“Christopher Robin, un encuentro inolvidable”

CIUDAD DE MEXICO (apro).- “Christopher Robin, un encuentro inolvidable” (Christopher Robin, EU-2018), de Marc Forster, es una conmovedora historia que gira en torno al rescate de nuestro niño interior y esa creatividad innata que tenemos, en medio de un mundo adulto cuyas reglas parecen estar alejadas de todo disfrute.

Por otro lado, sobre la manera en que todo ese mundo infantil es heredado a nuestros hijos…

La historia gira en torno a un niño llamado Christopher Robin, quien está a punto de irse a un internado y, por lo tanto, deberá de olvidarse de sus compañeros de juego, un grupo de peluches parlantes: Winnie the Pooh, Piglet, Igor, Conejo, Buhó, Cangu, Rito y Tigger.

Durante su fiesta de despedida, Christopher Robin (Orton O’Brien) les dice a sus amigos que nunca los olvidará; sin embargo, entre sus deberes escolares y la muerte de su padre, Christopher es catapultado a la vida adulta.

Después se casará con Evelyn (Hayley Atwell), tendrá una hija llamada Madeline (Bronte Carmichael) y servirá en la segunda Guerra Mundial. A su regreso, se le contratará como un experto en eficiencia para una empresa llamada Winslow Luggages.

Christopher Robin (ahora interpretado por Ewan McGreggor) se convierte en un hombre ocupado, celoso de su deber, quien casi no tiene tiempo para divertirse con su familia. Las cosas empeoran cuando su jefe le dice que debe buscar la manera de ahorra 20% de los gastos, lo cual significa que deberá despedir a algunos empleados. El trabajo le llevará todo el fin de semana, tiempo que pensaba pasar con su familia, a la cual no le hace nada de gracia esta situación pues deberán ir de viaje solos.

Durante este tiempo, y casi por accidente, Winnie the Pooh halla la forma de encontrar a Christopher Robin y de enrolarse en una aventura en donde todos los amigos se reunirán de nuevo y harán recordar a nuestro protagonista lo que realmente importa en la vida.

Si bien la cinta es un poco predecible y podría pecar hasta de simplona, la calidez de los personajes (desde los peluches hasta Christopher Robin)  nos hace olvidar estos detalles: la cinta acierta en hacernos cómplices de esa ficción, a través nuestros recuerdos infantiles relacionados con los muñecos y peluches con los que jugábamos cuando éramos niños.

Pero finalmente, “Christopher Robin, un encuentro inolvidable” es una cinta ligera y divertida, para toda la familia, muy Disney.

Comentarios