La CNDH atraerá el caso de Marco Antonio, el estudiante detenido por policías de la CDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) atraerá el caso de Marco Antonio Sánchez Flores, estudiante de la Preparatoria 8 de la UNAM, quien desapareció durante cinco días después de que fue detenido por cuatro policías de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX), en enero último.

Así lo dio a conocer la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Nashieli Ramírez Hernández, durante una conferencia de prensa en la que denunció que los institutos nacionales de Pediatría y el de Neurología y Neurocirugía, en los que el joven ha recibido atención médica, se niegan a entregar información sobre el estado de salud de Marco, entre otros datos.

“No hemos avanzado en el caso porque nos dicen (las instituciones de salud) que nosotros no podemos preguntar, que no podemos mandar medidas precautorias. Básicamente, nos dicen que no podemos hacer ningún tipo de recomendación. Lo que nos contesta la Sedesa (Secretaría de Salud de la Ciudad de México) y los institutos es que la comisión local de derechos humanos no tiene competencia”, expuso la ombudsperson durante su comparecencia ante el pleno de la Asamblea Legislativa, con motivo de la presentación del informe 2017 de la comisión.

De acuerdo con Ramírez Hernández, la CDHDF compartirá toda la información que tiene del caso (cuatro tomos) a la CNDH la próxima semana.

“El caso de Marco Antonio rebasa al mismo Marco Antonio, porque tiene que ver con la relación de los jóvenes con su ciudad y sus policías. Hoy, desde la comisión, estamos viendo mayor criminalización de los jóvenes, mayores abusos de autoridad y más detenciones arbitrarias”, aseguró.

Prepara informe

La defensora de los derechos humanos en la capital del país adelantó que el organismo a su cargo presentará en un mes un informe especial sobre la relación de los jóvenes y adolescentes con la policía de la Ciudad de México, documento que, afirmó, tendrá “la misma potencia” que una recomendación en términos de lineamientos legales.

“Tenemos que cambiar la relación de la policía con los jóvenes; (de lo contrario) estaremos apostando a dilapidar nuestro futuro. Necesitamos trabajar más sobre eso, sobre protocolos y sobre que no podemos permitir que este tipo de relaciones sigan permaneciendo”, dijo.

Actualmente, Marco Antonio recibe atención médica en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.  Primero, fue atendido en el Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro y luego, trasladado al Instituto Nacional de Pediatría.

En esa última institución, Proceso documentó las denuncias que la señora Edith Flores, madre de Marco, interpuso por presuntas violaciones a los derechos de su hijo, como el hecho de que el personal amarró a Marco, lo mantuvo sedado y no dio ningún dictamen sobre la salud del menor de edad.

Hasta este momento, la CDHDF ha realizado 200 investigaciones vinculadas con el caso en el que también están involucradas autoridades mexiquenses.

Comentarios