Infierno en Tultepec; explosión deja 29 muertos y más de 70 heridos

La explosión en Tultepec, Estado de México. Foto: Tomada de Facebook La explosión en Tultepec, Estado de México. Foto: Tomada de Facebook

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Poco antes de las 3 de la tarde, una columna de humo seguida de una sucesión interminable de explosiones provocaron una estampida humana en el tradicional mercado de pirotecnia de San Pablito, ubicado en el municipio de Tultepec, Estado de México, y catalogado como el más seguro de Latinoamérica.

En cuestión de minutos, que parecieron eternos, la pólvora utilizada en la elaboración de los fuegos artificiales redujo a cenizas los 300 puestos de ese importante punto de venta de pirotecnia que suele reunir en esta temporada a unas 300 mil personas.

Pero eso no fue lo peor. El gobernador mexiquense Eruviel Ávila dijo que el accidente causó la muerte de 29 personas, entre ellas dos niños, y 70 más resultaron con quemaduras de segundo y tercer grado en al menos 80% de la superficie corporal, según datos al cierre de esta edición.

En un recorrido por la zona siniestrada, el mandatario estatal dijo que la Procuraduría General de la República (PGR) se encargará de la investigación y, por ende, de deslindar las responsabilidades.

Luego de lamentar la tragedia, destacó la necesidad de fortalecer los protocolos de seguridad para evitar que ese tipo de incidentes se vuelvan a repetir.

En las redes sociales abundaron videos que los usuarios grabaron desde sus automóviles o de municipios aledaños como Coacalco y Tultitlán. En ellos se puede ver cómo entre luces de colores, una gran nube de humo y fuego se registraron diversas explosiones que destruyeron el polvorín en su totalidad.

Los bomberos, el Ejército, el Grupo Aéreo Relámpagos y el Grupo Cóndores, así como autoridades estatales acordonaron el lugar de los hechos y pidieron a los pobladores desalojar las vías de acceso para facilitar la llegada del personal médico y atender a los afectados que fueron trasladados a hospitales mexiquenses y capitalinos.

PGR inicia investigación

Más tarde, la Procuraduría General de la República (PGR) informó que inició una investigación sobre la explosión en el mercado de pirotecnia San Pablito, en Tultepec.

En un comunicado, agregó que elementos de la Base de Operaciones Mixtas (BOM), Protección Civil y Cruz Roja Mexicana, llegaron al lugar de la tragedia, en la calle Doctores esquina San Pablito, en el municipio de Tultepec.

Por estos hechos, el Ministerio Público de la Federación, con sede en Ecatepec de Morelos, inició la carpeta de investigación correspondiente por Violación a la Ley de Fuegos y Explosivos, en contra de quien o quienes resulten responsables.

La dependencia agregó que, mediante su delegación en el Estado de México, inició la carpeta de investigación a cargo de la Subprocuraduría de Control Regional Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA).

San Pablito antes del fuego

El mercado de la pirotecnia de San Pablito, en Tultepec, estaba conformado por 300 locales de venta de cohetes: cometas, cohetes blancos, abejitas, misiles, ollitas de luz, conos con diamantina, varitas de silbato y varitas de luz, entre otros.

También había bodegas de pólvora donde los compradores podían llevar hasta 10 kilos sin permiso, según la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. La venta clandestina es, en la zona, otro problema porque la gente comercializa la pirotecnia en sus casas.

Por Tultepec pasa el Circuito Exterior Mexiquense. En 2011, el presidente del comisariado ejidal, Julio Sánchez Durán, denunció que los coheteros tenían diseminados sus talleres en áreas que hoy ocupa la autopista que benefició a la constructora OHL y empresarios nacionales, quienes concentraron arbitrariamente en más de 100 hectáreas que pertenecen a su ejido.

“Nos metieron a los coheteros. Ahora tenemos en el ejido 350 talleres de cohetes que arrojan a nuestras milpas sus desechos químicos: azufre, aluminio y tanta porquería. La tierra se contaminó y echó a perder nuestras cosechas”, explica el ejidatario y señala hacia unas construcciones de tabique diseminadas en un amplio y árido terreno.

En algunos almacenes de pólvora se advertía en sus fachadas cárteles con advertencias: “¡Cuidado!” “¡Polvorín!” “¡No fumar!” Otras son bodegas de “productos terminados” que guardan luces de bengala, cohetes de vara, chinampinas, palomas de todos los tamaños, entre otros.

“Esta es un área muy peligrosa. Los polvorines estallan de pronto matando a quien se le pone enfrente. Estallan con el puro calor del sol. Es una lástima, convirtieron el ejido en una zona minada. Esa autopista fue nuestra desgracia… la construyeron a la brava”.
–¿No hubo una asamblea ejidal que permitiera su construcción?
–¡Nada! ¡Nada! Se aprovecharon de la buena fe de los ejidatarios que creímos en promesas que nunca se cumplieron. Ahora nosotros salimos estorbando, ya no le importamos a nadie. (Proceso 1802).

(Con información de Patricia Dávila)

Comentarios

Load More