Jugoso contrato gubernamental a la hermana de quien pagó el predial de Angélica Rivera

Aurora Pierdant. Foto: Especial Aurora Pierdant. Foto: Especial

La consultora Aurora Pierdant obtuvo un jugoso contrato gubernamental por un millón de pesos para impartir sólo cuatro talleres –uno por día– a “operadoras petroleras” que buscan hacer negocios energéticos en México. Los cursos se realizaron en noviembre de 2014, antes de que se dieran a conocer las prebases y bases de licitación de la Ronda I. Pero esto no es todo: ella es hermana de Ricardo Pierdant, quien le hizo el favor a Enrique Peña Nieto de pagar el impuesto predial del departamento de su esposa, Angélica Rivera, en Cabo Vizcaíno, Miami. La copia del contrato fue enviada de manera anónima a Proceso, Animal Político y Aristegui Noticias mediante la plataforma digital Méxicoleaks.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La consultora Aurora Pierdant Grunstein obtuvo un contrato de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) por un “servicio de capacitación en derecho petrolero mexicano”, el cual consistió en la impartición de cuatro talleres –los días 26, 27 y 28 de noviembre y el 1 de diciembre de 2014–, por un costo de un millón de pesos, equivalente a 250 mil pesos por día.

Aurora es hermana de Ricardo Pierdant, amigo de Enrique Peña Nieto y de su esposa Angélica Rivera. Fue él quien le hizo el favor de pagar el impuesto predial del departamento de Rivera en el edificio Ocean Club, en Cabo Vizcaíno, en Miami, según reveló el diario británico The Guardian en su edición del 9 de agosto de este año.

Pierdant firmó un convenio de confidencialidad con la CNH, en el que se comprometió a no revelar ninguna información que obtuviera sobre “las prebases y bases de licitación de la Ronda 1”, así como sobre “las características de las áreas o campos a licitar”, entre otros aspectos.

De acuerdo con una copia del contrato, enviada de manera anónima a Proceso, Animal Político y Aristegui Noticias a través de la plataforma digital Méxicoleaks, éste fue firmado el 24 de noviembre de 2014, ocho meses antes que la CNH abriera las primeras licitaciones de la Ronda 1, que permitió a las empresas e inversionistas privados participar en la producción de hidrocarburos en el país.

https://cdn.proceso.com.mx/media/2016/12/CONTRATO-Aurora-Pierdant-OK-2.pdf

Desde 2012, Aurora Pierdant vende servicios de consultoría a “grandes operadoras petroleras” en la empresa Wise Business Development, de la que es socia directora.

En la página de internet de esa firma no aparecen los nombres de los clientes. Wise Business Development afirma que trabaja para “operadoras petroleras” –grandes y pequeñas– que buscan ingresar a México, compañías locales de servicios interesadas en la industria de exploración y producción, así como “compañías foráneas de servicios petroleros que desean entrar al mercado mexicano”, entre otros.

La consultoría presume su “profundo conocimiento” de la industria petrolera mexicana y ofrece a sus clientes “manejar la relación con el gobierno”, y, en la versión del portal en inglés, señala: “Trabajamos codo con codo con nuestros clientes para desarrollar una estrategia de negocios e identificar proyectos para optimizar su entrada exitosa en el mercado mexicano del gas y el petróleo, después de la reciente Reforma Energética”.

Aurora Pierdant asevera, en entrevista telefónica, que “dar una capacitación en tema de hidrocarburos en 2014, de ninguna manera pone en conflicto de interés, ni a mí, ni a mis clientes, si alguno de mis clientes hubiera participado en una licitación”, y abunda: “Una capacitación en derecho petrolero tiene un temario que no tiene nada que ver con las licitaciones ni con los contratos”.

Sostiene que nunca tuvo acceso a los documentos de las licitaciones de la CNH previo a su publicación, ni a “ningún tipo de información de carácter técnico, ni geológico, ni nada”, y afirma que se “está totalmente equivocado” si se parte de la base de que “la información pudo haber sido información privilegiada”, término que el reportero nunca mencionó en la entrevista con ella.

Confidencial

De acuerdo con el contrato CNH-64/2014 en el primer taller Pierdant presentó las reformas petroleras que se llevaron a cabo en México desde 1863, y detalló “la situación actual de la reforma energética de diciembre de 2013”, lo que contempló un “análisis comparativo de la situación actual de México en Materia Petrolera vs situación histórica de México”.

Según el mismo contrato, en los tres talleres restantes Pierdant expuso los problemas operativos y administrativos que surgen en un proceso de licitación de contratos del sector petrolero y en la administración de éstos; también resaltó los retos que se enfrentan durante un proceso de transición de áreas petroleras. Para todo ello se basó en “la experiencia de Pemex Exportación y Producción una vez adjudicados los contratos integrales de Exploración y Producción”, precisa el documento.

En entrevista, Pierdant asevera: “La capacitación que yo di fue sobre derecho petrolero mexicano, anterior a la reforma y algunas prácticas de licitaciones en otros países”. Añade que acudieron a la presentación servidores públicos enviados por la CNH, a los que “se les entregaron los materiales de la capacitación, los materiales y los diplomas”.

“El Proveedor no podrá hacer ningún anuncio, tomar fotografías o proveer información alguna a cualquier persona física o moral, sobre todo si esta es integrante de la prensa, alguna entidad comercial o cualquier cuerpo oficial”, plantea el contrato.

La CNH hizo especial énfasis en la confidencialidad de toda la información “técnica, legal, administrativa, contable financiera” y “comercial” que llegara a obtener Pierdant durante los talleres; e incluso, anexó un estricto Convenio de Confidencialidad.

En ese convenio de cinco cuartillas, Pierdant se comprometió a “no usar la información reservada o confidencial para su propio beneficio o en beneficio de un tercero”, y la CNH se reservó el derecho de verificar la “destrucción de la (información) que esté en su poder”.

De acuerdo con el convenio, durante los talleres la CNH aportó a Pierdant documentos relativos a “modelos de contratos de licencias, de utilidad o producción compartida, de servicios o cualquier combinación de los anteriores”, u otros que contengan información “relacionada con las características de las áreas o campos a licitar, así como cuestiones legales, políticas y de seguros que deben considerarse en los modelos de contratos y títulos de asignaciones”.

El convenio también estipula que Pierdant no puede divulgar “documentos e información que sea utilizada para la elaboración de las prebases y bases de licitación de la Ronda 1”.

Según la consultora, “se dieron algunos comentarios sobre prácticas de licitación en otros países. Pero (no hay) absolutamente nada, ningún conflicto de interés”.

Y agrega: “O sea, durante 2013 y 2014, efectivamente estuve dando asesorías a compañías, sí, y estas compañías recibieron asesorías sobre el seguimiento a la reforma energética, pero todos los documentos son públicos, es información pública, no hay información de carácter privilegiado”.

Demanda

Durante la entrevista telefónica, Pierdant advierte: “Está usted buscando donde no hay. Y lo que sí le debo decir con toda certeza, es que si usted dice una mentira, así como procedí contra (el periódico británico) The Guardian, procederé en contra de quien sea necesario”.

El 9 de agosto pasado The Guardian documentó que la primera dama Angélica Rivera ocupó un departamento en Miami evaluado en 3.5 millones de dólares –el número 404 del condominio exclusivo Ocean Club, en Cabo Vizcaíno–, que pertenece a Ricardo Pierdant Grunstein, hermano de Aurora y amigo de antaño de Enrique Peña Nieto.

El reportaje señaló que Rivera poseía el departamento 304, ubicado un piso abajo del que le “prestó” Pierdant, que ambos departamentos en realidad están unidos y que la primera dama utilizaba el 404 como una ampliación del suyo.

Además, The Guardian señaló que en marzo de 2014 Ricardo Pierdant pagó 29 mil 703 dólares por el predial del departamento de Rivera correspondiente al año 2013.

El 16 de agosto pasado Peña Nieto reconoció en entrevista televisiva que Pierdant era “un amigo que está allá” y admitió que “efectivamente le hizo un favor, una única ocasión de 11 años que tiene la propiedad, en una única ocasión porque mi esposa estaba aquí y le dijo: ‘¿Oye, puedes cubrir el impuesto predial? Yo te lo cubro aquí”.

The Guardian afirmó, sin aportar elementos de prueba, que Ricardo Pierdant era un potencial contratista del gobierno federal para administrar puertos federales.

Y planteó que en octubre de 2011, el Órgano Interno de Control (OIC) de Pemex despidió y sancionó a Aurora Pierdant por “negligencia administrativa y violación de procedimientos en la asignación de un gran contrato”. El periódico británico no dijo que, en agosto de 2013 y marzo de 2014, distintos tribunales federales afirmaron que el proceder de Pierdant fue apegado a la ley y declararon nulos e ilegales las decisiones del OIC.

Aurora Pierdant demandó a The Guardian y lamentó que el periódico británico insinuara que la CNH le otorgó el contrato de capacitación por la relación privilegiada de su hermano con Peña Nieto. “A muchas mujeres indigna (…) que algunos crean que le deben el trabajo a sus hermanos”, se defendió en Twitter.

“En noviembre de 2014 presenté mi propuesta para capacitar en Derecho Petrolero, mi especialidad, a funcionarios de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Cumplí con los requisitos, presenté la oferta más competitiva y gané el contrato por mis propios méritos profesionales”, aseveró Pierdant en un comunicado, publicado en la página de Wise Business Development el 15 de agosto último.

Añadió: “Seguiré ejerciendo mi profesión libremente. Prestaré mis servicios a las empresas privadas o instituciones públicas que me lo requieran y defenderé mi honorabilidad por todos los medios a mi alcance”.

El periódico retiró el artículo de su página electrónica y, el 17 de septiembre pasado, extendió disculpas formales y públicas a los hermanos Pierdant.

“El Guardian ya se disculpó, pero todavía estoy en un proceso legal en contra de ellos”, precisa Aurora Pierdant, al añadir: “me están buscando una indemnización”.

“Puertas giratorias”

En el contrato, Pierdant aparece como “proveedor” a título personal. Sin embargo, el domicilio con el que se presentó coincide con el de la consultoría Wise Business Development: una oficina dentro de la torre corporativa ubicada en el número 1015 de la Prolongación del Paseo de la Reforma, en Santa Fe.

Durante 28 años Pierdant ocupó distintos puestos jurídicos en el sector público: de 1983 a 1994 trabajó en el área jurídica de la extinta Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal (SEMIP), que se convirtió en Secretaría de Energía, de la que asumió Dirección General de Asuntos Jurídicos.

En los siguientes cinco años laboró en la paraestatal Diconsa y, entre junio de 2003 y octubre 2011, trabajó en Pemex Exploración y Producción, donde “participó en el diseño, promoción e implantación de contratos implantados por Pemex para permitir la inversión privada en la exploración y producción de hidrocarburos”, según afirma en su cuenta de LinkedIn.

Después de su despido de Pemex –que los tribunales consideraron injustificado e ilegal–, Pierdant se convirtió en asesora para empresas petroleras en Wise Business Development.

No es la única asesora de esta empresa que vino de la paraestatal. Por lo menos dos exempleados salieron de la consultoría para incorporarse al sector energético público. El vaivén entre sectores público y privado se conoce como “puertas giratorias”.

Guadalupe Campuzano también salió de Pemex en octubre de 2011. Formaba parte, junto con Pierdant, del equipo de trabajo de Sergio Guaso Montoya, entonces subdirector de Desarrollo de Nuevos Negocios en la paraestatal. Campuzano trabajó en Wise Business Development hasta octubre de 2013; actualmente es vicepresidenta del Comité de Energía en la Cámara de Comercio Internacional, según su cuenta en LinkedIn.

Elba María Arjona Ortiz laboró entre diciembre de 2013 y noviembre de 2015 en Wise Business Development, y desde hace un año trabaja en la CNH, donde funge como directora de Comercialización de Hidrocarburos, un área que forma parte de la Dirección General de Licitaciones.

“Ella absolutamente no ha tenido ningún contacto conmigo desde que se salió”, precisa Pierdant en la entrevista. Insiste: “Hay muchas personas que trabajan en el gobierno que vienen de despachos de esta naturaleza. Esto no quiere decir que haya base para tener ninguna suspicacia al respecto”.

Enrique Ramírez Mendoza también laboró en Wise Business Development. Desde diciembre de 2014 es subdirector de Regulación en la Comisión Reguladora de Energía.

En su declaración patrimonial como servidor público, Ramírez indicó que estuvo en Wise Business Development de septiembre de 2012 a septiembre de 2013, y que de noviembre de 2013 a junio de 2014 fue “asistente administrativo” en Piermen S.A. de C.V.

En su perfil de LinkedIn, Ramírez indicó que estuvo en Wise Business Development entre septiembre de 2012 y junio de 2014, sin mencionar los siete meses que, según informó a la Secretaría de Función Pública, pasó en Piermen S.A. de C.V.

Piermen S.A. de C.V. es una empresa de Ricardo Pierdant que fue contratada por el PRI del Estado de México durante la campaña de Eruviel Ávila Villegas a la gubernatura de la entidad, de acuerdo con una investigación que publicó la organización Mexicanos Unidos contra la Corrupción.

Aurora Pierdant asevera que las empresas Wise Business Development –cuya razón social es RGA Business Development S.C.– y Piermen, S.A. de C.V. no tienen “nada” que ver una con otra.

Comentarios

Load More