“La lucha contra las desapariciones es una obligación de cualquier persona”: Santiago Corcuera

Santiago Corcuera Cabezut, presidente del Comité de Desaparición Forzada. Foto: Especial Santiago Corcuera Cabezut, presidente del Comité de Desaparición Forzada. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH México) realizó en el museo Memoria y Tolerancia un homenaje a Santiago Corcuera, académico del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana.

El acto, denominado “Santiago Corcuera: acompañando la lucha contra la desaparición de personas”, se hizo en honor a la trayectoria de Corcuera en la promoción y defensa de los derechos humanos, y luego de que el gobierno de México guardara silencio respecto de la ratificación de Corcuera Cabezut como integrante y presidente del Comité de la ONU sobre Desapariciones Forzadas.

Alan García Campos, consultor jurídico de ONU-DH México, dijo que Corcuera tiene merecimientos sobrados para recibir esta y muchas muestras más de cariño; sin embargo, “nos hubiera encantado que esta actividad se hubiese realizado en el verano de 2021, cuando Santiago debió haber culminado su segundo mandato al interior del Comité de Naciones Unidas contra la Desaparición Forzada”.

Y es que “resulta paradójico que la conducta profesional, comprometida, sensible, acuciosa de Santiago haya despertado tanto reconocimiento entre sus colegas, quienes incluso lo designaron presidente del Comité, pero no haya logrado lo mismo de parte de su gobierno”, se subraya en un comunicado.

El rector de la Ibero, David Fernández Dávalos, destacó que el trabajo realizado por Santiago Corcuera en la promoción y defensa de los derechos humanos es digno de una celebración y de una amplia felicitación, a la que la Universidad se sumó.

Entre las aportaciones que Corcuera ha hecho a la Ibero resaltó: haber impulsado el Programa de Derechos Humanos, del que fue titular de 1998 a 2004, cuyo legado inspira el trabajo actual, que es el de realizar investigación para incidir con rigor académico en esa divisa.

Fue coordinador de la Maestría en Derechos Humanos, la primera a escala nacional y que actualmente sigue siendo una de las más relevantes en la enseñanza en esa materia.

Se ha dedicado durante más de 20 años a la docencia, y en cada clase “ha buscado no sólo transmitir conocimientos técnico-jurídicos, sino verdaderamente inspirar a sus estudiantes y generar conciencia sobre la realidad en que vivimos, con miras a construir colectivamente un país más igualitario y respetuoso de los derechos de las personas, especialmente de los grupos más vulnerables”.

Además, Corcuera fue uno de los impulsores de la reforma al artículo primero constitucional, que significó la creación de un nuevo paradigma en materia de derechos humanos; y junto con un grupo de egresados de de la Ibero impulsó la introducción en el articulado de la Constitución de la Ciudad de México de preceptos orientados a la no criminalización de las personas más vulnerables.

Asimismo, su incansable trabajo en torno a las desapariciones forzadas “ha sido ampliamente reconocido por su compromiso hacia las víctimas de esta violación gravísima de los derechos fundamentales, no sólo en México, sino en el resto de América Latina y el mundo”.

Más aún, “destaca su participación como testigo experto en el caso Rosendo Radilla Pacheco contra México ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el 2008-2009”.

Fue miembro del Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas en 2004, presidente de éste de 2006 a 2009, y miembro del Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas de 2013 a 2017, órgano que presidió en el último año.

Igual participó en la redacción de la Convención contra la Desaparición Forzada, importante tratado internacional para la reivindicación y protección de los derechos de las víctimas de desaparición y desaparición forzada. Y ha fungido como asesor legal de grupos de familiares de personas desaparecidas en México, como el Frente Unido de Desaparecidos en Coahuila, el Frente Unido de Desaparecidos en México y la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos en México.

A nombre de las madres de desaparecidos, algunas presentes en el homenaje, la señora Yolanda Morán agradeció a “don Santiago” el gran apoyo que siempre ha mostrado a la causa de los desaparecidos, razón por la cual “el Estado mexicano no quiso que siguiera ocupando un puesto en las Naciones Unidas. No le ratificaron para un periodo más, continúan con su mala estrategia de intentar callar a nuestros aliados.

“No nos detendremos, nuestros aliados como Santiago Corcuera nos enseñaron a luchar por nuestros derechos, por la libertad y la justicia; nos enseñaron a luchar por un mejor país. Y sin importar las trincheras en donde estén, sabemos que juntos lograremos un México mejor, pero sobre todo lograremos el más grande anhelo de nuestro corazón: traer de regreso a casa a nuestros hijos”.

Santiago Corcuera expresó que a la Ibero le debe el haberlo puesto en contacto con el derecho de los derechos humanos, y por haberle sembrado la preocupación por tener una conciencia viva y operante de la realidad, del compromiso con la justicia social y el respeto a la dignidad humana.

También mencionó que en su labor en el Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas siempre trató de hacer su mejor esfuerzo y poner en alto el nombre de México.

“No puedo negar que sentí gran satisfacción cuando me hicieron miembro del Grupo de Trabajo, cuando después me eligieron sus integrantes su presidente; cuando después integré y presidí el Sistema de Relatores; después pasé a integrar el Comité y posteriormente me hicieron su presidente. Todo eso me provocó grandes satisfacciones”.

El homenajeado aseveró que “la lucha contra las desapariciones desde luego vale la pena, es una obligación de cualquier persona, a todos nos debe indignar esa asquerosa práctica”.

Por último, pidió no perder de vista la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa en el marco del tercer aniversario de este hecho acontecido en Iguala, Guerrero.

“Lo primero y más urgente es el hallazgo de personas desaparecidas, y para eso es relevante que la ley (Ley General de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares) entre en vigor y se aplique con celeridad, que se emprendan los esfuerzos por encontrar a los desaparecidos con la intención de encontrarlos con vida. Desde aquí exhorto a la Cámara de Diputados a que acelere el paso y apruebe esa ley a la mayor brevedad posible, para comenzar con procesos de búsqueda y acceso a la verdad y a la justicia”.

Finalmente, el abogado, docente y defensor de los derechos humanos mencionó sobre su futuro: “Hay mucho trabajo que realizar por otros frentes. Tengan por seguro que seguiré trabajando y que en este trabajo siempre estarán las víctimas de desapariciones y de otras graves violaciones de derechos humanos en mi mente, en mis convicciones y en mi corazón”.

Comentarios

Load More