Y maestros afirman que su movimiento también ha tenido grandes pérdidas

Integrantes de la CNTE protestan en el Zócalo. Foto: Benjamín Flores Integrantes de la CNTE protestan en el Zócalo. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) aseguró que las quejas de los dueños de negocios han sido exageradas y hasta injustas en contra del magisterio, ya que se trata de un conflicto que el grupo disidente no generó. Además, señaló que su movimiento también ha tenido pérdidas considerables.

El ex titular de la Sección 9 de la Ciudad de México, Francisco Bravo, pidió a los empresarios que reconsideren sus señalamientos, ya que “existen muchísimas consecuencias que tenemos los maestros y, cuando los empresarios se quejan, tienen que ver cómo se originó el conflicto y los costos que hemos tenido”.

Bravo dijo: “Le contestamos a los empresarios que esto es un conflicto que no generamos nosotros, es algo que se viene arrastrando desde hace meses e incluso poco antes de empezar el paro indefinido de labores. Le contestamos a los empresarios que los costos que hoy tenemos nosotros son altísimos y hago un resumen: 14 compañeros muertos y todavía tenemos decenas de heridos por el enfrentamiento en Nochixtlán; tenemos a tres mil 300 maestros despedidos, decenas de compañeros presos políticos, miles de procesos de despido”.

Además, dijo que no se les puede culpar de todos los problemas que aquejan al país.

“Ahora nos culpan hasta por la crisis, nos quieren hacer sentir que si sube el dólar es por nuestra culpa. Creo que es una exageración y una desproporción manejar que los problemas económicos son por parte del magisterio. El culpable de toda esta situación es el Gobierno y sigue tratando de administrar el conflicto, llevamos siete mesas en Gobernación y no hemos podido tratar el tema sustancial, no hay respuesta clara con la abrogación de la reforma”, comentó Bravo.

En este sentido, pidió a los empresarios y dueños de negocios “poner los pies sobre la tierra”, ya que lo que hay no son afectaciones sino “consecuencias de un conflicto que no se ha querido resolver”.

Este jueves, en una “operación hormiga”, alrededor de dos mil 500 profesores burlaron la estrategia de seguridad del Zócalo de la Ciudad de México y se manifestaron en contra de la Reforma Educativa. Marcharon por las calles del Centro y durante cuatro horas generaron caos vehicular en la zona.

Comentarios

Load More