El homicidio doloso aumenta 52.6% en Querétaro con Domínguez Servién

QUERÉTARO, Qro.- En 2018, durante el gobierno que encabeza el panista Francisco Domínguez Servién, el número de homicidios dolosos en el estado de Querétaro incrementó 52.6%, en comparación con 2016.

De enero a agosto de 2016, fueron registrados 76 asesinatos en Querétaro y durante el mismo periodo de 2018 la cifra incrementó a 116 crímenes, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

El 25 de agosto de 2017, el gobernador Francisco Domínguez Servién, tuvo que salir públicamente a pedir calma a la ciudadanía, después de que un hombre y su hijo fueron ejecutados cuando iban a la escuela.

“Hago un llamado a la ciudadanía a mantener la calma, esto no es señal de alarma, pero sí de alerta”, minimizó el mandatario panista sobre el crimen ocurrido en el municipio de Corregidora, gobernado por el panista Mauricio Kuri González, actual senador.

En aquel mensaje también anunció que giró instrucciones para reforzar “la seguridad en todos los puntos de la zona metropolitana”, así como para aumentar la presencia de los cuerpos de seguridad en las calles.

Sin embargo, los homicidios han continuado en Querétaro, incluso son diversos casos de ejecuciones múltiples de gente localizada amordazada o maniatada.

La información sobre balaceras en Querétaro ha sido recurrente, aunque aún no a los niveles del vecino estado de Guanajuato, donde fueron reportados 1671 homicidios dolosos de enero a agosto de este año.

De igual manera, otros delitos han aumentado en el periodo de enero a agosto de 2018, comparado con el mismo periodo, pero de 2016:

Las lesiones incrementaron un 54.4 por ciento, de 2596 a 4010; mientras que el secuestro incrementó un 25%, de 4 a 5.

En tanto, otros delitos patrimoniales también crecieron como el robo a casa habitación, 34.8%, al pasar de 1936 a 2611; el robo de vehículos, 36.4% de 3005 a 4100; y el robo a transeúnte, 39.9% de 972 a 1360.

En contraste, algunos delitos que han bajado son la violación simple en un 2.1%, pues de enero a agosto de 2016 habían ocurrido 187 y en el mismo periodo de 2018 han ocurrido 181.

Los delitos contra el medio ambiente también disminuyeron, en el mismo periodo de 2016 habían registrado 4, pero en 2018 sólo 2, de acuerdo con las cifras que difunde el SESNSP.

Responsables de la seguridad

Como presidente municipal de Querétaro (2009-2011), Francisco Domínguez Servién tuvo como asesor en materia de seguridad, a partir de 16 de febrero de 2010, a Juan Martín Granados Torres, exprocurador de justicia en el periodo de 2003 a 2009.

Granados Torres cobraba 52 mil pesos como coordinador de Proyectos en la Secretaría General de Gobierno Municipal, encabezada por el entonces secretario de Gobierno, Luis Bernardo Nava Guerrero, según el oficio DRH/211/11.

Cuando fue elegido gobernador, Francisco Domínguez Servién nombró a su exasesor en seguridad, Juan Martín Granados Torres, como el actual secretario de Gobierno de Querétaro, mientras que a Luis Bernardo Nava como jefe de la Oficina de la Gubernatura.

Pero además nombró como su secretario de Seguridad Ciudadana a Juan Marcos Granados Torres, hermano de Juan Martín, quien se desempeñó como Subprocurador de Policía y Control Interno desde 1997 y también continuó durante el periodo en que su hermano, Juan Martín, fue procurador.

Al inicio del actual sexenio, el gobernador de Querétaro nombró como procurador General de Justicia a Alejandro Echeverría Cornejo, quien también se desempeñó como director de la Policía Investigadora Ministerial, cuando Juan Martín Granados era procurador.

Con las reformas de justicia penal, la Procuraduría de Querétaro cambió a una Fiscalía Estatal autónoma, pero el congreso con mayoría panista, nombró a Alejandro Echeverría Cornejo, fiscal por 9 años, el mismo que el gobernador había designado su procurador.

Lo anterior pese a que públicamente Alejandro Echeverría Cornejo admitió ser socio de los hermanos, Juan Martín y Juan Marcos Granados Torres, Secretario de Gobierno y de Seguridad Ciudadana, respectivamente.

Control en municipios

El control de los Granados Torres en los cuerpos de seguridad, en el estado de Querétaro, no se ha limitado a las principales dependencias y Fiscalía Estatal encargadas de la seguridad, sino también hay indicios que existe un control a nivel municipal.

El caso más sonado tuvo que ver con el exdirector de la Policía capitalina de Querétaro, el general Rolando Eugenio Hidalgo Eddy, quien terminó renunciando para ceder su lugar a Juan Luis Ferrusca Ortiz, quien fue coordinador de la Agencia Especializada en Delitos de Narcomenudeo 2007 a 2009, también cuando Juan Martín Granados Torres era procurador.

Pese a que durante su periodo anterior fue noticia el robo de un arsenal de armas, el actual acalde de Querétaro, Luis Bernardo Nava Guerrero, decidió ratificarlo como titular de la Policía Municipal en la capital.

En Corregidora, otro municipio de la zona conurbada de Querétaro, el titular de la Policía es José Luis Rodríguez Aboytes, quien llegó a ser comandante de la Policía de Investigación, adscrito al Grupo de Investigación de Homicidios, también durante el periodo en que Juan Martín Granados Torres fue procurador.

En tanto, en El Marqués, municipio también conurbado con la ciudad de Querétaro, fue nombrado Javier Cortés Cruz, quien ya había sido director de esa corporación, donde elementos recordaron su buena relación con Juan Luis Ferrusca Ortiz, titular de la Policía capitalina y quien acudía a conmemorar el Día del Policía a ese municipio vecino.

En un diario local, el secretario de gobierno, Juan Martín Granados Torres, comentó que su principal defecto es ser obsesivo: “Me gusta que las cosas se hagan bien y a la primera”, soltó.

Lo anterior después de exponer que no le gustan los pretextos, las cosas hechas a la mitad o cuando se pueda.

Comentarios