Disidentes del STPRM denuncian “feroz” represión por promover “juicio popular” a Romero Deschamps

El líder sindical petrolero, Carlos Romero Deschamps. Foto: Octavio Gómez El líder sindical petrolero, Carlos Romero Deschamps. Foto: Octavio Gómez

OAXACA, Oax. (apro).- Una “represión feroz y violenta” contra disidentes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) se desató en todo el país, luego de la promoción que hicieron para someter a “juicio popular” a Carlos Romero Deschamps, líder del gremio, por corrupción, desfalco, enriquecimiento ilícito, secuestro, tentativa de homicidio y lo que resulte.

Así lo denunció el vocero del Movimiento de Regeneración Nacional Obrero Sindical (Morenos), Oscar Solórzano Méndez, quien exhortó “al STPRM a poner fin a una era de represión y violencia sindical y dar pasos a una transición legal, pacífica y democrática”.

De igual forma, instó al Estado Mexicano a cesar estas prácticas comunes y se cancele la “barbarie” que han sufrido quienes han pugnado por un cambio en el país.

“Sin claudicar en principios, podemos iniciar la cuarta transformación democrática del país. Debemos y estamos obligados todos a acatar el mandato popular de ponerle fin a un régimen e instituir nuevas y justas formas de sindicalismo que beneficien a la sociedad mexicana”, puntualizó.

El pasado viernes 14 se reunieron en el Puerto de Salina Cruz petroleros disidentes de 31 secciones, de las 36 que conforman el STPRM, para “el inicio del desmantelamiento de un viejo régimen corporativo, esencia del sistema político mexicano que está por terminar”.

El representante de Morena, Rafael Barajas El Fisgón, y el senador Salomón Jara Cruz, fueron testigos de un “hecho histórico”: la disidencia del STPRM decidió dejar a un lado el miedo y se unió para impedir que “el viejo charro” Carlos Romero Deschamps siga saqueando y explotando a los trabajadores.

La respuesta no se hizo esperar y se desencadenó una serie de amenazas, hostigamiento laboral, persecución personal y represión contra los disidentes por parte de sus delegados sindicales.

Solórzano Méndez detalló que, como parte de la represión contra integrantes del movimiento, el STPRM le notificó su “jubilación”, pese a que no reúne los requisitos de edad y antigüedad laboral.

Aunado a ello, en la Sección 1 le notificaron la “recisión de contrato” a un trabajador por supuestamente haber faltado. Sin embargo, existe un permiso que solicitó para asistir al evento del pasado viernes 14 y que “corruptamente” lo hicieron válido hasta el domingo 16, día de su descanso laboral.

En tanto, la Sección 44 denunció a través de las redes sociales el acoso laboral (negación de permisos) y el seguimiento físico (personal de la empresa la sigue por todo el complejo petrolero) a la aspirante a secretaria general.

Solórzano Méndez también denunció que él “ha sido objeto de persecución mediática y seguimiento por parte de vehículos y personas, así como en sus cuentas electrónicas, además del acoso a su domicilio y familia”.

El vocero de los petroleros disidentes resaltó que “hay una treintena de compañeros citados a investigación por los permisos solicitados conforme a derecho, que en realidad esconde la represión al ser partícipes de un movimiento nacional que clama por democracia, mejores condiciones de salud laboral, de seguridad en las diversas áreas de trabajo y trasparencia en su sindicato”.

Y en un comunicado recalcaron: “Abrazamos a los 59 senadores de Morena que, cumpliendo con su palabra empeñada el día de ayer (25 de septiembre), aprobaron un punto de acuerdo para exigir a la Secretaría de Trabajo y Previsión Social inicie los trabajos que conlleven al STPRM a adecuar sus estatutos con la norma constitucional del artículo 123 que declara que para la elección de los dirigentes sindicales el voto debe ser libre, secreto y universal”.

Asimismo, adelantaron que presentarán las denuncias correspondientes ante las autoridades federales –con el acompañamiento de senadores de Morena, principalmente Ricardo Monreal y Salomón Jara–, y exigieron que en los primeros días de octubre se emita la convocatoria para la elección de las 36 secciones sindicales mediante el “voto libre, secreto, directo, seguro y vigilado”, porque en la “lucha por la democracia también está la lucha sindical”.

Por ello, “exigimos sea emitida la convocatoria cuanto antes para que, en un periodo de 90 días, es decir antes del 1 de diciembre, hay elecciones para transformar el sindicato que ha explotado, saqueado y corrompido Romero Deschamps”, concluyeron.

Comentarios

Load More