Trump culpa a la prensa por el enojo social en EU tras envío de bombas a demócratas

WASHINGTON (apro) – Frente a la sicosis y pánico que ha causado el descubrimiento del envío serial de nueve bombas por paquetería a figuras importantes del partido demócrata y a críticos de su gobierno, el presidente Donald Trump, responsabilizó a la prensa del enojo y fragmentación que priva en la sociedad estadunidense.

“Una gran parte del enojo que vemos hoy en nuestra sociedad es causado por el reporteo falso e incorrecto que a propósito llevan a cabo los principales medios de comunicación, a los cuales me refiero como noticias falsas. La situación es tan mala y llena de odio que no se puede describir. Los principales medios de comunicación deben limpiar sus actos; ¡RÁPIDO!”, escribió Trump esta mañana de jueves en su cuenta de Twitter.

Biden y De Niro también reciben bombas

Las acusaciones del mandatario a la prensa ocurren en el momento de que se dio a conocer que el exvicepresidente, Joe Biden y el actor y activista, Robert De Niro, recibieron esta mañana de jueves paquetes con explosivos en sus domicilios en Delaware y Nueva York, respectivamente.

A Biden se le considera un potencial candidato presidencial demócrata en los comicios de noviembre de 2020, cuando Trump buscará reelegirse por un periodo de cuatro años más. De Niro es uno de los críticos del presidente de los Estados Unidos con mayor preponderancia en el mundo de los espectáculos.

El miércoles pasado los expresidentes demócratas Barack Obama, Bill Clinton, y sus esposas, Michelle y Hillary, respectivamente fueron objeto del envió a sus domicilios en Washington y Nueva York de paquetes con explosivos. Otros políticos demócratas y acérrimos críticos que fueron también objetos del envió de bombas de fabricación casera por correo, fueron los exfuncionarios de la presidencia de Obama: Eric Holder, exprocurador general de justicia y John Brennan, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El paquete con explosivos dirigido a Brennan fue enviado a las oficinas de la cadena de televisión CNN, ubicadas en el edificio Time Warner, en Manhattan.

Otros objetivos del envió serial de bombas por paquetería fueron, el multimillonario y activista George Soros, al que “alguien”, no el servicio postal, dejó el embalaje con explosivos en el buzón de su mansión en Nueva York. Las legisladoras demócratas, Maxine Waters, representante federal por el estado de California, y Debbie Wasserman Schultz, por el estado de la Florida, también recibieron paquetes.

Waters es constantemente objeto de burlas por parte del presidente de Estados Unidos, debido a que la legisladora por California se destaca por ser una de las figuras del partido demócrata que más énfasis hace en que Trump, con sus políticas conservadoras y racistas, tiene dividida a la sociedad entre la cual se ha propagado el odio a las minorías étnicas, en especial hacia los afroamericanos e hispanos.

Llama la atención el hecho de que el miércoles, cuando las autoridades encargadas de combatir al terrorismo dieron a conocer que el envío de paquetes tiene como objeto aterrorizar a la sociedad, en la Casa Blanca Trump hizo un llamado a la unidad y prometió no escatimar en recursos hasta resolver el asunto.

Las autoridades federales y del estado de Nueva York, explicaron que los paquetes enviados a los críticos del presidente Trump, contenían explosivos altamente letales, que se destacan por el mismo patrón y que el remitente es la legisladora Wasserman Schultz, lo que es falso.

Trump, quien con sus discursos ha polarizado a la sociedad estadunidense, está totalmente concentrado en la campaña proselitista con miras a las elecciones federales de medio periodo del próximo martes 6 de noviembre, en las cuales, y de acuerdo con el promedio de las encuestas, su partido, el republicano, podría perder la mayoría representativa en el Congreso federal.

El envío serial de paquetes con explosivos ocurre a menos de dos semanas de esos comicios y los objetivos son demócratas y críticos del presidente.

 

Comentarios