La Profepa clausura planta de tratamiento de aguas residuales en Tlaxcala

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) en Atlamaxac, Tlaxcala, por no contar con permiso de descarga al afluente del Río Atoyac-Zahuapan.

El organismo precisó que, en una visita de inspección, su personal constató que dicha planta realiza descargas que exceden los límites máximos permisibles de parámetros, como son grasas y aceites, así como coliformes fecales que establece la NOM-001-SEMARNAT-1996.

La autorización, con la que no contaba el inspeccionado, debe ser otorgada por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y permite realizar descargas en forma permanente o intermitente al afluente del río Atoyac-Zahuapan, que es el cuerpo receptor de dicha descarga.

Según la Profepa, la PTAR da servicio de tratamiento de aguas residuales generadas por cinco municipios del estado de Tlaxcala: Teolocholco, Tepeyanco, San Francisco Tetlanohocan, La Magdalena Tlaltelulco y Santa Isabel Xiloxoxtla, así como a las empresas ubicadas en la Zona Industrial de Santa Isabel Xiloxotla.

Sin embargo, al no contar con el permiso vigente de descarga de aguas residuales, expedido por la autoridad competente, contraviene lo dispuesto en el artículo 121 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), por lo que la clausura total temporal se realizó con fundamento en el Artículo 170 fracción I de dicha norma.

Ello, debido a que la descarga de aguas residuales tratadas por la PTAR, al no cumplir con la normatividad ambiental vigente, representa un riesgo inminente, daño y deterioro a los recursos naturales, puntualizó la Profepa.

Comentarios