Más narcoviolencia en Guerrero: 9 ejecutados en Iguala, Acapulco y Chilpancingo

Los cuatro ejecutados en Iguala. Foto: Especial Los cuatro ejecutados en Iguala. Foto: Especial

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Al menos nueve personas fueron ejecutadas en las últimas horas en la entidad, dos de ellas en Acapulco, cinco en Iguala y dos en la carretera federal que conecta Chilpancingo y el municipio de Tixtla.

En la primera ciudad, esta madrugada se reportó el hallazgo de dos cadáveres desmembrados en distintos puntos, en tanto que una pareja de jóvenes ejecutados se encontró en las inmediaciones de un basurero que se ubica sobre la vía señalada.

Por otra parte, alrededor de las 22 horas de ayer fue localizado en Iguala el cadáver de una mujer a la entrada de un auto lavado (Los Peques) que ha sido blanco de constantes ataques y en cuyo interior se han registrado ya varios asesinatos.

El negocio es propiedad de los hermanos Benítez Palacios: Víctor El Oso; Mateo El Gordo; Salvador El Chava; Orbelín, Osiel y Reynaldo, integrantes de un brazo armado denominado Los Tilos o Los Peques, al servicio del grupo delictivo Guerreros Unidos.

También se reportó el hallazgo de cuatro personas (tres hombres y una mujer) ejecutadas en las inmediaciones de la carretera que conecta la ciudad de Iguala y el municipio de Taxco de Alarcón, donde los sicarios dejaron una manta con el siguiente mensaje:

“La plaza ya tiene dueño así que salgan a pelear putos. Se le pide al gobierno que no se meta en esta guerra que es de nosotros como también a la ciudad de Iguala se le pide una disculpa. No inocentes, esto va para toda la basura que le hagan daño a la población. Atte. La Gente Nueva”.

Previo a los hechos violentos, el alcalde priista de Iguala, Esteban Albarrán Mendoza, había anunciado un virtual toque de queda bajo el argumento de que los policías federales que asumieron la seguridad en la ciudad se retiraron para realizar labores operativas contra el magisterio disidente en el estado de Oaxaca.

Por ello, exhortó a la ciudadanía a no salir de sus casas durante la noche y no transitar por lugares solitarios para evitar ser víctimas de la delincuencia, que a sangre y fuego se disputa esa importante plaza de la zona Norte de la entidad.

Fuentes oficiales consultadas por Apro informaron que este hecho violento está relacionado con la pugna entre integrantes de Guerreros Unidos que buscan controlar la estructura criminal en Iguala, no obstante que la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa exhibió los nexos de autoridades de los tres niveles y el Ejército con el narco.

Las mismas fuentes refirieron que la confrontación es entre Los Tilos o Los Peques y la facción denominada Gente Nueva que presuntamente dirige el excomandante de la Policía Ministerial estatal Humberto Velázquez Delgado, El Guacho.

El pasado martes 21 fue ejecutado Julio Velázquez Delgado, hermano de El Guacho y de Ulises Velázquez, actual subdirector de la Policía auxiliar en el municipio de Iguala, que administra el alcalde priista Esteban Albarrán.

Y hace tres meses (en marzo) fueron colocadas varias narcomantas donde se acusaba a los hermanos Humberto y Julio Velázquez Delgado de tener nexos con el narcotráfico.

Desde octubre de 2014, Proceso dio a conocer que las autoridades federales habían señalado a los hermanos Benítez Palacios, integrantes de la banda de Los Peques, como responsables de la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Los informes oficiales consultados en ese entonces por el semanario indican que tras la cacería de normalistas, este grupo de sicarios salió de Iguala con el apoyo de autoridades de los tres niveles del gobierno y el Ejército, y se refugiaron en la comunidad de Carrizalillo, municipio de Eduardo Neri, donde se encuentra asentada la minera canadiense Gold Corp.

Hasta el momento el gobierno federal solo ha detenido a dos integrantes de esa banda, Osiel y Reynaldo Benítez Palacios. El resto de los hermanos siguen libres y mantienen una brutal confrontación con otras células delictivas por el control de la plaza.

Las autoridades guerrerenses han hecho mutis ante la ola de violencia desatada en las últimas horas en las principales ciudades de la entidad.

Incluso ayer el gobernador Héctor Astudillo festinó el hecho de que Guerrero pasó del primero al segundo lugar en incidencia delictiva a nivel nacional.

Y consideró que el tema de la narcoviolencia en el estado “es circunstancial”, debido a que los hechos delictivos hacen “mucho ruido” si ocurren en el puerto de Acapulco, mientras en otras partes de la entidad los crímenes no son visibilizados.

Comentarios

Load More