La legalización de la amapola podría ser una salida al problema de la violencia: Cienfuegos

El general Salvador Cienfuegos, titular de la Sedena. Foto: Eduardo Miranda El general Salvador Cienfuegos, titular de la Sedena. Foto: Eduardo Miranda

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La legalización de la amapola podría ser una salida al problema de la violencia, porque los campesinos ya no van a vender la goma de opio a los grupos delincuenciales, sino al gobierno, sostuvo el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos Zepeda.

“Creo que puede ser una salida al problema (de la violencia), aquí lo único que se debe de tratar es la seguridad de los campesinos que ya no van a vender a los delincuentes, sino al gobierno, para hacer la morfina que se usa para atender el dolor en los pacientes”, puntualizó durante la inauguración del 41 Batallón de Infantería asentado en Teloloapan, y recordó que el gobernador Héctor Astudillo fue el primero en impulsar dicha medida.

Por su parte, el mandatario estatal dio a conocer que el grupo de autodefensas La Tecampanera no será desarmado y trabajará en coordinación con los militares de la nueva base castrense para asumir las funciones de seguridad en la Zona Norte y la región de la Tierra Caliente, donde el narco lo controla todo.

Destacó que el 41 Batallón de Infantería estará conformado por 520 soldados, 35 oficiales y cuatro mandos que realizarán acciones operativas en 10 municipios de esa franja donde Guerreros Unidos y La Familia de Arcelia mantienen una confrontación por hacerse de las rutas de trasiego de heroína de la Sierra de Guerrero al Estado de México, y de la industria minera afincada en el margen del Río Balsas.

Con esta nueva base militar, el Ejército suma cuatro cuarteles ubicados de manera estratégica en Guerrero y el Estado de México, todos vinculados con casos de violaciones graves a los derechos humanos, como Tlatlaya (Estado de México) y Ayotzinapa (Guerrero).

Se trata del 102 Batallón de Infantería de la 22 Zona Militar asentado en Tlatlaya, el 34 Batallón de Ciudad Altamirano, el 27 Batallón de Iguala, y ahora el 41 de Teloloapan, los tres últimos pertenecientes a la 35 Zona Militar de Chilpancingo.

De acuerdo con Astudillo, el 41 Batallón de Infantería intentará revertir los efectos de la narcoviolencia que se vive en la Zona Norte y la región de Tierra Caliente generada por la confrontación entre los grupos delincuenciales Guerreros Unidos de Teloloapan y La Familia Michoacana de Arcelia.

El gobierno estatal vincula al grupo de autodefensa La Tecampanera con Guerreros Unidos y asegura que es aliado de las policías comunitarias de Apaxtla y Tlacotepec, que controlan ese corredor de producción y trasiego de heroína donde se encuentra la base militar de El Caracol, impulsada en el gobierno de Felipe Calderón y actualmente abandonada.

Ese grupo está confrontado con La Familia Michoacana que dirige Johny ‘El Mojarro’ Hurtado Olascoaga, afincado en Arcelia y en el poblado de Palos Altos, Estado de México, que según reportes oficiales mantiene el control de la mayoría de los municipios de Tierra Caliente.

No obstante, el gobernador recalcó que no van a desarmar al grupo de autodefensa de Teloloapan y que más bien se va a coordinar en las acciones que realice el Ejército.

Comentarios

Load More