“No nos vamos a callar”: familiares y amigos de Rubén Espinosa al exigir justicia por caso Narvarte

Mural en memoria de Rubén Espinosa y Nadia Vera. Foto: Especial Mural en memoria de Rubén Espinosa y Nadia Vera. Foto: Especial

XALAPA, Ver. (apro).- Un mural con los rostros de Rubén Espinosa, fotoperiodista colaborador de Proceso, y de Nadia Vera, activista cultural, con las leyendas “En Defensa de la Memoria” y “Justicia para Todos”, sirvió para conmemorar el tercer aniversario del multihomicidio de la colonia Narvarte, en la Ciudad de México, y exigir justicia, pues el crimen continúa impune.

El muralista Dante Aguilera e integrantes del colectivo de artistas “Emanuel Cruz” -artista xalapeño fallecido en febrero del 2016-, plasmaron en la calle Azcarate, en el barrio donde residió Rubén Espinosa, un mural para defender su memoria.

Desde ayer, los artistas, periodistas, activistas y exestudiantes de la Facultad de Humanidades participaron en el resanado, dibujo y coloreado de la barda.

Al lugar también acudieron integrantes del colectivo FotoreporterosMX, del que Espinosa Becerril formó parte. Algunos incluso viajaron desde la Ciudad de México para participar en el acto.

Itzanma Ponce, pareja sentimental de Rubén, realizó un performance de danza con exintegrantes del colectivo “Las Sangres”, para recriminar la impunidad en la que fueron asesinados Vera y Espinosa, además de Mile Virginia Martín, Alejandra Negrete y Yesenia Quiroz en el departamento de la calle Luz Saviñón, en la colonia Narvarte.

Patricia Espinosa, hermana del fotoperiodista, aseguró que, a tres años del artero multihomicidio no piensan callarse, ni cesar en la exigencia de justicia y verdad a las autoridades de la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX) para saber quiénes y por qué cometieron la múltiple ejecución.

Horas antes, en la Plaza Lerdo, ella y su hermana Alma recriminaron que el gobierno de Miguel Ángel Mancera nunca quiso orientar su investigación hacia el entonces gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, y su secretario de Seguridad Publica, Arturo Bermúdez Zurita.

Además, acusaron que el actual gobierno capitalino ha desestimado las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y de organizaciones como Artículo 19. Por el contrario, agregaron que han recibido amenazas e intimidaciones para que dejen de exigir justicia por el multihomicidio.

“Apuesta al olvido”, acusan  

Por la mañana, integrantes del Colectivo Voz Alterna, reporteros, familiares y amigos de Rubén y Nadia marcharon en Xalapa para exigir justicia por el crimen.

Frente al Palacio de Gobierno, recriminaron que las líneas de investigación no contemplen la persecución que sufrió el colaborador de Proceso en la capital veracruzana, misma que lo obligó a refugiarse en la Ciudad de México, donde 47 días después de su autoexilio fue asesinado.

Hasta hoy, ninguna autoridad ha sido castigada por las violaciones a los derechos humanos cometidas por el crimen ocurrido el 31 de julio de 2015.

“La Procuraduría General de la Justicia de la Ciudad de México ha llegado al extremo de pedir a las organizaciones civiles que representan a las víctimas que sean ellas quienes analicen la información y ayuden a cerrar las líneas de investigación pendientes, pues para la autoridad ya no hay nada más qué investigar”, fustigó Patricia Espinosa.

Agregó que hace casi un año, autoridades de la Procuraduría y la Secretaría de Gobierno se comprometieron a que las investigaciones se dirigirían a actuaciones relacionadas con el entorno personal y profesional de Nadia Vera y Rubén Espinosa.

“Pero la Procuraduría ha sido omisa y negligente para desahogar esas actuaciones. No debe perderse de vista que hemos sido las víctimas y sus representantes quienes aportamos pruebas para robustecer las líneas de investigación relativas a la persecución política de Rubén Espinosa. A pesar de las evidencias en torno a las razones que ocasionaron su desplazamiento hacia la Ciudad de México”, añadió.

Familiares y colegas de Rubén Espinosa aseguraron que las autoridades capitalinas, cuyo gobierno está por fenecer, le apuestan al cansancio y al olvido de las familias de las víctimas.

Concluido el acto protocolario en la Plaza Lerdo -rebautizada como Plaza Regina Martínez, en memoria de la corresponsal de Proceso y La Jornada en Veracruz, ejecutada el 28 de abril de 2012-, familiares, amigos y colegas de Rubén Espinosa marcharon por el primer cuadro de la capital de Veracruz para exigir justicia.

Comentarios

Load More