“Mulberry”: Un viaje al espacio en el Cenart

Ciencia ficción en teatro. Foto: Especial Ciencia ficción en teatro. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La ciencia ficción es un género muy poco explorado en la escena teatral de nuestro país, y hoy la joven dramaturga Stephanie León se aventura a dirigir en este tenor su propio texto: Mulberry.

Se agradece que haya quien se arriesgue a explorar nuevos géneros en la dramaturgia nacional para variar un poquito los temas intimistas, y para recordarnos que todos somos habitantes de la misma galaxia. En esta historia, Tom (Manuel Delgado Plazola) es un científico desarrollando inyecciones que permitan a los humanos regenerar tejido corporal. Hace una convocatoria para experimentar con un voluntario. La elegida es Beth (Lenday Gámez), una astrofísica con carrera frustrada.

Llama la atención que tanto los nombres de los personajes como su contexto sean extranjeros. Habría que preguntarse si el texto lo requiere. Parece más bien que es una obra universal, que podría suceder sin ningún problema en nuestro país, y probablemente ayudaría a fortalecer la cercanía del público con la escena. La acción se desarrolla en una estructura metálica –diseñada por Joanna Prado– en forma de nave espacial redonda (que al parecer le da nombre a la obra) con 3 metros de ancho y 4 de altura, iluminada con luces led, y “aterrizada” en las áreas verdes del Centro Nacional de las Artes. En ella, los actores suben, bajan, se cuelgan y se balancean con agilidad. Su concepto da múltiples posibilidades para el juego escénico.

La puesta se acompaña de música en vivo creada con varias percusiones por Alberto Garcés.

Sin embargo, el drama del texto tiene poca tensión. La obra se sostiene por las esporádicas chispas de humor de los actores que, aunque llegan a tener fallas en los diálogos, siguen sin titubear e incluso en ocasiones los convierten en “gags” humorísticos.

Se trata de una producción bien lograda por un pequeño equipo, cultivada durante mucho tiempo a través de campañas, fiestas y una publicidad minuciosa. “El espacio es un lugar frío y obscuro. Vengan abrigados”, sugiere la producción. E invitan a llegar antes para una dinámica previa.

Mulberry seguirá presentándose el próximo año. Por lo pronto sólo le quedan funciones el viernes 8 (20 horas), sábado 9 (19:00 horas) y domingo 10 (18:00 horas) de diciembre al aire libre, junto a la Escuela de Música del Cenart (Río Churubusco 79, Country Club).

Comentarios

Load More