El exgobernador Mario Villanueva pide a AMLO su libertad

Mario Villanueva, exgobernador de Quintana Roo. Foto: Eduardo Miranda Mario Villanueva, exgobernador de Quintana Roo. Foto: Eduardo Miranda

CANCUN, Q. Roo. (apro).- El exgobernador Mario Villanueva pidió justicia y exigió que se le otorgue la libertad y se le reconozca su inocencia.

En una carta dirigida al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, el exmandatario priista preso desde hace poco más de 17 años, retomó una frase de Benito Juárez para hacer notar la injusticia que, según él, se ha cometido en su caso: “Justicia y gracia para los amigos”.

Sin embargo, afirmó que en lo que respecta a él, dijo que la ley “no ha sido pareja conmigo ni me han dado la justicia que merezco”.

En cambio, sostuvo que, al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, “se le dio una condena demasiado benigna, de 9 años de prisión, la cual se reducirá a 4 y medio, por el beneficio que da la ley, y en tres años estará en su casa”.

Villanueva señalo que ha sido tratado con saña por la justicia mexicana y lamentó que en cualquier momento podría ser regresado al Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferpesi), de Morelos.

“Ya es tiempo de que las autoridades reconozcan los errores cometidos”, dijo en la carta difundida en redes sociales.

Hospitalizado en clínica de Chetumal, y a disposición del Centro del Centro de Reinserción Social (Cereso) de la capital del estado, Mario Villanueva recordó que lleva 17 años y 4 meses encerrado en 10 cárceles tanto de México, como de Estados Unidos y que ha sido condenado por los delitos “contra la salud en la modalidad de fomento” y por “lavado de dinero”.

“Con los 17 años 4 meses en la cárcel, he pagado 23 años de dos sentencias por lavado de dinero, una en México y otra en los Estados Unidos, lo que fue ilegal porque son los mismos hechos.

“He cumplido 23 años por lavado de dinero, y a Duarte le dieron nueve. Al otro exgobernador Duarte, el de Chihuahua, al parecer lo han exonerado”.

Por otra parte, mencionó que la Ley Nacional de Ejecución Penal le otorga los beneficios de prisión domiciliaria por motivos de salud y libertad anticipada que se da al haber cumplido el 70 por ciento de la pena.

“En realidad estoy bastante enfermo, por eso me trajeron a Chetumal y estoy en la Clínica Independencia. Desde fines de julio pedí al Juez que autorice el traslado a mi casa y estoy en espera”, apuntó.

También, destaco que ya rebasó el límite para la libertad anticipada pues en su caso sería de 16 años y ya lleva preso 17 años y 4 meses.

El ex gobernador aseguró que su inocencia está demostrada a partir de que sus supuestos cómplices han sido exonerados.

“Mis supuestos cómplices a los que se les libró orden de aprehensión y se les llevó a la cárcel, han sido absueltos por ser inocentes y, quienes los acusaron, son los mismos testigos protegidos que me hicieron imputaciones”, destacó.

Además, mencionó que desde hace cinco años una Comisión plural de Diputados del Congreso del Estado de Quintana Roo, lleva a cabo una investigación sobre los hechos ilícitos que le atribuyeron, y las pruebas recabadas demuestran que los hechos son falsos”.

En la carta, además lamentó la actuación del Juez Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales con sede en la ciudad de Toluca, pues, acusó que sus resoluciones “han sido negativas, contra la ley”.

Por otra parte, acusó que ha recibido indicaciones para no manifestar opiniones mientras está preso a efecto de que se resuelvan positivamente sus premociones, pero de todas formas le siguen castigando “con resoluciones contra la ley”.

“¿Por qué tengo que callarme cuando lo único que pido es que se aplique la ley, que en apego a Derecho se acabe la injusticia y, ya no más el silencio de los inocentes“, concluyó.

Comentarios

Load More