Reinan incredulidad y reclamos de familiares de víctimas en foro de pacificación en Nuevo León

El encuentro estuvo marcado por reclamos de familiares de desaparecidos. Foto: Luciano Campos El encuentro estuvo marcado por reclamos de familiares de desaparecidos. Foto: Luciano Campos

MONTERREY, NL., (apro).- El Foro por la Pacificación organizado por el próximo gobierno de la República, se convirtió en ocasión para reclamos de las víctimas y sus allegados, hacia las autoridades y expresiones recurrentes de incredulidad hacia los organizadores.

En la cita convocada en la Facultad Libre de Derecho de Monterrey, fue Alfonso Durazo, próximo secretario de Seguridad Pública, acompañado de Loretta Ortiz, quien estará a cargo de la defensoría de Derechos Humanos, el que se encargó de escuchar las quejas de las personas de diferentes colectivos que acudieron al llamado de los enviados de Andrés Manuel López Obrador, presidente electo.

Sin embargo, los más duros señalamientos los recibió Bernardo González Garza, actual secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, quien inició el sexenio estatal como procurador del estado y quien, a decir de familiares de las víctimas, fue omiso en la búsqueda de desaparecidos y en la persecución de delincuentes.

Samara Pérez, madre de Brad Xavier, asesinado en la masacre del Casino Royale, del 2011, desde el presídium reclamó al funcionario su presencia pues, dijo, que el lugar en primera fila que le fue asignado debiera ser ocupado por una persona afectada.

“Es indignante, señor Bernardo –mucho gusto en conocerlo—, que no haya tenido la cara para ver a las familias en todo el tiempo que estuvo como procurador y autoridad. ¡Es una vergüenza, de verdad! ¡No sé como sigue usted ahí, sentado!”, le dijo al secretario, que acudió en representación del gobierno estatal.

De igual manera, los familiares de otros desaparecidos señalaron que no creen en las autoridades, pues durante años en que han pedido justicia, no han sido capaces de encontrar a los ausentes, ni a los criminales que los convirtieron en víctimas.

Como ella hubo otros que expusieron sus casos para pedir justicia pues, dijeron, nadie busca a los secuestrados.

“México es el país de los desaparecidos. El país es una gran fosa”, dijo Irma Leticia Hidalgo, madre de Roy Rivera, desaparecido en el 2011, y quien creó el organismo Fuerzas unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (Fundenl).

“Saludamos la buena intención de promover los foros para escuchar a las víctimas. Sin embargo, lamentamos que estos espacios sean tan limitados y estén encaminados a validar una propuesta que desde el futuro gobierno federal se pretenda implementar. Lo lamentamos pues no nos preguntan qué queremos sino qué nos parece su propuesta”, señaló.

Hidalgo dijo a Durazo Montaño que no se puede emprender un camino de pacificación sin que existan, primero, justicia, , reparación del daño y no repetición del hecho.

“A los que se los llevaron que los ojos de sus víctimas los persigan por siempre y que el llanto de sus madres no los deje dormir”, sentenció.

En el evento hubo voces que se alzaban, que interrumpían a los que hablaban para demandar justicia, expresar solidaridad o indignación.

Rosario Piedra Ibarra, que busca a su hermano David, desaparecido durante la guerra sucia de la década de los 70, señaló que los parientes no buscan ni dinero, ni resignación ni consuelo, si no a sus seres queridos que ya no están.

A Durazo le pidió que los familiares participen en el proceso de selección de encargados de las comisiones, pues son ellos los más acreditados para saber quiénes sí pueden servir en la encomienda. Igual pidió que sean abiertos los archivos de las autoridades federales y las Fuerzas Armadas y que se resguarden los sitios donde se supone que hubo desaparecidos, como las instalaciones militares.

Al tomar la palabra, Durazo Montaño se dijo solidario con todos los presentes y señaló que México es un país sumido en un pozo de corrupción en todos sus niveles, aunque afirmó que, con la llegada de López Obrador, la deshonestidad de los funcionarios será “cortada de tajo” para acabar con las decepciones que han vivido los mexicanos en el tema de los desaparecidos.

“Les digo a ustedes que les vamos a cumplir, que le vamos a atorar a fondo, que no vamos a defraudar la esperanza de la gente. Podremos, tal vez no encontrar una respuesta que ustedes quisieran, pero jamás les vamos a dar motivo para que nos reclamen que no hemos hecho nuestro esfuerzo y no hemos cumplido nuestra responsabilidad para encontrar una respuesta, como ustedes nos la demandan”, expuso.

Ante los reunidos se comprometió a abrir los archivos de la extinta Dirección Federal de Seguridad, a la que se le atribuyen las desapariciones de la Guerra Sucia pues, dijo, él no trae un as bajo la manga y todo el tema de justicia será transparentado.

En conferencia de prensa, afirmó que se cambiaría la legislación para que las cárceles no se convirtieran en puertas giratorias, como ocurre ahora, a través de las que los delincuentes entran y salen, por recursos legales que utilizan hábilmente sus defensores.

El senador también dijo que los primeros cambios se verán en el transcurso de los tres años iniciales del gobierno de AMLO y las reformas estructurales en el transcurso de su gestión.

Dijo que como secretario de Seguridad Federal se entregará por completo a su labor: “Seré un gato de la gente y estaré 100% a su servicio”.

Load More