Alfaro da 48 horas al gobierno federal para resolver desabasto de combustible en Jalisco

Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco Foto: Rafael Del Río Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco Foto: Rafael Del Río

GUADALAJARA, Jal. (22 ene.) El gobernador del estado, Enrique Alfaro esperará un máximo de 48 horas para tener una respuesta clara por parte del gobierno federal para saber cuándo y cómo se va a resolver el problema del desabasto de combustible.

En caso de no obtenerla dijo que no callará más y solicitará a dirigentes empresariales, de iglesias y de universidades que se le unan, pero subrayó que su pronunciamiento no será en “un ánimo de pleito y de confrontación, sino de exigir una solución rápida”.

“Las próximas horas van a ser clave, nosotros estamos convencidos de que vamos a tener que exigir al gobierno de la república y tener que hacerlo con el respaldo de todos los actores y sectores sociales, pero vamos a tener que exigir una respuesta puntual, clara y rápida para que el problema no llegue a convertirse de mucho mayor profundidad en el plano económico, en el plano social”, dijo en entrevista con este medio.

Este día, el mandatario estatal sostuvo reuniones con dirigentes empresariales, eclesiásticos y rectores en Casa Jalisco para abordar el tema de la crisis del combustible. Les informó que, a 18 días del desabasto, 85% de gasolineras están cerradas en el estado, el tiempo que operan las estaciones de servicio después de recibir combustible de Pemex se redujeron a tres horas; y que se cambió el patrón de consumo pues ahora el ciudadano prefiere llenar tanque.

“Hoy en la mañana estaba funcionando (el ducto), pero no a toda su capacidad, la mejora que tenemos respecto al abasto fue del 15%, respecto a el mismo periodo del día anterior”.

También, les comentó a los líderes que ya existe una afectación significativa “y puede agravarse en los próximos días.

“Ya estamos teniendo algunos problemas operativos en los gobiernos municipales, tenemos indicios de que el problema puede escalar hacia otros temas relacionados con la agenda energética del estado, particularmente con el diésel, y eventualmente del gas en Jalisco”.

Aceptó que hoy se tiene una cobertura del 70% de la demanda diaria de petrolíferos, pero se debe tomar en cuenta que existe un rezago que se generó en las últimas tres semanas.

Reprocha falta de seriedad

Alfaro reclamó que el gobierno de la República no ha atendido el problema de desabasto en Jalisco “con la seriedad y la atención que se requiere”. Incluso recordó que mientras en la Ciudad de México se vivió una crisis de sólo tres días, en la segunda ciudad más importante del país, suman 18 días.

Recalcó que ha buscado en dos ocasiones hablar directamente con el presidente, Andrés López Obrador, pero no ha habido respuesta, sin olvidar que el gobierno de Jalisco mostró voluntad para coordinarse, encontrar soluciones, y hasta se apoyó con cientos de patrullas y policías para vigilar las pipas y el ducto.

“Estamos vigilando un tubo vacío, eso es lo dramático del asunto. Tenemos a cientos de policías cuidando un ducto y pipas de gasolina cuando nosotros deberíamos de estar cuidando a las personas. También tenemos un desajuste en nuestro estado de fuerza para cumplir con nuestras tareas de vigilancia. Los efectos de este asunto son en muchos niveles, no solo en la vida cotidiana, sino en las capacidades operativas y de respuesta de los gobiernos locales”, señaló.

Reiteró su reclamo a Pemex por el incumplimiento para mandar los 94 mil barriles que requiere la entidad para regresar a la normalidad, y exigió que el director de la paraestatal, Octavio Romero dé la cara para explicar cómo se va resolver el problema de desabasto en Jalisco.

Cuestiona estrategia

Aunque sostuvo que apoya la decisión de combatir el problema del robo de combustible, no respalda la estrategia, y considera que el gobierno federal no termina de “dimensionar el problema” que ocasionó con el cierre de los ductos.

“La estrategia y la implementación me parece que no se calculó bien el impacto que iba a tener, un asunto así requiere planeación previa, no estoy diciendo que la anuncies anticipadamente, a lo mejor pierdes el sentido de oportunidad, pero sí que tu sepas hacer cuando se viniera el problema. Si cierras los ductos, la gasolina la tenías que mandar de alguna forma, creo que eso no se midió correctamente”.

Además, observó que el ducto se ha cerrado por perforaciones, pero “nos da la impresión que no tienen gasolina o mezcla ya con el aditivo que se le tiene que poner para llegar al octanaje que se requiere en la ciudad, suficiente en Salamanca. La información que tenemos es que no hay material suficiente en Salamanca, pero Pemex dice que ese no es el problema, sino que hay tomas clandestinas que no permiten que operen bien”.

Recalcó que acabar con el huichicoleo es asunto del gobierno federal, y consideró que no se le puede exigir a los alcaldes vigilar los ductos.

“En este tema del huachicol, me parece que lo que urge es que el presidente (López Obrador) llegue hasta sus últimas consecuencias y que los que hayan sido parte de este asunto, vayan a la cárcel, que en esto no haya ni perdón ni olvido”.

Comentarios

Load More