Piden a UAEM reestructura y revisión de contratos colectivos para recibir ayuda estatal y federal

Instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Foto: Especial Instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Foto: Especial

CUERNAVACA, Mor. La ayuda que necesita la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) provendrá de un acuerdo entre los gobiernos estatal de Cuauhtémoc Blanco Bravo y federal de Andrés Manuel López Obrador, pero sólo será posible si hay una reestructuración interna y esta incluye la revisión de las prestaciones de los contratos colectivos de administrativos y académicos.

Y es que según el secretario de gobierno Pablo Ojeda, se ha alcanzado un acuerdo con el equipo de transición del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, para que durante la primera quincena de diciembre se “concretará” el esquema por el que se podrá rescatar a la UAEM, mismo que necesariamente pasa por una reestructuración interna e incluso una revisión a los contratos colectivos, dado que la federación ha dejado en claro que no subsidiará algunas prestaciones.

La intención es encontrarle una solución “de fondo” a los problemas de la máxima casa de estudios, pero esto sólo es posible si se replantea una reestructura financiera de la Universidad, porque “no es posible” mantener el nivel de gasto que tiene y cada año estar sufriendo por la falta de presupuesto que irá creciendo como “bola de nieve”.

Esto incluye por supuesto la revisión de los contratos colectivos de los sindicatos Independiente de Trabajadores Académicos (SITAUAEM) y de Trabajadores Administrativos (STAUAEM), pues ni la federación ni el estado podrán continuar subsidiando algunas de las prestaciones, así que habrá que revisarlas una por una hasta establecer cuáles es posible mantener y cuáles no, siempre “tratando de respetar los derechos adquiridos por los trabajadores”.

Aunque, aclaró, no habrá recorte de personal, porque la prioridad del gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo es mantener la matricula de alumnos y no generar despidos de empleados. Lo que se tiene que hacer entonces es evitar que el gasto anual siga creciendo año con año y que genera más de mil 600 millones de pesos de déficit.

Desde 2014, la UAEM y el entonces gobernador Graco Ramírez vivieron constantes enfrentamientos, mismos que se acrecentaron cuando a finales de 2015, el entonces rector Jesús Alejandro Vera Jiménez, tomó como bandera, junto al poeta Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y entonces colaborador universitario, el acompañamiento a las víctimas de la violencia que desde entonces se multiplican en la entidad.

Fue particularmente el caso de las fosas clandestinas de la Fiscalía del gobierno perredista en Tetelcingo y luego las descubiertas en Jojutla, lo que ocasionó los peores enfrentamientos que dejaron en varias ocasiones al borde de la insolvencia económica. Al final, el gobierno de Graco inició una persecución política y luego policiaca contra Vera Jiménez, que culminó con su renuncia adelantada en diciembre de 2017, pues terminaba en marzo de este año su rectorado; y luego su detención por varias horas en enero pasado.

El gobierno de Graco Ramírez utilizó varias estrategias para reventar económicamente a la máxima casa de estudios. Entre ellas se destaca la negativa a entregar en tiempo y forma los recursos destinados a la UAEM, el retraso en la entrega, así como el cálculo tramposo del propio presupuesto. Según la Constitución local, la Autónoma debe recibir el 2.5 por ciento del total del presupuesto del estado. Sin embargo, a lo largo del sexenio de Graco Ramírez, sólo se entregó el 2.5 por ciento del presupuesto programado.

Es decir, si se toma en cuenta el texto constitucional, el gobierno de Graco Ramírez no ha entregado recursos por más de mil millones de pesos, pues el presupuesto total del estado debería incluir una serie de recursos de fondos extraordinarios y diversas ampliaciones que se realizan a lo largo del año. Con esos mil millones de pesos, la UAEM podría salvar el año en curso, pues el déficit es aproximadamente por mil 600 millones de pesos.

El pasado 20 de septiembre, el SITAUAEM estalló la huelga que duró 35 días, cuando ya se adeudaba prácticamente un mes de nómina. La huelga se levantó aunque no se consiguieron los pagos adeudados. Con recursos del estado y la federación se ha completado el pago de las catorcenas siguientes, sin embargo, no hay recursos para pagar el próximo miércoles, menos aún para aguinaldos.

Comentarios

Load More