Niña fue asesinada por sofocación: Fiscalía de NL; ofrece $500 mil de recompensa por homicida

MONTERREY, N.L. (apro).- Luego de revelar que la niña Ana Lizbeth Polina, de 8 años, murió a causa de asfixia por sofocación, la Fiscalía General del Estado informó que el presunto responsable es un hombre identificado como Juan Fernando “N”, por quien se ofrece una recompensa de 500 mil pesos, a favor de quien proporcione datos que conduzcan a su captura.

En rueda de prensa efectuada este miércoles, el fiscal general Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez explicó que la menor fue secuestrada el domingo afuera del centro de trabajo de su madre, en la colonia Vistas del Río, en el municipio de Juárez, y su plagiario, de 37 años de edad, la llevó a una casa ubicada a escasas cuadras de ahí, donde la privó de la vida esa misma noche.

Para preservar la dignidad de la víctima y sus familiares, el funcionario rechazó revelar los detalles que arrojó la autopsia practicada a la menor, que fue encontrada sin vida envuelta en una sábana, el martes a las 17:00 horas en un terreno baldío de la misma colonia donde fue secuestrada.

Guerrero explicó que Juan Fernando “N” ya había sido procesado en dos ocasiones por delitos de carácter sexual, además de que también fue encarcelado por lesiones. Sin embargo, no precisó por qué no se había cumplido otra orden de aprehensión que ya se había girado en su contra.

En la ficha de captura que giró la Fiscalía, este sujeto fue descrito como robusto, de 1.70 metros de estatura, de tez morena, ojos café oscuros, barba y con posiblemente un tatuaje en el brazo derecho. La información sobre su paradero se recibe en el teléfono (81)20204223.

Aunque se le vio previamente con otra persona, no se ha comprobado que el agresor haya actuado en complicidad con alguien más, por lo que se le considera, por ahora, como asesino solitario.

Los vecinos refirieron que Juan Fernando tenía sólo unos días de haberse instalado en el domicilio, que ya fue cateado, donde llevó a Ana Lizbeth para privarla de la vida.

Al recapitular la investigación, el fiscal general explicó que los agentes ministeriales que buscaban a la niña tras ser activada la Alerta Amber, revisaron el terreno baldío ubicado en las calles Vista de Anacua y Vista de Huizache, y no encontraron rastros de la menor, aunque luego el cadáver apareció ahí, lo que los mueve a suponer que el asesino esperó que el área estuviera despejada para dejar el cuerpo ahí.

La Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) supone que el sospechoso se encuentra aún en Nuevo León, aunque ya lanzaron alerta a las entidades vecinas y a Estados Unidos, con el fin de que procedan a arrestarlo si lo detectan en su territorio.

En la conferencia efectuada esta noche también estuvieron presentes el director de la AEI, Esteban Cantú, y el vicefiscal de Ministerios Públicos, Luis Enrique Orozco.

Comentarios