AMLO reforzará rol del Estado en la economía, sin políticas “populistas y antimercado”, confía S&P

López Obrador, virtual presidente elector. Foto: Octavio Gómez López Obrador, virtual presidente elector. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Para la agencia calificadora Standard & Poor’s (S&P), el gobierno de Andrés Manuel López Obrador reforzará el rol del Estado en la economía, pero sin hacer cambios sustanciales destinados a políticas “populistas y antimercado”.

En un análisis titulado “Nuevo escenario político de México tras la elección presidencial”, la agencia con sede en Nueva York dejó claro que la capacidad del futuro presidente de México para sostener el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y la estabilidad, al mismo tiempo que cumple otros objetivos de políticas, ayudará a determinar la trayectoria de las calificaciones crediticias del país.

Actualmente, las notas crediticias de México están “BBB+” con perspectiva estable.

Dicha calificación refleja la expectativa de S&P sobre la continuidad de las políticas económicas en los próximos dos años, junto con una política fiscal que contenga el nivel de deuda del gobierno general.

Además, la calificadora espera que los tres gobiernos que participan en la actual renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) alcancen eventualmente un nuevo acuerdo que preserve en gran medida los vínculos comerciales y financieros que apuntalan la economía de Norteamérica.

De acuerdo con el reporte, algunos de los principales desafíos que afrontará el gobierno de López Obrador incluyen el combate a la corrupción, el fortalecimiento del ejercicio de la ley, la sustentabilidad del crecimiento económico y la conclusión de la renegociación del TLCAN.

“Está por verse si López Obrador buscará aumentar la competencia en muchos sectores de la economía mexicana que siguen dominados por empresas con considerable poder de mercado. Es probable que el nuevo gobierno modifique la política fiscal para cumplir con sus propias prioridades de políticas públicas”, acotó.

Sin embargo, la firma estadunidense espera que la política fiscal siga siendo cautelosa y que evite grandes desequilibrios.

Agregó: “consideramos que la nueva administración mostrará continuidad en la política monetaria, sin cambios significativos en la política cambiaria (la Secretaría de Hacienda tiene una fuerte influencia sobre si el banco central, que es independiente, debe intervenir en los mercados cambiarios)”.

Para la agencia calificadora, el pragmatismo del tabasqueño será importante para mantener el crecimiento económico y los fuertes vínculos económicos del país con Estados Unidos.

Eso sí, el documento recordó que en su momento, el exjefe de gobierno no apoyó la reciente apertura del sector de energía de México a empresas privadas, por lo que advirtió:

“El desarrollo del sector de energía, que podría ser una fuente importante de inversión privada, tendrá impacto sobre el crecimiento del PIB, la creación de empleos y los ingresos del sector público. Las políticas del sector de energía del nuevo gobierno, incluyendo el rol de Petróleos Mexicanos (Pemex), podrían tener un impacto importante de largo plazo sobre la economía, y potencialmente sobre nuestra calificación crediticia de México”.

Lo que Peña deja a López Obrador

Entre los principales retos que afrontará el líder de Morena, según el análisis, se encuentra el “exacerbado nivel de violencia en el país” del cual la calificadora alertó:

“El país se ha visto afectado por la ola de problemas de seguridad, tales como la violencia relacionada con el narcotráfico y los crecientes incidentes de asaltos que afectan a personas y a empresas, grandes y pequeñas”.

Otro tema es una fuerte presión pública para abatir la corrupción y fortalecer el ejercicio de la ley.

“Los pasos para fortalecer las instituciones públicas e impulsar su capacidad para actuar, reforzarían las perspectivas de crecimiento del país. La implementación efectiva del Sistema Nacional Anticorrupción de México, recientemente creado, mejoraría la gobernabilidad”, señaló el reporte.

Además, López Obrador le tiene que inyectar dinamismo a la economía mexicana, que sólo se ha mantenido estable en los últimos años, con un crecimiento modesto promedio del PIB, México ha tenido un avance limitado para poder atender la pobreza y los problemas sociales en los últimos años.

Por si fuera poco, también tienen la obligación de fortalecer el andamiaje institucional ya que, “el débil ejercicio de la ley ha limitado la capacidad del Estado mexicano y de sus instituciones públicas para cumplir con su mandato, lo cual representa un tema pendiente en la política pública y económica al país”, explicó la agencia.

Uno de los temas que preocupa a la calificadora es el vínculo económico de México con Estados Unidos, el cual está bajo cuestionamiento, debido a la incertidumbre sobre el destino del TLCAN.

Según Standard & Poor’s, Estados Unidos ha servido por mucho tiempo como una “válvula de escape” para México, permitiéndole mantener estabilidad social a pesar del lento crecimiento del PIB, debido en parte a la emigración masiva.

Así las cosas, la calificadora dejó claro que la erosión gradual resultante del perfil financiero del soberano aumentaría la vulnerabilidad de las finanzas públicas ante shocks adversos, llevaría a bajar las calificaciones soberanas.

El otro panorama es que en el largo plazo, el crecimiento económico más rápido y una consolidación fiscal mejor a la esperada podrían fortalecer los perfiles, fiscal y externo, de México.

“Esto, aunado al continuo desarrollo de los mercados de capitales locales y a un historial de una política monetaria creíble desempeñada por el banco central, podría reducir las vulnerabilidades externas y llevarnos a subir las calificaciones”, remató.

Comentarios

Load More