Lluvia de calificativos en la Cámara contra Rosario Robles… y ella, impávida

Diputados exhibieron pancartas frente a Rosario Robles, quien también llevaba sus propias láminas para mostrar en su comparecencia. Foto: Eduardo Miranda Diputados exhibieron pancartas frente a Rosario Robles, quien también llevaba sus propias láminas para mostrar en su comparecencia. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Traidora, cínica, maestra de la estafa, desvergonzada, soberbia, prepotente, insensible y corrupta, fueron sólo algunos de los calificativos que Morena, PAN, MC, PRD y PT vertieron contra Rosario Robles Berlanga, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Pero no paró ahí. El Partido del Trabajo, a través de Mary Carmen Bernal Martínez, al término de la comparecencia demandó a la Mesa Directiva que presente denuncia ante el Ministerio Público federal contra Rosario Robles Berlanga por haber faltado a la verdad, ya que violentó el Código Penal Federal, y que la Mesa directiva inicie la declaración de procedencia, es decir, la solicitud de desafuero.

La priista Dulce María Sauri Riancho y presidenta de la Mesa Directiva en turno respondió: “la Mesa Directiva resolverá el trámite conducente”.

Rosario Robles Berlanga reviró a los señalamientos:

“No hay ninguna denuncia en contra de mi persona… no hay una sola prueba de que la Sedatu haya firmado contratos con empresas fantasmas… Aquí a nadie se ha juzgado, aquí no hay una sola prueba… el día que haya una prueba seré la primera en pedir justicia… la evolución de mi patrimonio pídanla por transparencia… vivo en la misma casa de hace 23 años… Yo tengo mucha tranquilidad, busquen hasta por debajo de las piedras, tengo un solo patrimonio que es mi nombre y que es la casa… No necesito quien me defienda”.

La comparecencia de Robles Berlanga se antojaba de reclamos explosivos, pero la templanza de la otrora ex jefa de gobierno del Distrito Federal –a quien Carlos Salinas de Gortari le puso la banda presidencial, según narró su ex pareja sentimental, Carlos Ahumada, en su libro Derecho de Réplica–  se impuso a lo largo de cinco horas, aunque al final, hubo 46 oradores que la tildaron de falsaria.

Mirando ocasionalmente a los ojos a quienes la increpaban, Robles Berlanga acertó; ningún diputado de la oposición al PRI pudo presentar una sola prueba en su contra, como no fuera el recordar notas periodísticas basadas en informes preliminares de la Auditoria Superior de la Federación y donde ésta sostuvo un daño patrimonial de 11 mil millones de pesos entre Sedatu y Sedesol durante su paso por dichas instancias.

“Sedatu y Sedesol no contrataron con ninguna de las empresas mencionadas en informaciones de carácter periodístico. No hay un solo contrato, un solo contrato que se haya exhibido suscrito por Sedesol o por Sedatu con dichas empresas, y mucho menos con empresas fantasma. No hay un solo elemento de prueba que permita decir que empresas que hayan participado por el trabajo de las universidades hayan sido contratadas por estas instituciones”, dijo Robles Berlanga.

Y retó: “Quien al amparo del servicio público haya cometido una irregularidad tiene que pagar, pero esto tiene que documentarse con pruebas, con hechos fehacientes y con base en lo que la ley establece y sin violentar los derechos humanos de las personas”.

Rechazó todos los calificativos en su contra y más aún que se haya enriquecido. “Con relación a mi patrimonio personal… sigo viviendo en la misma casa, no en la que llegué siendo secretaria de Sedesol, sino en la que vivo hace 23 años. No tengo más propiedad que esa. No tengo ninguna otra cuenta bancaria que no sea en la que se deposita mi salario mensual. Y de eso vivo, de mi trabajo, de servir a la gente y por eso estoy aquí con mucho orgullo diciendo que le he servido a México desde la Sedesol y desde la Sedatu”.

Martha Tagle, diputada por Movimiento Ciudadano, se lo dijo directo: “Usted, secretaria, forma parte de una red de corrupción que encabeza la administración de Enrique Peña Nieto, junto con el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza; el actual titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y quien fungió como director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin. Esa es la banda. Sin embargo, parece usted ser el eslabón más débil “.

Antes de que respondiera, la presidenta de la Mesa Directiva en turno, Dolores Padierna Luna, una de las enemigas política de Rosario Robles desde que ambas militaban en el PRD, le advirtió: “le recuerdo, secretaria, que usted comparece bajo protesta de decir verdad y que mentir al Congreso puede tener consecuencias”.

Rosario Robles se victimizó entonces, reclamó a Tagle que siendo defensora de los derechos de las mujeres “haya caído en la trampa”.

“La investigación periodística que habla de estos convenios con las universidades habla de 11 dependencias públicas y de 8 universidades. Investigación que está en procedimiento y que hay que solventar. Yo le pregunto, ¿se acuerda usted del nombre de algún otro de los funcionarios o de alguno de los rectores?

“¿Por qué se tomó la decisión editorial de poner el nombre y la cara de una mujer a esta investigación periodística? Eso se llama violencia política de género y usted y yo hemos luchado en contra de ella, señora diputada”, respondió Robles Berlanga.

Y sostuvo: “viene un nuevo gobierno y eso va a permitir que esto se investigue aún más. Y yo tengo mucha tranquilidad. Que busquen hasta por debajo de las piedras, porque tengo el mismo patrimonio. Tengo un solo patrimonio, que es mi nombre y tengo una sola casa. Y de eso absolutamente nadie va a poder probar lo contrario”.

Del no te preocupes al no te equivoques, Rosario

La emecista retomó la palabra y le dijo: “del ya famoso no te preocupes, Rosario, tenemos que pasar al no te equivoques, Rosario. La condición de género no nos exime de asumir nuestras responsabilidades en el cargo público y de ser señaladas por actos de corrupción”.

No te equivoques Rosario, insistió Martha Tagle, al querer seguir tapando a esta red de corruptos que te pusieron en esta condición.

A los demás secretarios de Estado “los protegieron y los enviaron a comisiones y tienen a sus cabilderos hablando para que no los maltraten, a ti te trajeron al pleno justamente, justamente para vivir esto, y más vale que ya no los sigas tapando y no te equivoques, Rosario, no te equivoques”.

Inconformes por las respuestas de Rosario Robles, varios diputados pidieron acabar con la comparecencia, pues sostuvieron, ha dicho solo mentiras.

Por ejemplo, Gerardo Fernández Noroña, vicecoordinador del PT, pidió cancelar el encuentro. “Si sigue en ese tono de cinismo y de burla a esta soberanía la secretaria, que sea cancelada la comparecencia, porque es intolerable estarle escuchando ese nivel de desvergüenza”.

O la diputada Hildelisa González Morales quien acusó a Robles Berlanga de faltar a la verdad. “Ponga orden en la comparecencia de la señora secretaria, está increpando a los diputados. Está faltando a la verdad. Está falseando la realidad y provocando este tipo de situación. Ella viene a informar. Y el hecho de que no estén firmados los documentos y los acuerdos y los convenios, no la exime de la responsabilidad penal”.

Rosario a la cárcel o por lo menos a un clóset rosa

Rosario Robles se mantuvo impávida ante los señalamientos, y los hubo fuertes. Por ejemplo, la diputada del PT, Margarita García García, mirándola fijamente a los ojos y a quien Rosario le sostuvo la mirada, le dijo:

“Eres una mujer cómplice de todo este gobierno, no te permitiremos que te victimices, usted está obligada a aguantar, porque usted es una funcionaria, es una empleada de México. Nosotros somos los diputados que merecemos respeto y su soberbia y prepotencia que ha mostrado durante cinco horas la reconocemos.

“Pero también entendemos que esa seguridad que usted demuestra nos da a entender que es la protegida de Carlos Salinas de Gortari y de Enrique Peña Nieto. ¡Qué cinismo venir a decir tantas mentiras a esta tribuna!”, dijo la petista.

García García siguió: “Eres insensible, cínica y corrupta; siempre te acomodas con los gobiernos que enriquecen tu ego; puedes seguir mintiendo en esta tribuna pero no a los mexicanos, tu lugar es estar en la cárcel. Lo que sí reconozco es el temple para que por más de cinco horas hayas mentido, por tu soberbia bien podías desempeñarte como espía”.

La panista y diputada por Oaxaca, Alejandra García Morlan, dijo que no puede ser cómplice de todas las mentiras que ha dicho: “Oaxaca no está de pie y verifiquemos todas las mentiras que han dicho, en Oaxaca no hay paz ni tranquilidad”.

Esther Mejía Cruz de Morena le advirtió a Robles Berlanga: “su actuar tendrá consecuencias en el futuro, ha dicho mentiras”.

Tras la larga comparecencia y ante el gran número de diputados que pidieron la palabra, al término de las intervenciones por partido, pero con la presencia de Robles Berlanga, arrancó una sesión de 46 intervenciones. Margarita García García dijo:

“Manchada siempre por señalamientos de corrupción en cada cargo púbico que has ocupado, primero el caso de Carlos Ahumada cuando fuiste Jefe de Gobierno, luego en Sedesol con el uso de programas con fines electorales, la estafa maestra con un desvío de recursos a través de universidades, y aunque lo niegues, esos son hechos y el pueblo de México lo sabe”.

Siguió Gerardo Fernández Noroña del PT, quien le hizo una breve reseña de su paso por algunos cargos:

“En 2004 fuiste juzgada por la comisión del PRD por corrupción y por complotar contra Andrés Manuel López Obrador, y expulsada… En el libro Derecho de Réplica la pinta de cuerpo entero su amante, que hizo una relación personal y política para corromperse al amparo del poder….”

Las priistas enfurecieron. Lucero Saldaña rechazó señalamientos misóginos, una más lo llamó “patán” y Fernández Noroña respondió leyendo el significado de la palabra “amante”, para luego la priista detallar lo que significa “patán”.

Y Fernández Noroña aprovechó su tiempo en micrófono para decir que Rosario Robles merece la cárcel, “pero soy magnánimo, que no le den cárcel, que la pongan a vivir en un closet rosa (de los que construyó Sedatu)”.

Nadie más allá del PRI la defendió, por cerca de ocho horas. Rosario Robles fue señalada como corrupta y se resumió en que “acabará en la cárcel, no por ser chivo expiatorio sino porque es una representación de la corrupción rampante”.

Una diputada más le aclaró: “no es odio a Rosario Robles, es justicia”.

Y la panista Nohemí Alemán Hernández se lo dijo de frente, “su ambición de poder la llevó a la más alta denotación”

Pero Rosario Robles Berlanga se mantuvo impávida. Mostró tener una gruesa piel, todo se le resbaló, mantuvo temple y aseguró de frente a todos sus detractores: “No pienso renunciar. Tengo mucho trabajo todavía”.

Y la nota cuestionable la dio Gerardo Fernández Noroña, quien estuvo a punto de liarse a golpes con el priista y extitular de Sedesol, Luis Miranda. El petista estuvo cuestionando la comparecencia durante toda la tarde. Sin embargo, no fue sino hasta pasadas las dos horas que, al no otorgársele la palabra, le recriminó a los priistas la actitud ante Rosario Robles, acercándose a la zona de curules de éstos.

El coordinador del PRI,  René Juárez Cisneros, se apresuró a contenerlos y evitar así un enfrentamiento físico entre uno de los hombres más cercanos a Enrique Peña Nieto y Fernández Noroña. Todo quedó en una disputa verbal.

 

Comentarios

Load More