Bachelet urge a Maduro reconocer la gravedad de la crisis en Venezuela

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos. Foto: Tomada de Twitter @UNGeneva Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos. Foto: Tomada de Twitter @UNGeneva

GINEBRA (apro).- Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos, llamó al régimen de Nicolás Maduro a reconocer la dimensión de la crisis que aqueja al país y urgió a las autoridades a que adopten medidas concretas para demostrar su compromiso real con la resolución de la crisis de tan largo alcance que afecta a todos los venezolanos, especialmente a los niños, mujeres, discapacitados y minorías étnicas.

“Las autoridades se han negado a reconocer las dimensiones y la gravedad de la crisis en materia de cuidados médicos, alimentación y servicios básicos, por lo que las medidas que han adoptado no han sido suficientes”, dijo Bachelet al actualizar su informe sobre la situación en Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos.

Bachelet, lamentó que la polarización está agravando la crisis “ya de por sí crítica” y exhortó a las autoridades a que adopten medidas para demostrar su compromiso real con la resolución de los numerosos desafíos presentes en todo el país”.

El apagón un ejemplo de los problemas de infraestructura en el territorio venezolano

La Alta Comisionada remarcó que la reciente interrupción del abastecimiento de energía eléctrica que afectó a todo el país “ha agravado esta situación, al reducir aún más el acceso de la población a los alimentos, el agua y los medicamentos y también ha afectado gravemente a los hospitales”.

“Todavía no se conoce todo el alcance de los daños ni el número de víctimas directas”, reconoció Bachelet.

No obstante, refirió que este prolongado apagón simboliza los problemas de infraestructura que afronta el país. La escasez de agua y de gas natural y el colapso del transporte público también siguen afectando a muchas personas; esta situación, combinada con la hiperinflación, genera atroces condiciones económicas que han desencadenado miles de protestas sociales.

Además, señaló que el sistema de atención sanitaria sigue deteriorándose, lo que repercute considerablemente en la mortalidad y morbilidad materna, la mortalidad infantil. La propagación de enfermedades infecciosas, que habían estado previamente bajo control, es el foco de la reciente asistencia a la vacunación proporcionada por la Organización Panamericana de la Salud.

En cuanto a la niñez, deploró que “más de un millón de niños han dejado de asistir a la escuela, la mayoría porque sus padres no pueden proporcionarles el desayuno, porque los programas de almuerzo escolar han colapsado, por la escasez de transporte público a precios asequibles, o por la falta de docentes y personal escolar, muchos de los cuales han abandonado el país”.

Asimismo, expresó su profunda preocupación por la reducción del espacio democrático, en particular la continua criminalización de la protesta y la disidencia pacíficas.

“En el contexto del auge de las protestas antigubernamentales ocurridas en todo el país en los dos primeros meses de este año, mi oficina documentó numerosas violaciones y abusos de derechos humanos perpetrados por las fuerzas de seguridad y los colectivos armados progubernamentales, incluyendo el uso excesivo de la fuerza, asesinatos, detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos en condiciones de detención, así como actos de amenaza e intimidación”, afirmó.

Según el conteo de la oficina de Bachelet siguen teniendo lugar ejecuciones extrajudiciales perpetradas por las fuerzas de seguridad. En 2018 FAES asesinó al menos a 205 personas y 37 más fueron privados de la vida en enero de 2019 en Caracas.

“Sobre muchas de estas preocupaciones hemos hecho hincapié en nuestros comunicados de prensa, y en el informe que presentaremos al Consejo durante el periodo de sesiones de junio ofreceremos información detallada al respecto”, adelantó Bachelet quien pidió al régimen de Nicolás Maduro acceso irrestricto a su personal que se encuentra en el país.

“Es importante que las miembros de mi equipo tengan completo acceso irrestricto y que no haya represalias de ningún tipo contra cualquier persona que se haya entrevistado o que vaya a reunirse con ellos”, advirtió.

Finalmente, consideró que “es preciso que se alcance un acuerdo sobre una solución política para todos los interesados, con medidas para mejorar una amplia gama de problemas urgentes de derechos humanos”.

“Y quiero insistir en el compromiso permanente de mi oficina de trabajar con todos los interesados pertinentes en los esfuerzos que realizan para mejorar la situación de derechos humanos en Venezuela”, dijo Bachelet al terminar su discurso.

Régimen de Maduro lo niega todo

En respuesta, el representante del régimen, Jorge Valero dijo que Maduro le extendió una invitación a Bachelet para visitar Venezuela “donde podrá constatar la verdadera situación del país distorsionada por la falsa campaña mediática internacional que ha incidido en su informe oral”.

Insistió en que “Estados Unidos junto con sus acólitos regionales habla de una supuesta crisis humanitaria en Venezuela”.

“Cuando la verdad es que las dificultades que enfrentamos son consecuencia de las ilegales medidas coercitivas unilaterales impuestas y la guerra económica desatada contra mi país”, sostuvo.

“Es falso que los programas de alimentación en las escuelas hayan fracasado. Por el contrario, se ejecutan exitosamente”, lanzó Valero insinuando que la Alta Comisionada miente en su informe y presumió que “más de 6 millones de familias se benefician de la distribución de alimentos a través de los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

Venezuela ya se autodeterminó, defiende parlamentaria de la Asamblea Nacional   

Por su parte, en un evento realizado en el marco del Consejo de Derechos Humanos sobre el deterioro de la crisis en Venezuela, la parlamentaria de la Asamblea Nacional Delsa Solórzano, en entrevista con Proceso expresó su reclamo a la ONU por su pasividad ante la situación.

“Para nosotros todo esto es muy duro porque el mundo te observa y mientras el mundo nos observa la verdad es que mi pueblo se está muriendo, esa es la verdad”, dijo Solórzano.

“Yo no sé qué me va a pasar a mi cuando regrese a Venezuela, ni qué le va a pasar a mis compañeros que están aquí, esa es la realidad”, remarcó.

“Mi hermana se murió por falta de medicinas, nosotros estamos sufriendo”, lamentó la joven parlamentaria.

A su modo de ver resulta “inconcebible y sorprendente que organismos que se crearon después de la Segunda Guerra Mundial para proteger a los pueblos de los desmanes de los gobiernos, en lugar de hacer eso siguen protegiendo a los regímenes totalitarios”.

“Yo me pregunto si eso tiene que ver con que somos latinoamericanos, yo me pregunto si una cosa como esta ocurriera en Europa si el mundo lo permitiría”, cuestionó.

“No quisiera pensar que la respuesta sería diferente a lo que ocurre en nuestro país porque al final nosotros tenemos 20 años levantando la voz y diciendo que en Venezuela hay una dictadura y si el mundo nos hubiera mirado antes no habría tantos muertos y presos en nuestro país”, lamentó.

“Hoy más del 10% de la población venezolana se fue, cada día nos sentimos más solos los que nos quedamos”, esbozó.

“En mi país la gente tiene hambre, tiene sed y tiene miedo de un régimen que nos asesina y que nos encarcela, no hay ninguna ideología que justifique esto”, sostuvo.

“No se puede matar, encarcelar, ni someter al oprobio y al hambre a una nación amparándose en ningún tipo de pensamiento ideológico”, argumentó

Denunció constante acoso a los parlamentarios de la Asamblea Nacional que llega a extremos absurdos ya que hoy de los 112 parlamentarios, son muchos los que están en el exilio con órdenes ilegales de captura simplemente porque se atreven a levantar su voz.

Mencionó como ejemplo los casos de Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional, quien se encuentra exiliado en Colombia a quien se le involucró junto al también diputado Juan Requesens en el presunto atentado contra Nicolás Maduro.

Requesens, describió Solórzano, un joven y valiente parlamentario que está preso por haber dado un discurso muy fuerte en el seno de la Asamblea Nacional y que hoy está preso desde hace más de un año con falsas acusaciones por el atentado. Sin embargo, sigue incomunicado, fue brutalmente torturado, drogado y se le obligó a grabar un video autoincriminatorio. También mencionó a Freddy Guevara con orden de captura quien se encuentra refugiado en la embajada de Chile en Caracas.

En cuanto a los países que todavía no reconocen a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela la parlamentaria fue categórica:

“No reconocer a Guaidó es ser cómplice de una dictadura que hoy niega la existencia de la Constitución. En mi país la Constitución establece con claridad que ante la ausencia del presidente electo debe asumir las riendas de Venezuela el presidente de la Asamblea Nacional, nosotros no hemos hecho otra cosa que apegarnos al texto constitucional”.

“Es imprescindible escuchar al pueblo venezolano. Mi nación ya se autodeterminó y decidió que no quiere vivir en dictadura, queremos democracia y ese llamado tiene que escucharlo el mundo democrático”, remató.

Comentarios

Load More