Tras bloqueo en Rectoría, Graue recibe pliego petitorio estudiantil y promete respuesta en 7 días

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El rector de la UNAM, Enrique Graue, recibió el pliego petitorio elaborado por la Asamblea InterUNAM, el cual recoge demandas de la comunidad universitaria englobadas en cuatro ejes.

Tuvieron que pasar unas cuatro horas para que el máximo representante de la casa de estudios atendiera personalmente a los universitarios al pie de la torre de Rectoría. Ahí, Graue se comprometió a resolver, en siete días, las exigencias plasmadas en el pliego y dar respuesta pública.

Alrededor de la una de la tarde, los estudiantes decidieron bloquear los accesos de la torre de Rectoría por seis horas, con el fin de presionar al rector para que los atendiera y recibiera el pliego.

Sin embargo, el rector ya iba camino a Monterrey -aclaró la Rectoría- para atender una reunión de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). El plantón estudiantil, obligó al rector a bajarse del avión.

Mediante un comunicado, la UNAM informó que “el rector Enrique Graue, quien ya se encontraba en el aeropuerto de la Ciudad de México, tomó la decisión de regresar a la Ciudad Universitaria para recibir el pliego y atender la necesidad del personal universitario que está impedido de salir de la torre de la Rectoría”.

Eso sí, dejó claro lo siguiente:

“La Universidad Nacional ha dado muestras reiteradas de resolver los problemas de los universitarios a través del diálogo, pero no puede estar de acuerdo con las medidas intransigentes y de presión de parte de ningún miembro de su comunidad”.

La protesta

Ante las consignas lanzadas al pie de las oficinas del rector, el secretario general de la Universidad, Leonardo Lomelí, salió a recibir el pliego petitorio, pero los alumnos se negaron a entregarlo “porque se corre el peligro de que quede archivado”. Por eso, los inconformes decidieron tomar los accesos del edificio.

Mediante un megáfono, una alumna miembro de la asamblea informó:

“Se va a proponer un plantón de seis horas aquí. Si se cumplen las seis horas y Graue no ha llegado, vamos a iniciar la toma pacífica de Rectoría. ¿Por qué? Porque es nuestra, pero primero vamos a esperarlo. Vamos a darle el beneficio de ir a Monterrey las dos horas, pero lo vamos a esperar aquí… que no haya pretextos, le vamos a dar seis horas para esperarlo aquí”.

No eran muchos estudiantes los que conformaron el contingente que recorrió la avenida Insurgentes –de Félix Cuevas a CU–, apenas unos 200. Incluso, en diferentes páginas de Facebook, se convocó a la comunidad estudiantil a acudir, pero no hubo respuesta.

De hecho, no hubo la necesidad de interrumpir el servicio de Metrobús ni los comercios bajaron sus cortinas como en otras manifestaciones. La policía de Tránsito sólo hizo cortes parciales a la circulación. En el transcurso de la marcha se corearon los “¡Goyas!”.

Al llegar a Rectoría, los estudiantes lanzaron consignas a Graue como: “¡Que salga, que salga, la UNAM te lo demanda!”, “¡Graue, culero, arregla tu cagadero!”, “¡Fuera Graue de la UNAM!”. Y agregaron: “¡No somos porros, somos estudiantes!”.

El pliego petitorio

A un mes de los hechos de violencia frente a Rectoría, donde porros atacaron a estudiantes de CCH Azcapotzalco, la Asamblea Universitaria entregó su pliego petitorio, el cual consta de dos páginas, que contienen cuatro ejes.

El primero es la democratización, que integra planteamientos a corto plazo como la reestructuración de los consejos de representación universitaria; elección de los órganos mediante el voto universal, presencial y secreto; respeto a las formas de organización de los estudiantes autónomas e independientes; así como la transparencia de la información pública como la presupuestal.

A mediano plazo, se pretende la reforma de los artículos cuarto, quinto y sexto de la Ley Orgánica de la UNAM para eliminar la Junta de Gobierno y el Tribunal Universitario. También quieren la creación de una comisión que realice auditorías universitarias.

El segundo eje es el de la seguridad, en el que se exige a las autoridades la reparación integral a las víctimas de los hechos acontecidos el pasado 3 de septiembre; una investigación al mismo rector y la destitución de diferentes funcionarios universitarios.

Asimismo, se pide el desmantelamiento de los grupos porriles; la creación de cuerpos y protocolos de seguridad, integrados por la comunidad con perspectiva democrática, de derechos humanos y de género.

El tercer eje está relacionado con la perspectiva de género, el cual plantea generar una comisión que atienda la violencia, así como un nuevo protocolo de atención a víctimas y la aplicación de castigo contra los partícipes de feminicidios relacionados con universitarias.

Por último, el cuarto eje es el de educación pública y gratuita en el que se exige una reforma al proceso de admisión para ingresar a la UNAM y la gratuidad desde el nivel medio superior hasta el posgrado.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios