Debussy y “El hada melodiosa”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Si Paul Klee se alza como el pintor de la música, Claude Debussy (Aquiles Claudio de Bussy, Saint-Germain-en-Laye, agosto 22 de 1862-París, marzo 25 de 1918) es recordado como el compositor francés de inmortal paleta impresionista a un siglo de su desaparición física, gracias en buena medida a los tres esquemas sinfónicos para orquesta La mar.

(https://www.youtube.com/watch?v=CniGxdTSPw0)

Cuenta Georges Gourdet en su biografía Debussy (Hachette, París, 1970), que el 16 de febrero de 1889 una joven inglesa hizo una serie de preguntas por escrito al hombre que el poeta italiano Gabriele D’Anunzzio (1863-1938) llamó “Claudio de Francia”.

Aun cuando sus respuestas no explican por completo a Debussy, sus gustos, sus ideas, especialmente en lo concerniente a los músicos, los pintores y los poetas, nos proporcionan al menos un precioso bosquejo que adquiere el valor de un trazo psicológico.

Su virtud favorita: El orgullo

La cualidad que admira de un hombre: La voluntad.

La cualidad que admira de una mujer: El encanto.

Su ocupación favorita: Leer fumando tabacos complicados.

Principal característica: Mis cabellos.

Idea de la felicidad: El amor.

Su idea de la desgracia: Tener demasiado calor.

Flor y color favorito: Violeta.

De no haber sido lo que es, ¿qué le gustaría ser?: Marino.

¿Dónde le gustaría vivir?: En cualquier sitio fuera del mundo.

Escritores en prosa favoritos: Flaubert, Edgard Poe.

Poeta favorito: Baudelaire.

Compositor y pintores predilectos: Botticelli, Gustave Moreau, Palestrina, Bach, Wagner.

Héroes preferidos de la vida real: La señora de Beaumont.

Héroe de ficción favorito: Hamlet.

Heroína de ficción preferida: Rosalinda.

Cocina y bebida favoritas: La cocina rusa, el café.

Nombres consentidos: Depende quién los lleve.

Lo que más detesta: Los diletantes, las mujeres demasiado bellas.

Personaje que más odia: Herodes.

Estado de ánimo actual: Tristeza y buscador (excepto el 16 de febrero de 1889).

Con qué faltas es usted más indulgente: Con las faltas de armonía.

Su lema preferido: Siempre más arriba.

(https://www.youtube.com/watch?v=VA68Qc0m6bA)

Hacia 1880, cuando Debussy cumplió los 18 años de edad, conoció a una mujer joven y hermosa que sería determinante en su formación: Marie-Blanche Vasnier (1848-1923), en el esplendor de sus 32 años. Relata Gourdet:

“A Vasnier le interesará, incluso le seducirá la notable inteligencia del joven y su extraña personalidad. En vista de ello, le abrirá muchos horizontes y le sostendrá con sus consejos y sus estímulos…

“Los Vasnier aportarían una importantísima contribución. Por otra parte, le exhortarían a presentarse en el concurso del gran premio de Roma, conscientes del interés que podría tener para Debussy, desde el doble punto de vista de la fama y de la ventaja material, la conquista de dicho galardón. En cuanto a la señora Vernier, sus verdes ojos ‘agresivamente turbadores’ y su magnífica voz de soprano de tesitura elevada obrarán milagros sobre el joven acompañante, para el que se convertirá en ‘El hada melodiosa’.”

(https://www.youtube.com/watch?v=SVgc6DNvnWM)

En 1880 compone el Rondel chino, primera obra dedicada a la señora Vasnier. 1882 será para Debussy un año rico en realizaciones.

“Bajo el imperio de su pasión por María Blanca Vasnier (pues es una verdadera pasión la que siente por ella, pero que no parece haber sido colmada hasta algunos años más tarde, en la época del premio de Roma), escribe más de veinte melodías y aborda la orquesta. Por primera vez es editada una obra suya, la melodía Noche estrellada, de 1878, sobre un poema de Banville –su primera obra publicada–, que le produce un beneficio de cincuenta francos. Se canta en los salones por la señora Vasnier. Azul el cielo, vasta la esperanza…”

(https://www.youtube.com/watch?v=xMLcaqPvWLg)

El 17 de marzo de 1918, Gabriel Pierné (Metz, agosto 16 de 1863- Ploujean, Finisterre, julio 17 de 1937), con una intensa emoción, dirige Iberia en los Conciertos Colonne. Relata el biógrafo en la segunda edición hispana de Espasa-Calpe, traducida por Felipe Ximénez de Sandoval (1974):

“El 21, Ricardo Viñes va a visitar a Debussy, quien le ruega que toque para él sus Estudios, que escucha profundamente alterado. El 23, dice a Durand, que ha ido a verle, que ‘todo está acabado, sabe que sólo es cuestión de horas, muy cortas’. Acepta sencillamente su muerte…”

En las primeras horas de la tarde del 25 de marzo de 1918, Louis Pasteur Vallery-Radot (1886-1970), que está en su cabecera, le ve amodorrarse. Y a las seis, precediendo en poco más de un año a su hija, la pequeña Chuchú, “dulcemente y sin ruido, como Melisenda”, Debussy muere.

(https://www.youtube.com/watch?v=KmVMaetw52o)

Comentarios