El PNV confirma apoyo a la moción de censura para destituir a Rajoy por caso Gürtel

MADRID (apro).- La presidencia de Mariano Rajoy llega a su fin al confirmarse este jueves que el Partido Nacionalista Vasco (PNV) apoyará la moción de censura promovida por los socialistas para destituir al jefe del Ejecutivo español como consecuencia de la sentencia judicial del caso Gürtel, el mayor acto de corrupción que condenó al Partido Popular (PP) encabezado por el mandatario.

La moción de censura –mecanismo constitucional para remover al jefe del Ejecutivo en caso de crisis– contra Rajoy será votada este viernes en el Congreso de los Diputados, por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y otras fuerzas políticas que consiguieron más de los 176 votos requeridos para alcanzar la mayoría. A partir de ese momento terminará precipitadamente la presidencia de Rajoy.

El líder de la oposición, Pedro Sánchez, quien se presenta como el candidato a suplir a Rajoy, conminó al mandatario a dimitir: “Dimita, señor Rajoy, y esta moción de censura habrá terminado aquí y ahora”.

Para conseguir el apoyo del PNV, que era clave en esta jornada, Sánchez propuso mantener vigentes los presupuestos generales del Estado (PGE) que el gobierno de Rajoy sacó adelante el miércoles 23 con el apoyo de los nacionalistas vascos y con la oposición de la bancada del PSOE.

Sánchez le planteó al Ejecutivo que dimitiera y “salir por decisión propia”. “Dé un paso al frente, pida perdón, antes que usted encuentre la censura. Dimita como presidente del gobierno”.

Al final de su participación, soltó al mandatario: “Le deseo lo mejor en lo personal, pero en lo político usted no puede seguir al frente de la presidencia”.

Contra las cuerdas, el presidente respondió: “Lo que plantea usted es una moción de censura a los españoles porque no le han hecho caso en las urnas. Esa es una moción de censura real y es lo que me preocupa porque yo voy a seguir siendo español”.

En su defensa, Rajoy señaló que lo “razonable” es que un político dimita sólo cuando pierde la confianza de los electores o de la cámara. “¿No le parece razonable que dimita cuando pierda alguna de ellas?, señaló.

Añadió: “Esta moción no conoce otro motivo que los afanes del señor Sánchez. Desde que perdió las elecciones en el año 2015 no ha hecho otra cosa que enmendarle la plana a los electores. Es una tomadura de pelo”.

En la sesión, Rajoy mantuvo el mismo discurso que él y todos los portavoces de su partido han mantenido desde que se conoció la sentencia del caso Gürtel: negar que el PP haya sido condenado o que haya miembros de su gobierno y militantes de esa fuerza política que también lo hayan sido.

Sin embargo, la sentencia de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional consideró acreditado que entre 1999 y 2005 las empresas de Francisco Correa y el PP se tejió “un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local a través de su estrecha y continua relación con influyentes militantes de dicho partido”.

La sala considera que los acusados tenían “posibilidades de influir en los procedimientos de toma de decisiones en la contratación pública de determinados entes y organismos públicos que dirigían o controlaban directamente a través de terceras personas”.

De acuerdo con el fallo, los sentenciados incurrieron en casi todas las modalidades delictivas relacionadas con la corrupción, como es asociación ilícita, fraude a la administración pública, cohecho, falsedad en documento mercantil, malversación de caudales públicos, prevaricación, blanqueo de capitales, delitos contra la hacienda pública y tráfico de influencias, entre otros.

Por esta razón, José Luis Ábalos, portavoz de los socialistas en la moción de censura, centró su intervención en que, “una vez conocida la sentencia del caso Gürtel, ya no hay convicciones sino certezas”.

Dijo que “Gürtel era el PP y el PP era Gürtel”, porque este partido, desde su nacimiento, “ha sido un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional”.

En este marco, el PNV anunció esta tarde a La Moncloa y al PSOE que sus cinco diputados van a apoyar la moción de censura si Rajoy no dimite. Y en la tribuna, el portavoz de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, lo confirmó: “Respondemos a lo que demanda mayoritariamente la sociedad vasca votando que sí”.

Consideró que “la sentencia (del caso Gürtel) del pasado jueves supuso un antes y un después en la sociedad”, debido a que el debate “trasciende de lo jurídico”.

Y aseguró que el PNV lo hacía por un “ejercicio de responsabilidad”. “Ni la situación es simple, ni la solución y sus consecuencias lo son”, reconoció.

En la posición de su partido, agregó, si no apoyaban la moción de censura les tacharían de “encubridores de la corrupción, falsamente”. Y si apoyan la moción, los acusarían de promover “la inestabilidad” del país, como lo viene haciendo el PP contra el PSOE desde que anunció la moción.

Asimismo, advirtió que un voto negativo no produciría más estabilidad en la Cámara ni al gobierno, porque hay un “goteo” de mociones, en alusión a la que pretendía presentar el partido Ciudadanos, de Albert Rivera.

Y aunque definió su apoyo a Sánchez, Aitor Esteban le exigió que defina el tiempo para consensuar tanto las leyes en el Congreso como las fechas para convocar nuevas elecciones, y en especial los temas que tienen que ver con Cataluña y el País Vasco.

Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, negó que Mariano Rajoy vaya a dimitir. Advirtió que “es falso” que lo vaya a hacer, porque “por la aritmética parlamentaria, no garantiza que el PP siga en el gobierno, ni en este momento ni en un momento próximo”.

Criticó a los que impulsaron la moción, porque buscan “tapar la vergüenza de haber arroyado a este gobierno” y de los pactos aún desconocidos que tiene “con partidos radicales e independentistas”.

En su opinión, “el gobierno que salga de esta moción de censura no responde al interés de los españoles ni al interés general del país”, sino “sólo a intereses personales y a los intereses partidistas”.

Lanzó: “No hemos oído cómo va a funcionar, no sabemos en qué pactos se fundamenta, qué pactos alcanzó con los partidos radicales e independentistas”. Y consideró que será un gobierno “con la sombra” de que Pedro Sánchez “será presidente sin elecciones. No augura nada bueno para España”.

Comentarios