciudad de México, orillaron a Carlos Navarrete a renunciar a la presidencia del partido a sólo diez meses después de haber asumido el cargo, derivado de una elección interna que por primera vez organizó el Instituto Nacional Electoral (INE) en 2014 y costó 108 millones de pesos.

En su mensaje de despedida en el Consejo Nacional del año pasado, Navarrete reconoció que la renuncia de Andrés Manuel para formar Morena “fue el inicio de acontecimientos adversos que cimbraron al PRD en los últimos tres años”. Según dijo, “el largo proceso de unidad fue roto y la creación de un nuevo partido tuvo como principal objetivo debilitar al PRD. Nunca en 26 años habíamos vivido una situación semejante”.

Añadió: “Las relaciones políticas entre el PRD, Morena y MC se han ido deteriorando en los últimos tres años. Da la impresión de que el objetivo principal de estos dos partidos es el exterminio del PRD, pues no sólo han cerrado hasta ahora cualquier posibilidad de alianza electoral, sino que escalan las diferencias y la confrontación hasta niveles que alcanzan la descalificación política”.

En aquella ocasión, Navarrete destacó que e PRD estaba terminando una etapa de vida. Hoy, Basave asegura que la crisis ha sido superada con el triunfo aliancista en tres estados.

Comentarios

Load More