El presunto agresor del fanático de Tigres es acusado de homicidio calificado en pandilla

MONTERREY, NL. (apro).- Adrián Rosendo, el aficionado de Rayados detenido por la presunta agresión contra un seguidor de Tigres antes del clásico regio, fue internado en el penal del Topo Chico, tras ser imputado por homicidio calificado en pandilla, en grado de tentativa, informó la Fiscalía General de Nuevo León.

Adrián Rosendo, detenido ayer en el municipio conurbado de Escobedo, fue presentado al juez de control este mediodía.

Durante la audiencia verificada en la Sala 1 del Palacio de Justicia de Monterrey, el juzgador concedió, a solicitud de la defensa, duplicar el término programando la audiencia de vinculación para el 6 de octubre en la Sala 4 de la misma sede judicial.

En tanto, el acusado permanecerá recluido en la penitenciaría estatal.

Adrián Rosendo es señalado como presunto responsable de haber agredido, junto con otros aficionados del Monterrey, a Rodolfo Manuel Palomo Gámez, de 21 años, durante un enfrentamiento que sostuvieron las hinchadas de los dos equipos debajo de la estación del metro Aztlán, al norte de la capital, el pasado 23 de septiembre.

Como resultado de la golpiza, el seguidor felino, integrante de la barra Libres y Lokos, permanece internado en el hospital Universitario, en estado grave, aunque estable, por una contusión profunda en el cráneo y otras lesiones en el tórax.

La Fiscalía mencionó que ya se encuentra en la búsqueda de al menos otros cinco involucrados, mientras se encuentra en el proceso de determinar la identidad de otras personas que participaron en la agresión tumultuaria de aquella tarde.

Comentarios