Árbitros despedidos exigen su reinstalación a la Femexfut

El árbitro originario de Guerrero, Adalid Maganda exige su reinstalación. Foto: Especial El árbitro originario de Guerrero, Adalid Maganda exige su reinstalación. Foto: Especial

CIUDAD DE MEXICO (apro).- Encabezados por Adalid Maganda, el árbitro que en abril pasado acusó de racismo al titular de la Comisión de Árbitros, Arturo Brizio, un grupo de silbantes acudió a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México (JLCyA) para exigir a la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) la reinstalación en sus cargos, luego de haber causado baja por supuesto despido injustificado.

“Sabemos que la Federación Mexicana de Futbol es un monstruo que nunca va a dar su brazo a torcer. Todos esperamos llegar a un acuerdo. Quiero que me reinstalen, que me devuelvan mi trabajo, porque me lo gané en el terreno de juego”, demandó Maganda.

En abril pasado, Adalid Maganda, hombre de piel morena, presentó una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) por el presunto racismo del que fue víctima por parte del titular de la Comisión de Árbitros, Arturo Brizio.

Maganda, quien estuvo acompañado del presidente del Comité Ciudadano en Defensa de los Naturalizados y Afromexicanos, Wilner Metelus, dijo en esa ocasión que el siguiente paso sería acudir a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje con la finalidad de dirimir lo que consideró un despido injustificado.

Ahora, el silbante junto a otros colegas, que integran un grupo de 25 exárbitros afectados por el organismo, asistieron a la primera audiencia en la JLCyA para dejar en claro que ni la Federación Mexicana de Futbol, que ahora preside Yon de Luisa, ni la Comisión de Árbitros se han acercado a ellos para alcanzar un acuerdo.

A la audiencia de este conflicto laboral también acudieron los silbantes Arturo Serrato Alcaraz y Mario Alcántara con la idea principal, dijeron, de formar un frente común contra la Femexfut.

A su vez, Serrato anticipó que llevará su caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), además de que pugnar para que la Federación Mexicana de Futbol no se “cuelgue” de la resolución de su asunto para litigar con el resto de los querellantes.

Serrato es el silbante cuyo asunto atrajo la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que en junio de 2018 revocó la sentencia de un tribunal federal, que en 2017 lo confirmó como empleado de la Federación Mexicana de Futbol con todos los derechos laborales que representa lo anterior.

Por su parte, Mario Alcántara advirtió que no cesarán en su litigio contra la federación. “Hacer lo correcto jamás nos debe dar miedo”, sentenció.

Comentarios

Load More