Duartista que salió de prisión, hoy se dice “preocupado” por cubrir sus deudas

Juan Antonio Nemi Dib, exsecretario particular del priista Javier Duarte. Foto: Especial Juan Antonio Nemi Dib, exsecretario particular del priista Javier Duarte. Foto: Especial

XALAPA, Ver. (apro).- Juan Antonio Nemi Dib, exfuncionario en varias dependencias en el sexenio del priista Javier Duarte de Ochoa –condenado a 9 años de prisión por asociación delictuosa y lavado de dinero-, reapareció este martes ante la opinión pública para presumir su inocencia y asegurar que no buscará “venganza”.

Y al contrario, dijo, su principal preocupación son “cubrir las deudas” que adquirió para defenderse mientras estaba en prisión.

“Yo ya no estoy para venganzas, para vendetas, ni para acusaciones. Se demostró que fui injustamente acusado, con pruebas falsas, que fui incorrectamente vinculado a proceso, fui privado 15 meses de la libertad por delitos que no ameritaba prisión y que finalmente las motivaciones que me llevaron a la cárcel eran de carácter político y no la búsqueda de justicia”, insistió.

Nemi Dib, quien desde diciembre pasado tenía “arresto domiciliario” y lo cumplía en un hospital privado de la capital del estado, aseguró que tres magistrados federales “resolvieron” su inocencia en el caso, razón por la que ya no tendrá que enfrentar la justicia y ya se liberó, incluso, de las medidas cautelares que cada semana lo orillaban acudir a la cárcel de Pacho Viejo a rubricar el libro de control.

“Decidí celebrar mi libertad con un café lechero. Mi celebración no podía ser con champaña, porque no me gusta, porque no tomo. Tengo que pagar lo que debo, tengo que pagar honorarios (a su abogado), tengo que pagar tarjetas de crédito, tengo que ver cómo recupero la escuela de mis hijos, que perdieron, tengo que conseguir un empleo que me permita mantener a mi esposa, mantener a mi familia y quiero alzar la voz por los presos que son inocentes”, dijo.

En el gobierno de Javier Duarte, Juan Antonio Nemi arrancó el sexenio como director del DIF estatal a cargo de Karime Macías de Duarte –hoy con solicitud de extradición de la Fiscalía General de la República-, posteriormente fue secretario particular de Duarte, para luego ser secretario de Salud –nombramiento en el cual se le fincaron delitos que lo llevaron a la cárcel por un periodo de quince meses- y concluyó el sexenio con un cargo en el Consejo Estatal de Seguridad Pública.

En el caso de la Secretaría de Salud de Veracruz su funcionamiento fue caótico durante la administración de Duarte.

Nemi Dib estuvo en prisión acusado de los delitos de incumplimiento de un deber legal y abuso de autoridad en agravio del servicio público, en perjuicio del patrimonio del Estado y por la violación a la Ley de Obras Públicas del Estado.

En la carpeta de investigación 139/2017, la Fiscalía General del Estado soslayó que a todas luces la empresa Gran Marca Proyectos no “era elegible” para hacerse cargo de la construcción de la Torre Pediátrica, sin embargo la empresa recibió una adjudicación directa por tráfico de influencias, según la denuncia presentada en junio pasado por el entonces contralor general del Estado (CGE), Guillermo Moreno Chazzarini, hoy titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN).

Aunque, en el caso de Nemi Dib, la justicia fue benévola con él, pues desde septiembre de 2018, el exsecretario de Salud y exsecretario particular de Duarte, ya goza “por prescripción médica” de un arresto domiciliario. Desde la comodidad de su hogar, Nemi –exconductor de Televisión y exempresario periodístico- mantuvo actividad en sus redes sociales.

De la media docena de funcionarios duartistas que llegaron a estar en prisión acusados de diversos delitos, hoy únicamente permanece en la cárcel el exfiscal general, Luis Ángel Bravo Contreras, pues desde diciembre pasado, las puertas de Pacho Viejo se abrieron de par en par para el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez; el extesorero de Duarte, Mauricio Audirac; el exsecretario de Obras Públicas, Francisco Valencia, y la exvocera de Duarte, María Georgina Domínguez Colio.

Comentarios

Load More