Seis de cada 10 robos de autos asegurados son con violencia: AMIS

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El sexenio de Enrique Peña Nieto no sólo se caracterizó como el periodo en el que se robaron más vehículos asegurados, con un total de 443 mil 558 unidades a nivel nacional, también se disparó en 59% el hurto con violencia, reveló la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Dicho porcentaje es superior al 46% de los robos perpetrados en los gobiernos panistas de Vicente Fox, con un total de 234 mil 141, y de Felipe Calderón, con 402 mil 231 casos.

Es decir que actualmente seis de cada 10 unidades son robadas con lujo de violencia a lo largo y ancho de México.

Y lo peor es que el porcentaje se ha elevado hasta 76% en el caso de vehículos pesados o de carga, por lo que las afectaciones alcanzan niveles de otra magnitud, dañando a las industrias, que pierden grandes cantidades en el robo de gasolina, abarrotes, refacciones, mercancías, maquinaria, equipo electrodoméstico y de línea blanca, entre otros.

“El combustible no aparece en nuestra estadística porque desafortunadamente, como lo hemos estado viendo, sobre todo si estamos hablando en muchos casos de perforación de ductos, eso, como lo ha estado refiriendo el propio presidente de la República, es una cifra negra, ellos ya están haciendo muchos cálculos, pero a nosotros el robo de combustible como tal, no nos lo han estado reportando como siniestro”, aclaró el director general de AMIS, Recaredo Arias.

“Lo que resulta cada vez más atractivo para la delincuencia es el equipo pesado, transporte de mercancía, transporte de carga ligera, que es lo que aquí vemos, como pick ups, y para ello podemos ver, por supuesto, Puebla y Veracruz”, destacó a su vez el actuario Carlos Jiménez, titular de Seguro de Automóviles de AMIS.

Las cifras lo confirman, pues existe una relación entre la tendencia del robo de vehículos (asegurados) de equipo pesado y el robo de transporte de mercancías, también aseguradas.

En 2012, cuando Enrique Peña Nieto asumió el poder, el robo de vehículos (asegurados) de equipo pesado era del orden de seis mil 290 unidades, mientras que para 2018 la cantidad prácticamente se duplicó a 11 mil 492 casos. Situación similar se observó en el robo de transporte de mercancías aseguradas. En 2012 se suscitaron siete mil 105 hurtos, mientras que en 2018 la cifra se disparó a 12 mil 641 ilícitos.

Tan sólo el año pasado, del total de vehículos de equipo pesado robados, como los tractocamiones, el 34% se dio en Puebla y el 28% en Veracruz, es decir, en el llamado “triángulo de la muerte”.

Pero, además, durante el sexenio de Peña Nieto la sustracción de autos en general pasó de mil 500 casos a más de seis mil 500, mientras que de 2017 a 2018 la tasa de crecimiento de este delito fue de 56%.

Y si la lupa se acerca a nivel municipal, el 26% de los delitos de este tipo se cometieron en la capital poblana, que por sí sola ocupa el cuarto lugar con más robos de vehículos en general, después de Ecatepec, Guadalajara y Tlalnepantla.

De acuerdo con cifras de la AMIS, tractocamiones de la marca Kenworth se posicionan como el sexto más robado a nivel nacional, entre todo el parque vehicular, con un total de dos mil 607 unidades hurtadas en 2018, lo que significa un aumento de 18%, respecto de 2017.

Otra marca es la Freightliner, que ocupa el número 15, pero en 2018 el robo de esas unidades se disparó 34.2% en relación con el año inmediato anterior, cuando se sustrajeron mil 159 automóviles.

“Cuando hablamos de robo a transporte de mercancías, estamos hablando de un multiplicador a otros ilícitos, porque está afectando a industrias que están esperando a recibir una carga, industrias que están esperando embarcar mercancías a empresas que requieren estos traslados, y esto prácticamente es un impacto no sólo al sector privado, sino también al sector público, y lo más grave es que nos podrían estar costando vidas en la sociedad”, alertó la AMIS.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios